¿Una primavera del fascismo?

Columna
PROJECT SYNDICATE
Publicado el 11/06/2016

NUEVA YORK – ¿Estamos viendo un nuevo amanecer del fascismo? Mucha gente empieza a pensar que sí. Se ha comparado a Donald Trump con un fascista. También a Vladimir Putin y a una variedad de demagogos y charlatanes de derecha. La reciente ola de bravata autoritaria ha llegado hasta las Filipinas, cuyo presidente electo, Rodrigo “el castigador” Duterte, ha prometido arrojar a los criminales sospechosos a la Bahía de Manila.

El problema con términos como “fascismo” o “nazi” es que tanta gente ignorante los ha utilizado con tanta frecuencia, en tantas situaciones, que hace mucho tiempo que han perdido todo significado real. Son pocos los que saben de primera mano qué significó realmente el fascismo. Se ha convertido en una frase genérica para referirse a aquellas personas o ideas que no nos gustan.

La retórica imprecisa no sólo ha tornado chabacano el debate político, sino también la memoria histórica. Cuando un político republicano compara los impuestos a la propiedad en Estados Unidos con el Holocausto, como lo hizo un candidato al Senado en 2014, los asesinatos masivos de judíos se trivializan al punto de perder todo sentido. Lo mismo es más o menos válido cuando se compara a Trump con Hitler o Mussolini.

Como resultado de ello, nos distraemos con demasiada facilidad de los peligros reales de la demagogia moderna. Después de todo, a Trump --o a Geert Wilders en Holanda o a Putin o a Duterte-- no le resulta difícil refutar las acusaciones de fascista o nazi. Pueden ser repulsivos, pero no están organizando guardias de asalto uniformados, construyendo campos de concentración o exigiendo el estado corporativo. Putin es el que más cerca está, pero ni siquiera él es Hitler.

Por supuesto, la falta de memoria o la ignorancia sobre el pasado se da en ambas direcciones. Cuando un joven escritor holandés, empático con la nueva ola populista, expresó antipatía por la “elite cultural” de su país, por promover la “música atonal” y otras formas arrogantes de fealdad, en lugar de la belleza saludable que abraza el hombre común, me pregunto si estaba al tanto del ataque de los nazis al “arte degenerado”. La música atonal, que difícilmente sea la música de vanguardia hoy, era precisamente el tipo de cosa que los subalternos de Hitler detestaban y en definitiva prohibieron.

Se perciben otros ecos de nuestra historia más oscura en la grandilocuencia política contemporánea, que hace apenas unas décadas habría marginado a cualquier político que hiciera uso de ella. Avivar el odio a las minorías, arremeter contra la prensa, agitar a las masas en contra de los intelectuales, los financistas o cualquiera que hable más de un idioma, no era parte de la política tradicional, porque suficientes personas todavía entendían los peligros de ese tipo de discurso.

Es evidente que a los demagogos de hoy no les importa mucho lo que definen burlonamente como “corrección política”. Es menos claro si tienen suficiente conciencia histórica como para saber que están reavivando a un monstruo que las generaciones posteriores a la Segunda Guerra Mundial creían muerto, pero que ahora sabemos que sólo estaba dormido, hasta que la ignorancia del pasado le permita volver a despertarse.

Esto no quiere decir que todo lo que dicen los populistas no sea verdad. Hitler también tenía razón al creer que el desempleo masivo era un problema en Alemania. Muchas de las pesadillas de los agitadores merecen, sin duda, una crítica: la opacidad de la Unión Europea, la duplicidad y la codicia de los banqueros de Wall Street, la reticencia a enfrentar los problemas causados por la inmigración masiva, la falta de preocupación por aquellos afectados por la globalización económica.

Todos estos son problemas que los partidos políticos convencionales no han querido o no han podido resolver. Pero cuando los populistas de hoy empiezan a culpar de estas dificultades a “las elites”, quienes quieran que sean, y a las minorías étnicas o religiosas impopulares, suenan próximos, inquietantemente, a los enemigos de la democracia liberal de los años 1930.

La verdadera marca del demagogo intolerante es la mención de la “traición”. Las elites cosmopolitas “nos” han apuñalado por la espalda; estamos enfrentando un abismo; los extranjeros están socavando nuestra cultura; nuestra nación puede volver a ser grande si eliminamos a los traidores, acallamos sus voces en los medios y unimos a la “mayoría silenciosa” para revivir el organismo nacional saludable. Los políticos y sus seguidores que se expresan de esta manera pueden no ser fascistas; pero ciertamente hablan como ellos.

Los fascistas y nazis de los años 1930 no surgieron de la nada. Sus ideas no eran originales. Durante muchos años, intelectuales, activistas, periodistas y clérigos habían articulado ideas llenas de odio que sentaron las bases para Mussolini, Hitler y sus imitadores en otros países. Algunos eran reaccionarios católicos que detestaban el secularismo y los derechos individuales. Otros estaban obsesionados con la supuesta dominación global de los judíos. Y otros eran románticos en busca de un espíritu racial o nacional esencial.

La mayoría de los demagogos modernos tal vez tengan una conciencia vaga de estos precedentes, si es que los conocen. En países de Europa central como Hungría, o de hecho en Francia, pueden en verdad entender los vínculos muy bien, y algunos de los políticos de extrema derecha de hoy no le temen a ser abiertamente antisemitas. En la mayoría de los países occidentales, en cambio, estos agitadores utilizan su admiración declarada por Israel como una suerte de excusa y dirigen su racismo a los musulmanes.

Las palabras y las ideas tienen consecuencias. No se debería comparar a los líderes populistas de hoy con los dictadores asesinos del pasado bastante reciente. Pero, al explotar los mismos sentimientos populares, contribuyen a un clima venenoso, que podría volver a introducir la violencia política en la corriente dominante una vez más.

 

El autor es profesor de Democracia, Derechos Humanos y Periodismo en el Bard College, y autor de Year Zero: A History of 1945.

© Project Syndicate y LOS TIEMPOS 1995–2015

Columnas de IAN BURUMA

12/03/2018
NUEVA YORK – Entre la defensa del derecho de los ciudadanos estadounidenses a comprar rifles semiautomáticos o portar armas ocultas y la negación de...
22/11/2017
NUEVA YORK – Algo en lo que coinciden muchos populistas de derecha es cierta forma peculiar de autocompasión: se consideran víctimas de la prensa liberal,...
12/08/2017
NUEVA YORK – El Gobierno del presidente Donald Trump anunció que quiere reducir la inmigración legal a Estados Unidos a la mitad, y preferir a los...
19/07/2017
NUEVA YORK – Hay quienes pueden haber desestimado el tuit reciente de Donald Trump de un video que lo muestra golpeando en la cara a un hombre con un logo de...

Más en Puntos de Vista

PALABRAS DE COMBATE
ENRIQUE FERNÁNDEZ GARCÍA
22/03/2019
CECILIA ROMERO
22/03/2019
IGNACIO VERA DE RADA
22/03/2019
BARLAMENTOS
WINSTON ESTREMADOIRO
22/03/2019
DESDE LA TIERRA
LUPE CAJÍAS
22/03/2019
En Portada
El Departamento del Tesoro de Estados Unidos emitió ayer nuevas sanciones contra el régimen chavista en Venezuela, en las que incluye a Prodem de Bolivia
Ayer no fue un día cualquiera para el fútbol argentino. Leo Messi, el jugador argentino más grande que ha pisado un terreno de juego -con permiso de Maradona-

El Comité Cívico de Tarija convocó ayer a paro de labores para el miércoles en defensa de la reserva de Tariquía, donde el Gobierno impulsa trabajos de...
“Me deja contento la personalidad de algunos jugadores nuevos en la Selección Nacional”, señaló el entrenador Eduardo Villegas al término del partido de ensayo...
El artista Kin Nini ha viajado por casi todo México buscando las melodías y las rítmicas originarias de la cultura y las transformó a sus canciones. Hoy...
Para alegrar los desayunos o meriendas, nada mejor que unas mermeladas preparadas en casa con fruta de la temporada

Actualidad
Más de 150 audios filtrados a Los Tiempos destaparon ayer una presunta red de tráfico de influencias para otorgar la...
La Agencia Boliviana de Correos puso en funcionamiento el nuevo servicio “Súper Expres” que cuenta con una red propia...
El diario La Patria de Oruro celebró sus 100 años de vida institucional en un acto especial desarrollado hoy en la...
Autoridades cívicas de los municipios que forman parte de la Chiquitanía denunciaron discriminación en la dotación de...

Deportes
Ayer no fue un día cualquiera para el fútbol argentino. Leo Messi, el jugador argentino más grande que ha pisado un...
“Me deja contento la personalidad de algunos jugadores nuevos en la Selección Nacional”, señaló el entrenador Eduardo...
Wilstermann tendrá hoy (17:15) uno de sus partidos más complicados de la presente temporada no sólo porque enfrentarán...
El bebé, del mundialista fránces y jugador de Manchester United, Paul Pogba, y la modelo boliviana María Salaues, nació...

Tendencias
Para alegrar los desayunos o meriendas, nada mejor que unas mermeladas preparadas en casa con fruta de la temporada
Un grupo de investigadores desarrollaron un proceso para convertir los desechos vegetales de la agricultura y celulosa...
Un pingüino de El Cabo (Spheniscus demersus) albino, un caso rarísimo en esta especie sudafricana en peligro de...
Cámara con 123 grados de amplitud, pantalla sin bordes, recarga inalámbrica y estabilización del video son parte de la...

Doble Click
El artista Kin Nini ha viajado por casi todo México buscando las melodías y las rítmicas originarias de la cultura y...
La academia Danzares celebra sus 15 años de trayectoria con la presentación de su espectáculo “Los colores de la danza...
“Rayuela”, una de las obras más destacadas del escritor argentino Julio Cortázar, tendrá un nueva edición y contará...
Natalia Carolina Paz Rojas logró la noche de este jueves la corona de Miss Cochabamba y representará a la Llajta -junto...
Invitados
BELS Premium Jeanswear cumplió 20 años en la industria textil y lo celebró presentando una nueva colección.
15/03/2019 Invitados