La trampa ideológica

Columna
PROJECT SYNDICATE
Publicado el 23/02/2019

LOS ÁNGELES – El presidente Donald Trump declaró la emergencia nacional en la frontera sur de Estados Unidos –donde no hay ninguna emergencia– para conseguir fondos para construir el muro que prometió a sus seguidores durante la campaña electoral de 2016. Es un ejemplo más de la persistente –y peligrosa– tensión entre la razón y la ideología en la formulación de políticas.

Las políticas con base empírica –cualesquiera sean sus limitaciones– siempre tienen mejores probabilidades de éxito que las motivadas por la ideología, porque permiten adaptarse a cambios en las condiciones y a datos nuevos. En cambio, las políticas nacidas de principios rígidos pueden estar totalmente desconectadas de la realidad.

La historia está llena de ejemplos de las consecuencias desastrosas de preferir la ideología a la realidad. Adolf Hitler no creyó que la evidencia científica fuera suficiente para el volk alemán; Alemania tenía que conquistar un vasto lebensraum, y para eso había que convertir mitos wagnerianos de supremacía teutónica en políticas de dominio imperial. Joseph Stalin, cabeza de otro régimen de base ideológica, venció a los nazis precisamente porque evitó los imperativos absolutos y basó sus objetivos bélicos en un frío y racional cálculo de interés.

En cuanto a Estados Unidos, Trump no es ni mucho menos el primer presidente que antepone la fe a la razón. Igual que él, George Bush (hijo) creyó que su presidencia era parte de un plan divino, e inició guerras en Afganistán e Irak como parte de lo que él mismo denominó una “cruzada”.

La estrategia de seguridad nacional (2002) de Bush estaba explícitamente basada en los principios, no en los intereses, de Estados Unidos; algo que el vicepresidente de Bush, Dick Cheney, se tomó muy a pecho: en 2003 rechazó la propuesta de un “gran acuerdo” con Irán –que hubiera puesto fin a su programa nuclear y a su subversiva política exterior– con el argumento de que Estados Unidos no iba a “negociar con el mal”.

La administración Trump y, más en general, el Partido Republicano siguen esa misma línea. No importa cuántas pruebas haya del papel fundamental que han tenido los inmigrantes en Estados Unidos; para la base nativista de Trump no son suficientes. Sólo se dará por satisfecha si, haciendo caso omiso de la Constitución de los Estados Unidos, se construye el muro, costoso, ecológicamente desastroso y totalmente innecesario.

Asimismo, muchos republicanos, incluido Trump, siguen negando –contra el consenso científico casi universal– la amenaza del cambio climático. En el pasado Trump llegó a avalar el creciente movimiento antivacunas, al tuitear varias veces sobre la existencia de un posible vínculo entre las vacunas y el autismo, pese a la total ausencia de pruebas de que exista. Y los republicanos sostienen que Estados Unidos, pese a ser el país más rico del mundo, no puede darse el lujo de instituir un sistema de atención médica accesible universal (lo que además equivaldría a un asalto socialista a la libertad personal).

Con similares argumentos, los republicanos se oponen a facilitar el acceso a la educación superior. Hoy, la deuda estudiantil, por un total de 1,5 billones de dólares, es la segunda categoría más grande de deuda personal en Estados Unidos, sólo superada por la deuda hipotecaria; pero que nadie ose hablar de subsidiar la matrícula (como sí se subsidian las hipotecas). Lo mismo se aplica a la política tributaria: los republicanos insisten en promover rebajas de impuestos a las personas de más altos ingresos, pese a la evidente ausencia de “derrame” de los beneficios al resto de la economía.

Estados Unidos no es el único ejemplo. En el Reino Unido, todo el drama del Brexit fue impulsado por fanáticos que, aferrados a una visión anacrónica de Gran Bretaña como una gran potencia mundial, sostienen que la Unión Europea es un lastre y aseguran que nuevos tratados comerciales con la Mancomunidad –que para ellos básicamente sigue siendo el imperio británico– y con potencias emergentes como China permitirán a un RU independiente recuperar el lugar que le corresponde en la escena internacional.

Como es común entre fanáticos ideológicos, los partidarios del Brexit han despreciado una y otra vez los hechos. Ninguno de ellos ha podido proponer un plan coherente o factible para la implementación de su idea de ruptura total con la UE. Pero muchos, por ejemplo el parlamentario conservador Michael Gove, se burlan alegremente de los “expertos”, como si el conocimiento y la experiencia no tuvieran nada que aportar a la discusión.

Es probable que el fanatismo pro‑Brexit entre los conservadores –e incluso la falta de una postura firme sobre el tema en el laborismo– deriven en parte del aislamiento del RU respecto de Europa en los años 30. En ese momento, a muchos políticos británicos les preocupaba sobre todo la amenaza que planteaba al RU la evidente determinación de los nazis de modificar el equilibrio internacional de poder.

Hoy, Europa no plantea tal amenaza. Sin embargo, el filósofo británico John Gray, por ejemplo, presentó el Brexit como la mejor defensa del RU contra una reedición del “oscuro” pasado dictatorial de Europa. Muchos partidarios del Brexit creen que el derrumbe total de la UE es inevitable. Dejar a Europa gobernada por algún tipo de imperio ruso‑eurasiático sería aceptable, siempre que Britannia vuelva a dominar los mares.

Una combinación similar de aislacionismo altanero y fantasías anacrónicas exhiben los secesionistas catalanes en relación con España. Los catalanes se consideran mucho más industriosos e inventivos –incluso racialmente superiores– que los presuntamente perezosos e improductivos españoles. Además, sostienen que estos son más proclives al autoritarismo; y que en lo referido a la determinación de asfixiar la creatividad y el espíritu emprendedor de Cataluña, el gobierno democrático español no se diferencia mucho del régimen de Francisco Franco.

Los catalanes se enorgullecen de su ====seny==== –una sabiduría y sensatez ancestral– como los británicos se enorgullecen de su sentido común. Pero los secesionistas catalanes y los británicos pro‑Brexit se han metido –y con ellos, a sus conciudadanos– en una camisa de fuerza ideológica.

La ideología es una poderosa herramienta a la hora de sintetizar una agenda política amplia, influir en la opinión pública y evaluar objetivos alternativos. Pero la obsesión dogmática casi siempre produce malas decisiones políticas, más aún en tiempos de cambio económico acelerado y creciente incertidumbre geopolítica. Como dijo el psicólogo estadounidense Abraham Maslow: “si tu única herramienta es un martillo, tiendes a tratar cada problema como si fuera un clavo”. Así (nos diría tal vez Trump muy serio) es como se construyen los muros.

 

El autor es exministro israelí de Asuntos Exteriores, es vicepresidente del Centro Internacional de Toledo para la Paz y autor del libro Cicatrices de guerra, heridas de paz: la tragedia árabe-israelí.
© Project Syndicate y LOS TIEMPOS 1995–2019

Columnas de SHLOMO BEN-AMI

23/02/2019
LOS ÁNGELES – El presidente Donald Trump declaró la emergencia nacional en la frontera sur de Estados Unidos –donde no hay ninguna emergencia– para conseguir...
25/12/2017
TEL AVIV – Henry Kissinger, exsecretario de Estado de los Estados Unidos, dijo que Israel en realidad no tiene política exterior, sólo política interna. Pero...
27/11/2017
TEL AVIV – La siempre volátil región de Medio Oriente ha sido sacudida por una serie sorprendente de acontecimientos políticos surgidos de Arabia Saudita. ¿...
07/10/2017
MADRID – La idea de que “España es diferente” empujó a generaciones de románticos viajeros a cruzar los Pirineos para ver con sus propios ojos, azuzadas sus...

Más en Puntos de Vista

GUSTAVO DURÁN VALENZUELA
25/03/2019
JAIME D’MARE C.
25/03/2019
25/03/2019
ENERGÍA E HIDROCARBUROS
CARLOS MIRANDA PACHECO
25/03/2019
LUIS BREDOW SIERRA
24/03/2019
En Portada
Las 315 hectáreas en disputa en Albarrancho, en el extremo sur de la ciudad, son tierras fiscales sin titulo de derecho registrado, es decir, que le pertenecen...
Controles doping sorpresa a los deportistas y congresillos técnicos regionales son algunas de las actividades que pretende llevar adelante el Comité Olímpico...

En lo que va de marzo, la línea aérea estatal Boliviana de Aviación (BoA) registró al menos cuatro incidentes con los vuelos
El Gobierno del MAS no avanzó en un plan de reforma judicial desde 2015, a pesar de que el mismo presidente Evo Morales anunció una “revolución en la justicia...
La Asociación de Productores de Oleaginosas, el Ministerio de Hidrocarburos y YPFB firmaron anoche el convenio de producción de etanol de sorgo, que apunta a...
El técnico de Wilstermann, Miguel Ángel Portugal, y el defensor brasileño Alex da Silva fueron sancionados con dos partidos de suspensión por conducta...

Actualidad
En lo que va de marzo, la línea aérea estatal Boliviana de Aviación (BoA) registró al menos cuatro incidentes con los...
El Tribunal Supremo Electoral (TSE) propuso a través del proyecto de Ley 200-19 modificar la Ley de Régimen Electoral...
Las 315 hectáreas en disputa en Albarrancho, en el extremo sur de la ciudad, son tierras fiscales sin titulo de derecho...
La Comisión Europea concluyó sus preparativos para un “brexit” sin acuerdo, se anunció ayer, al inicio de una semana...

Deportes
El técnico de Wilstermann, Miguel Ángel Portugal, y el defensor brasileño Alex da Silva fueron sancionados con dos...
La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) emitió ayer una circular para los 14 clubes de la División Profesional...
El boliviano Conrrado Moscoso afirmó que está en condiciones de cosechar un nuevo título en el contexto internacional...
Controles doping sorpresa a los deportistas y congresillos técnicos regionales son algunas de las actividades que...

Tendencias
A la hora de comprar muebles, ya sea por necesidad o para renovar su hogar, pueden surgir muchas dudas para reconocer...
Apple por fin ha subido el telón. Apuntan con su pesada maquinaria a un territorio inexplorado para ellos como es el...
La civilización de Caral, considerada la más antigua de América al desarrollarse hace 5 mil años en la costa central de...
El maestro keniano Peter Tabichi, que da clases en un pueblo remoto de Kenia, ha sido distinguido como el mejor...

Doble Click
En conmemoración al Día Mundial del Teatro, que desde 1961 por gestión del Instituto Internacional del Teatro se...
Este año es el 120 aniversario de la migración japonesa en Bolivia y una exposición explica cronológicamente la...
La Junta Directiva de la Academia española de Cine decidió por unanimidad este lunes que la edición de los Premios Goya...
Reachel Alison Tórrez Siles, la nueva señorita Cochabamba, cumplirá 26 años el próximo 20 de abril, es licenciada en...