El mundial, sinónimo de prohibiciones para los rusos

Entretiempo
Publicado el 08/06/2018 a las 9h47

MOSCÚ |

Para garantizar la seguridad del Mundial en Rusia, las autoridades aplicaron muchas medidas restrictivas. Que van desde alcohol hasta las parrilladas, estas son algunas prohibiciones que sacuden la vida de los rusos.

La venta de alcohol

La venta de bebidas alcohólicas y de cualquier tipo de botella de vidrio estará prohibida en Moscú y otras ciudades la víspera y el día de los partidos alrededor de los estadios, canchas de entrenamiento, zonas de seguidores y otros "lugares claves" como estaciones y parques.

Las autoridades esperan también resucitar la práctica soviética de los lugares de desintoxicación, espacios supervigilados por la policía a donde serán llevados los aficionados que hayan bebido demasiado. También están previstas visitas a clínicas y hospitales para la gente en estado de ebriedad, pero no se sabe si será de manera voluntaria.

Desplazamientos bajo vigilancia

Rusos y extranjeros tendrán que registrarse ante la policía para tres días de estadía antes de su llegada a las ciudades sedes, presentando pruebas de identidad y residencia, bajo amenaza de multas.

Hasta ahora los rusos no tenían que registrarse sino para estancias de más de 90 días y los controles eran excepcionales, pues estos procedimientos heredados de las estrictas restricciones de la era soviética con el tiempo dejaron de ser habituales.

Para los extranjeros que se desplazarán entre las 11 ciudades sedes, aumentará el riesgo de fricciones con la burocracia rusa al interpretar las reglas. Aunque los hoteles se encargan de esta formalidad, el asunto se vuelve complejo para quienes alquilan apartamentos o viven en Moscú, lo que se ha vuelto un problema para los periodistas que se preparan para el Mundial.

En Moscú, conocida por sus embotellamientos interminables, y en otras grandes ciudades, algunas arterias del centro y los alrededores de los estadios serán cerradas a la circulación, lo que puede agravar todavía más la situación de tráfico.

El alcalde de Kaliningrado, una de las sedes, pidió incluso a los habitantes salir de la ciudad e "irse a descansar al campo" durante el mundial.

Las manifestaciones

Un decreto firmado por el presidente Vladimir Putin reduce drásticamente el derecho de los rusos a manifestarse durante el Mundial.

Los eventos públicos no deportivos podrán celebrarse en las regiones de las ciudades sedes solo en lugares y en horarios aprobados por las autoridades. En Ekaterinburgo, por ejemplo, las manifestaciones solo serán autorizadas si reúnen a menos de 100 personas y se llevan a cabo desde las 14:00 hasta 16:00 horas.

Los festivales de música previstos en Rusia este verano tuvieron que aplazarse hasta después del mundial.

El turismo

Cuando los precios de los hoteles y alquileres aumentan radicalmente, las autoridades decidieron reducir las excursiones turísticas, que a los rusos les gustan mucho.

Los autobuses turísticos tendrán prohibido ingresar a las ciudades sedes y los barcos turísticos no podrán navegar.

Las autoridades identificaron 41 lugares en torno a los cuales todos los vuelos serán prohibidos durante el Mundial, y no se podrán utilizar drones en una zona de 100 kilómetros cuadrados alrededor de las 11 ciudades sedes. Una brigada especial del ejército instalará interferencias electrónicas alrededor de los estadios.

Las parrilladas

Ya privados desde 2014 de la mayoría de productos alimenticios europeos por el embargo decretado en respuesta a las sanciones contra Rusia, algunos rusos ven limitadas sus posibilidades de practicar su actividad veraniega favorita, la parrillada o barbacoa (chachlyki en ruso).

A causa de los incendios forestales masivos que reducen a cenizas vastas extensiones cada verano, especialmente en Siberia, el gobierno ordenó un refuerzo de las normas antiincendio durante el Mundial.

Aunque la aplicación de estas medidas depende de las colectividades locales de las 11 ciudades sedes, se prevé la prohibición bajo amenaza de multa de encender fuegos, quemar hierba o asar carne al aire libre, en lugares no equipados especialmente.

Tus comentarios