Intelectuales e intelligentsia, descargo a un artículo de Fernando Molina

Columna
BITÁCORA DEL BÚHO
Publicado el 21/03/2019

A propósito de un artículo publicado por el periodista Fernando Molina bajo el título de “La carta de la oposición boliviana, una sociología del mesismo”, me gustaría hacer algunas puntualizaciones para comprender el núcleo del artículo que propone Molina. Al margen de eso, también, distinguir diferencias necesarias entre intelectuales e intelligentsia, aunque, como veremos más adelante, históricamente, tengan coincidencias sustanciales.

La primera, ligada a una actividad reservada para los escritores, poetas, artistas, científicos que, desde esa posición, tienen cierta autoridad moral para emitir conceptos críticos y de demanda sobre ciertas elites. La segunda, referida a una clase social marcada e integrada por personas que se involucran en actividades creativas y promueven una defensa de la cultura como fuente de desarrollo. La intelligentsia asume una posición dogmática, pero no por ello negativa, sistémica, los intelectuales son críticos y en cierta medida liberales.

“La intelligentsia” y “la intelectualidad”, son definidos como una capa social o una nueva clase social. Para Jan Waclaw Makhaïski, anarquista polaco, los intelectuales sacan provecho de su conocimiento ocupando lugares cada vez más preponderantes en el centro de la sociedad y se  erigen como una nueva clase dominante. Esta definición elemental y reduccionista contrasta con la tesis de que los intelectuales provienen de sectores socio-profesionales diversos que tienen esencialmente un fin común, inclusivo, de servicio y altamente reivindicativo.

La divulgación del término intelligentsia aparece por primera vez en 1860, anotando como punto de referencia al escritor ruso Pyotr  Boborykin.

En Francia, el término “intelectuales” aparece a fines del siglo XIX y se expande gracias a Clémenceau en el Caso  Dreyfus y el Yo acuso (J'accuse). Un artículo del escritor Émile Zola que puso de cabeza el panorama político y social de Francia: “Acuso al teniente coronel Du Paty de Clam de haber creado este error por inconsciente y de sostenerlo después con toda clase de maquinaciones; acuso al general Mercier de hacerse cómplice de esta iniquidad; acuso al general Billot de haber tenido en sus manos las pruebas de la inocencia de Dreyfus y de haberlas ignorado por razones políticas; acuso”…

¿Pero qué diablos tenía que ver Zola para pronunciarse a título personal y plantarse en contra de los militares que declararon traidor a Dreyfus por una supuesta venta de secretos militares a Alemania? Ciertamente, Émile Zola no era militar ni tenía intereses políticos ni particulares. No impugnaba la sentencia y mucho menos defendía una posición religiosa, Dreyfus era de origen judío.  Simplemente acusaba desde una posición ciudadana y sujeta a su obligación de ejercer su autonomía civil, intelectual y común. Demostró, efectivamente, que la verdad pública no está sujeta a la verdad oficial. Que la conciencia individual debe ser más poderosa que la pretendida mentira de las altas esferas políticas, militares o religiosas.

Zola, demostraba que su posición acusatoria, también comprendía la necesidad de desvirtuar el concepto equivocado de intelectual. Esa elite que se suponía gozaba de facultades y dones extraterrestres, ignorando por completo su papel social. “Las diferencias no son de capacidades, sino de función social”.

En 1989, el sociólogo, Juri Levada, ofrece la siguiente definición: “La noción de intelligentsia tal y como se ha constituido en Rusia designa algo más que a un grupo o una capa social, remite además a una función, a un papel.

La intelligentsia no es solamente un grupo de gente instruida, sino una especie de comunidad que cifra el sentido de su existencia en el hecho de aportar al pueblo los frutos de su instrucción (la cultura, la ilustración, la conciencia política, etc.) y que identifica esta tarea con una misión sagrada o, cuando menos, histórica y cultural”.

Esto no es Rusia, se entiende. ¡Es Bolivia!, por ello, se hace necesario echar un vistazo de forma y de fondo al artículo publicado por Molina que, desde mi lectura, es prejuicioso, sesgado y poco transparente.

De forma, considero que se trata de un análisis prejuzgado entre q’aras y t’aras, una suerte de sometimiento y de desprecio de los primeros contra los segundos, que, sin duda, es bastante debatible. Sus conceptos rondan la plenitud de un intelectual que combina, sin pudor, posiciones sociales y políticas proclives a construir, lo que el intelectual mexicano, Gabriel Zaid, llama espejos de interés para la sociedad: para contemplarse, comprenderse, fantasear y distanciarse de sí misma. Y un planteamiento metafórico de aspirar a ser la “conciencia de la sociedad”, insistiendo con Zaid.

De fondo, el artículo de Molina va contra el candidato por Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa, titulándolo como “La carta de la oposición boliviana”. En esta Bolivia exótica, durante los 13 años de evismo, la oposición jamás pudo cuajar como una sola fuerza, nunca logró cohesionarse a cabalidad, menos acordar un intento de proyecto colectivo. Entonces mal se puede hablar de una “carta de la oposición” aglutinada y representada totalmente en su candidatura. Mesa es una opción de forma, no de fondo. Su talón de Aquiles está en su discurso selectivo, intelectual y carente de “pueblo”, pero no por ello estructurado y dependiente de una “intelligentsia nacional” pura y dura.   

A Mesa le cuesta pensar y expresarse fuera de un encuadre técnico, calculado.

Mesa no es la oposición política, ni siquiera sumando todos los candidatos obtendríamos una oposición pura y fidedigna. La verdadera oposición está en las calles, en las plataformas ciudadanas y en más de la mitad de los bolivianos encabronados por los 13 años de insensatez y desgobierno.  

La cronología que hace Fernando de los hechos ocurridos durante la corta y tormentosa gestión de Carlos Mesa como presidente, me parece básica, aunque refrescante, pero básica y floja, aporta gran dosis de  memoria, de lo que Molina llama “mesismo”. Esto es discutible. Lo anotaré más adelante.

Fernando Molina recurre a un prejuicio harto exprimido que, entre otras cosas, el evomasismo y el vicepresidente García Linera se encargan todos los días de reivindicarlo como carne de cañón de “lucha social y política”. Pretendiendo convencer de que en Bolivia hay una clase social beligerante que odia a muerte a la otra y que es cuestión de hacer patria condenarla y desvirtuarla por completo: los culitos blancos, la “blanquitud” en contra de los indios, “cholos” e “indígenas”. Algo así como hutus y tutsis a la boliviana.  

Molina habla de una “intelligentsia nacional” que está junto a Mesa como si se tratara de una raza suprema y poder académico que pretende apoderarse de las pobres conciencias de los bolivianos. Y es aquí cuando su análisis me parece flaco. ¿Será honesto hablar de una intelligentsia nacional, dándole un antojadizo estereotipo oscuro y reduccionista al hecho de tener como único fin dominar, excluir y marginar?  Siguiendo la raíz histórica de la intelligentsia, sea rusa o polaca, encontraremos que ésta, efectivamente, se ocupaba de labores intelectuales pero que también estaba fuertemente comprometida con los deberes morales y que reflejaba con mucho el latir social de Rusia. Reitero, esto no es Rusia, es Bolivia. Si existe una intelligentsia nacional, será de puro poder político, económico y hasta de nombres, como anota Fernando, porque intelectuales, los hay, pero es necesario distinguir sus niveles: excelentes, malos y pésimos.  

Molina sostiene: “El núcleo mesista proviene principalmente de la parte occidental de Bolivia. (…) Estos dirigentes salen directamente de la elite blanca tradicional” (…) ¿Será honesto ignorar el entorno de poder de Evo Morales Ayma, un círculo de “blanquitud” que obviamente pertenece a esa élite creada a imagen y semejanza del jefazo? Desde esa perspectiva, hay pues, un prejuicio, un razonamiento incompleto.

¿Qué define el “mesismo” de Carlos Mesa, que plantea el periodista Fernando Molina?

¿Cómo definimos “mesismo” sin caer en una subjetividad tramposa, tanto del personaje, cuanto de su movimiento político o partido?

El sufijo “ismo”, que significa doctrina, sistema o partido político, antes de interpretar como un concepto integral, común con individuos que persiguen un mismo fin, se lee como una caracterización, un estereotipo que reduce, encierra y condena más al personaje que a su movimiento o partido político. De hecho, Molina lo hace: “Resulta evidente que el mesismo y, por supuesto, el mismo Mesa, encarnan y representan políticamente a una parte bien delimitada de las elites sociales bolivianas”.

Particularmente, creo que no existe un “mesismo” como tal, aunque se haga esfuerzos por encontrarlo. Seguramente este cuestionamiento daría para otra columna tan extensa y tediosa como esta.

¡Qué curioso! Los “ismos” son más utilizados para etiquetar: franquismo, chavismo, castrismo, pinochetismo, madurismo, estalinismo y hasta evismo,  Pero con bajo perfil para: mujiquismo, felipismo, laguismo, galanismo o leninismo, por el presidente de Ecuador.

Dicen que no hay mesianismos sin corrupción. Los primeros, llevan un cordón umbilical común, y aquí es donde surgen otros “ismos” mucho más letales: caudillismo, fanatismo y mesianismo, cobijados por el manto gigante del cinismo. Los segundos, entre populismo, comunismo y capitalismo, se planta una barrera que los frena en seco, el respeto a la institucionalidad y a la democracia.   

 

El autor es comunicador social

Columnas de RUDDY ORELLANA V.

18/04/2019
¡El mercado como el mejor asignador y regulador de recursos! Laissez faire et laissez passer, le monde va de lui même. (Vicent de Gournay). “Dejen hacer,...
21/03/2019
A propósito de un artículo publicado por el periodista Fernando Molina bajo el título de “La carta de la oposición boliviana, una sociología del mesismo”, me...
07/03/2019
Martes, 9 de octubre (…) “Navegó al Sudoeste. Anduvo cinco leguas; mudóse el viento y corrió al Oeste cuarta al Noroeste, y anduvo cuatro leguas. Después...
21/02/2019
A su estilo, el presidente Evo Morales Ayma, ha dicho que con las (sus) elecciones primarias se “enterró” el resultado del 21F a nivel nacional. Otra visión...

Más en Puntos de Vista

GABRIELA CANEDO V.
25/04/2019
SURAZO
JUAN JOSÉ TORO MONTOYA
25/04/2019
25/04/2019
IVÁN CARLOS ARANDIA LEDEZMA
25/04/2019
IGNACIO VERA DE RADA
25/04/2019
En Portada
A un día de la aprehensión de los exjefes de la Fuerza de Lucha Contra el Crimen (Felcc) en Santa Cruz por presuntos nexos con el narcotráfico y una serie de...
El Comité Ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), determinó ayer asignar un bono de 20 mil dólares para cada uno de los seleccionados que jueguen...

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, aseguró hoy que la Policía Boliviana ha conseguido grandes avances en temas relacionados a la seguridad ciudadana; sin...
Aunque la educación es una de las primeras obligaciones del Estado, la realidad es muy distinta en el sur, que crece aceleradamente con casas encajonadas en...
Productores de hoja de coca de la Comunidad de Floriati de la Central La Asunta ubicada en Los Yungas de La Paz, denunciaron que ayer se registraron nuevos...
El Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia creció en 4,22 por ciento, dos centésimas más que en 2017, impulsado principalmente por los sectores de la...

Actualidad
El director Ejecutivo del Centro Internacional de la Quinua (CIQ), Edgar Solíz, informó hoy que la exportación de...
Las iglesias católicas de Sri Lanka permanecerán cerradas hasta que mejore la situación de seguridad tras los atentados...
El ministro de Gobierno, Carlos Romero, aseguró hoy que la Policía Boliviana ha conseguido grandes avances en temas...
En pleno bloqueo diplomático con Washington, el líder norcoreano Kim Jong Un buscó el apoyo del presidente ruso...

Deportes
Paul Pogba, Sergio Agüero y Virgil Van Dijk fueron incluidos, por el sindicato de futbolistas profesionales de...
El Comité Ejecutivo de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), determinó ayer asignar un bono de 20 mil dólares para...
Minuto 41 del segundo tiempo, Wilstermann empataba 2-2 con Athletico Paranaense. Un remate de Serginho es rechazado con...
25/04/2019 Fútbol Int.
Deportes Tolima y Boca Juniors empataron 2-2 hoy en la ciudad colombiana de Ibagué, dejando viva para la última fecha...

Tendencias
El Sol parece un disco amarillo de brillo constante, pero la realidad es más compleja: Emite altos niveles de radiación...
!Padres, para luchar contra la obesidad sus niños tienen que pasar menos tiempo ante las pantallas y moverse! Ese es el...
Nueva Zelanda y Francia unirán fuerzas en contra del uso de las redes sociales para organizar o promover el terrorismo...
"Book from the Ground" es un libro escrito únicamente con emoticonos por el artista chino Xu Bing, que reflexiona de...

Doble Click
El artista contemporáneo Bernabé Gómez Moreno realiza una exposición que aborda la identidad física, psicológica y...
La Compañía de Danza Acuarela Boliviana presenta el programa de danza folklórica con el cual obtuvo el máximo galardón...
La compañía cruceña Teatro A Lu-K presenta hoy y mañana sus obras “Lámina y pintura” y “El gato flojo” en el...
!Ya se estrenó la película! Describir “Avengers: Endgame” es una tarea que es casi imposible sin spoilers. Marvel ha...