El juego de la gallina con Europa

Columna
Publicado el 20/02/2019

LONDRES – El juego de la gallina es fácil de describir, pero peligroso de jugar. Se basa en la teoría evolutiva de juegos y a veces se usa para describir la arriesgada política nuclear de la Guerra Fría.

Bertrand Russell, el gran filósofo británico y activista contra las armas nucleares, nos recordaba que los que él llamaba “jóvenes degenerados” solían jugarlo. Para ello, conducían coches a gran velocidad en curso de colisión; el primero en apartarse de un choque frontal –o, en algunas variantes, de saltar desde el asiento del conductor antes de caer por el borde de un despeñadero– es el “gallina”. Russell creía que esto describía bien la supuesta habilidad política de las potencias nucleares en la Guerra Fría. Un error de cálculo, una falla en el desvío, y el resultado podía ser el Armagedón: cientos de millones de muertos, ciudades arrasadas y el fin de la civilización.

Theresa May, la obstinada hija de vicario que es la actual primera ministra del Reino Unido, está jugando una versión menos arriesgada de este juego. Si su diplomacia no se aparta pronto de la colisión, la economía y el bienestar del Reino Unido serán las víctimas.

El acuerdo negociado por May para la salida del Reino Unido de la Unión Europea dejaría al país más pobre (según algunos de sus exministros) y con menor influencia, pero al menos no enfrentado a un choque letal. Su acuerdo de salida de la UE es justo eso: no fijaría la relación futura de su país con Europa. ¿Cómo serán las relaciones comerciales? ¿Cómo protegerá el Reino Unido sus universidades de talla mundial y su acervo científico? ¿Qué forma tendrán sus acuerdos económicos con otros países?

Hay por delante años de discusiones con los 27 estados miembros de la UE. Pero al menos podríamos evitar salir de la UE sin ningún acuerdo, limitando así el shock inmediato de la salida en la forma de un largo y molesto periodo de transición.

Por supuesto, el problema es que en enero la Cámara de los Comunes británica rechazó la propuesta de May por un margen de más de 200 votos, en la mayor derrota sufrida por un gobierno británico de la que se tenga memoria. Hubo tres objeciones principales al acuerdo.

Algunos creían que ningún acuerdo podía ser mejor que cancelar el Brexit y permanecer en la UE, idea que muchos de este grupo querían poner a prueba en un segundo referendo. Otros observaron que había demasiado pocos detalles acerca de la relación futura con los vecinos más cercanos del Reino Unido. Y otros, los nacionalistas ingleses del ala derecha del Partido Conservador, se opusieron a las disposiciones alcanzadas para la frontera terrestre entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.

El tema de la frontera irlandesa –un símbolo práctico de la destructividad potencialmente violenta de la política identitaria de Irlanda– plantea interrogantes tanto de índole de seguridad como comercial. May misma considera que está estrechamente vinculado al Acuerdo del Viernes Santo de 1998, que puso fin a la violencia fratricida en Irlanda del Norte. Nadie quiere arriesgar el retorno de The Troubles ”.

El problema económico y comercial que plantea la frontera irlandesa es sencillo. Una de las principales razones de que Gran Bretaña no quisiera unirse a la Comunidad Económica Europea en las décadas de los 50 y 60 fue su deseo de establecer acuerdos de libre comercio con los países europeos. Querían una unión aduanera con un arancel externo que protegiera a los países miembros de importaciones desde terceros países. Sin eso, ¿cómo podría un granjero de los países del Benelux o Francia estar seguro de que un cordero importado desde el Reino Unido había venido efectivamente de allí y no, digamos, de Nueva Zelanda?

No existe ningún lugar en el mundo en que dos países o grupos de países con regímenes comerciales y normativos diferentes no tengan una frontera dura entre ellos. Es más, no hay tecnología alguna que haga posible el manejo de una frontera sin detener y controlar los bienes que la crucen. Este es un tema fundamental para la UE, que debe velar por la coherencia y la integridad de su mercado único.

La propuesta de May propone una salvaguarda o backstop para tratar el asunto hasta que Gran Bretaña, en un futuro lejano, llegue a un acuerdo comercial completo con Europa. Hasta entonces, seguiría formando parte de la unión aduanera de la UE. No debería representar ningún problema, porque la idea de que podemos llevar con éxito una política comercial propia está demostrando ser ilusoria, como se había predicho.

Pero los oponentes de derechas de May argumentan que la salvaguarda mantendría al Reino Unido en la unión aduanera para siempre, y que ella se niega a enfrentárseles. Así que May está tratando de negociar algún tipo de acuerdo legalmente vinculante con la UE para garantizar una fecha de término de la salvaguarda. Sin embargo, una salvaguarda sin respaldo sería como una póliza de seguros que se pagará siempre que el Reino Unido decidiera dejar de pagar la prima.

Entonces, ¿cuál exactamente es el juego de la gallina? En primer lugar, May amenaza a sus críticos en el Parlamento con hacer correr el asunto contra reloj hasta el 29 de marzo, el plazo para que el Reino Unido abandone la UE, con o sin acuerdo. Si hasta aquí ninguno de los conductores se aparta, se produciría un devastador choque para el Reino Unido que ningún primer ministro debería contemplar. Pero May se niega a permitir que el Parlamento vote para descartar un Brexit “sin acuerdo” o postergar la fecha de salida para dar más tiempo de negociación al Reino Unido.

Los otros oponentes en el juego de la gallina de May son los 27 miembros de la UE. No quieren un choque, pero tampoco abandonar a la República de Irlanda o sabotear su propio mercado único.

Si esta política de ver quién es más valiente sale mal, la víctima sería la economía, los empleos, el comercio y la reputación internacional del Reino Unido. Supongo que la UE teme también grandes perturbaciones, pero piensa que May va de farol. ¿Cómo un líder democrático podría ser tan irresponsable para aplacar a una camarilla de nacionalistas de derechas cuya fiabilidad y honradez son cuestionables, en el mejor de los casos?

Por otra parte, y adaptando una cita del escritor inglés Saki, sabemos que nuestros líderes políticos están casados con la razón y la verdad pero, como otros matrimonios, a veces viven separados. Mientras tanto, los coches aceleran, la distancia que los separa se acorta y nadie se ha apartado todavía.

 

El autor fue el último gobernador británico de Hong Kong y ex comisionado de la UE para asuntos extranjeros, es canciller de la Universidad de Oxford.
© Project Syndicate y LOS TIEMPOS 1995–2019

Columnas de CHRIS PATTEN

20/02/2019
LONDRES – El juego de la gallina es fácil de describir, pero peligroso de jugar. Se basa en la teoría evolutiva de juegos y a veces se usa para describir la...

Más en Puntos de Vista

PALABRAS DE COMBATE
ENRIQUE FERNÁNDEZ GARCÍA
22/03/2019
CECILIA ROMERO
22/03/2019
IGNACIO VERA DE RADA
22/03/2019
BARLAMENTOS
WINSTON ESTREMADOIRO
22/03/2019
DESDE LA TIERRA
LUPE CAJÍAS
22/03/2019
En Portada
El presidente, Evo Morales, advirtió hoy con dejar sin trabajo a los médicos que intenten "sabotear" al Sistema Único de Salud (SUS), haciendo referencia al...
Bolivia perdió (0-1) en su visita a Corea del Sur, en la recta final del cotejo que se jugó en el estadio Munsu de Ulsan, para el amistoso internacional por la...

“¿Puedo hablar, señor juez, puedo hablar? No me siento representado y ni el Ministerio Público ni la defensa preguntan lo que realmente se debe preguntar”
Un informe interno de la Empresa Municipal de Servicios de Ase (EMSA) halló siete irregularidades en la compra de equipos y vehículos para el servicio de aseo...
Divisiones, acusaciones y sanciones marcaron el ambiente que se vivió ayer durante la realización del ampliado de choferes para discutir sobre el destino de 12...
El embajador Leon de la Torre Krais, jefe de delegación de la Unión Europea en Bolivia, expresó su preocupación por los casos de presunta corrupción en la...

Actualidad
Los jefes de Estado de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú dieron inicio hoy en Santiago al...
El presidente, Evo Morales, advirtió hoy con dejar sin trabajo a los médicos que intenten "sabotear" al Sistema Único...
El jefe del Parlamento de Venezuela, Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países como presidente encargado de ese país...
El expresidente brasileño Michel Temer (2016-2018) pasó su primera noche en prisión, tras ser arrestado en un caso de...

Deportes
El defensa francés del Real Madrid Raphael Varane no quiere hablar de su futuro en el club blanco durante la...
La selección de fútbol de Brasil sorprende allá donde acude y esta semana de preparación en Portugal para los amistosos...
Bolivia perdió (0-1) en su visita a Corea del Sur, en la recta final del cotejo que se jugó en el estadio Munsu de...
El director técnico de la selección nacional, Eduardo Villegas, señaló que se tiene que "reconocer la superioridad del...

Tendencias
Un grupo de investigadores desarrollaron un proceso para convertir los desechos vegetales de la agricultura y celulosa...
Cámara con 123 grados de amplitud, pantalla sin bordes, recarga inalámbrica y estabilización del video son parte de la...
Las tres versiones del Samsung Galaxy S10, S10e, S10 y S10 Plus fueron presentadas hoy a nivel nacional con...
Hoy es el Día Mundial del Síndrome de Down, fecha que busca concienciar a la población sobre la dignidad inherente y...

Doble Click
En una noche llena de glamour, se llevó a cabo la gala final del certamen Miss Cochabamba 2019, que coronó a Natalia...
Oscar Daniel Hernández Rodríguez, conocido artísticamente como Pablo Montero, está en Cochabamba para brindar un...
Tras cuatro años consecutivos participando en el certamen cinematográfico 48 Hour Film Project (48 HFP), estudiantes de...
La boliviana Silvana Camargo fue galardonada en los premios “100 Successful Women in Business” en Estados Unidos,...
Invitados
BELS Premium Jeanswear cumplió 20 años en la industria textil y lo celebró presentando una nueva colección.
15/03/2019 Invitados