Deportes

Viernes 28 de noviembre del 2014. Actualizado a las 19h26 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa RETORNO

Cientos de hinchas reciben a Wilstermann

Por Betty Rojas Rodríguez - Los Tiempos - 1/06/2012


Recibimiento. Italo de Souza (der.), de Wilster, a su llegada a Cochabamba, ayer. - José Rocha Los Tiempos

Recibimiento. Italo de Souza (der.), de Wilster, a su llegada a Cochabamba, ayer. - José Rocha Los Tiempos

Ni bien llegaron a Cochabamba los hinchas que acompañaron a Wilstermann a Sucre, se trasladaron al aeropuerto internacional, donde junto a los fanáticos que no pudieron viajar a la capital del Estado, dieron una gran bienvenida al equipo que hizo realidad el regreso a la Liga del Fútbol Profesional Boliviano.

Al son de “dale rojo”, los hinchas dieron efusivos abrazos a los que consideran sus héroes, porque gracias a ellos Wilstermann retornó al profesionalismo, categoría que dejaron en diciembre de 2010 y rescataron el miércoles, al derrotar por la mínima diferencia a Guabirá, en un cotejo extra que se disputó en Sucre.

El plantel “aviador” arribó a Cochabamba al mediodía; una vez llegado al aeropuerto Jorge Wilstermann, sintió el cariño de la gente, que lo animaba con cánticos e himnos del equipo. Cada uno de los hinchas quería sacarse fotos con los jugadores, o la firma de un autógrafo, pero por sobre todo, los fanáticos mostraban su agradecimiento por el objetivo ansiado y logrado.

“Ojeda, papito, eres mi ídolo, siempre estaremos agradecidos, muchas gracias por ese gol, nunca lo olvidaremos”, le dijo uno de los hinchas a Juan Carlos Ojeda, el autor del único tanto que se registró en Sucre y que le dio a Wilstermann la victoria sobre Guabirá y el posterior ascenso a la Liga.

Uno de los más aplaudidos fue sin lugar a dudas Mauro Machado, quien muchas veces se convirtió en el pilar del plantel en los cotejos. “Machado, Machado, Machado”, empezaron a cantar los hinchas cuando el portero brasileño apareció por la puerta.

Se tenía previsto que el plantel llegue a la Plaza de las Banderas para continuar con la celebración, pero la improvisación cobró su factura.

El equipo fue trasladado en un bus hasta el paseo de El Prado, donde llegaron en medio de una gran caravana de vehículos con banderas del Wilstermann; los hinchas gritaban “Wilstermann, Wilstermann” y los autos tocaban la bocina al avanzar.

Pero la falta de planificación impidió que se realice una mejor celebración en la Plaza de las Banderas; la tarima que fue montada para la pantalla gigante en la que miles de seguidores vieron el cotejo ante Guabirá, la noche del miércoles, la mañana de ayer fue desarmada.

A este lugar ya no llegaron los integrantes de la dirigencia, quienes decidieron irse a sus casas para descansar. Tampoco apareció el director técnico, Mauricio Soria, que fue ovacionado en el aeropuerto.

Una vez lograda la meta de volver a la Liga, varios jugadores señalaron que la “misión estaba cumplida” y que su futuro era una incógnita. Aunque la mayoría dijo que se quedaría, si las negociaciones con la dirigencia llegan a buen puerto.

Mauricio Soria

DT Wilstermann

Aceptamos este reto sólo hasta el momento en que ascendiera o no, cada uno tiene la libertad de elegir el camino que desee.

Nosotros veremos qué hacer. Quiero tomar un descanso, estoy enfermo de la espalda, estoy con pastillas y masajes


Marcelo Carballo

Defensa Wilstermann

Todos deben ponerse la mano en el pecho para evitar que esto (el descenso) se repita. Ha sido un reto grande en mi vida, estoy feliz. Aún no sé cúal será mi futuro, no sé si continuaré jugando, todos saben que volví sólo para regresar a la Liga

 

Mauro Machado

Arquero Wilstermann

Esto es para esos guerreros de frente, que ponían el pecho a las balas, como mi papá que falleció el año pasado, Otoniel Novillo, Oliver Fernández, don Lucho, funcionario del club, que murió con cáncer. Ellos nos apoyaron desde arriba

 

Opinión

Eduardo Arévalo Tineo

Director de CODEBOL

Tercer round

La ciudad blanca se tiñó de rojo por la cantidad de aficionados que llegaron al estadio Patria de Sucre para alentar al equipo de Wilstermann, que derrotó a Guabirá por 1-0 adquiriendo el derecho de retornar a la Liga del Fútbol Profesional Boliviano a partir de julio.

Los más de 5 mil hinchas “aviadores” fueron testigos de esa épica jornada hasta quedar exhaustos por su aliento permanente.

Fue un partido nerviosamente disputado donde Guabirá hasta los 20 minutos del primer tiempo fue claro dominador, pero ese dominio no fue concretado en goles y poco a poco se fue desgastando.

Luego tomó la iniciativa Wilstermann que de alguna manera equilibró las acciones. Sorprendió el técnico Elizeche técnico de Guabirá con el cambio posicional de algunos jugadores como la presencia de Jimenez en el medio campo y la incorporación de Camacho por el carril izquierdo. El primer tiempo finalizó con el marcador en blanco. Sin embargo, cabe recordar que a los 25’ el jugador Bejarano de Guabirá estrelló el balón en el travesaño. Puede ser una coincidencia pero lo cierto es que como hemos repetido en muchas ocasiones, el equipo que primero hace chocar el balón en el travesaño o verticales en un 99 por ciento termina perdiendo el partido. En esta ocasión el presagio también se cumplió.

En la etapa complementaria, el equipo de Wilstermann mejoró su rendimiento sobre todo con el ingreso del jugador Ojeda a los 17’. Era la carta que escondía el entrenador Soria. Había barajado esa misma carta en los dos encuentros anteriores y el resultado no pudo ser más satisfactorio. Fue el que marcó el gol del triunfo a los 24’, ante pases de Carballo y Vargas.

A partir de ese momento como correspondía el equipo administró convenientemente el resultado. El rendimiento individual y colectivo en determinados momentos rayó a gran altura. Sería injusto dar nombres. Wilstermann ascendió por mérito propio más allá de toda la atmósfera negativa que se creó, porque se habló de “manos negras, rojas o amarillas” que favorecerían a Wilstermann.

Dos periodistas con malas intenciones se encargaron de amplificar esos rumores. Dirigentes de Guabirá crearon incertidumbre al señalar que dos jugadores de Wilstermann estaban mal habilitados. Al final la verdad de los hechos les dio una bofetada.

El directorio de Wilstermann encabezado por Víctor Hugo López en 40 días tuvo el acierto de cambiar el timón designando al nuevo cuerpo técnico bajo la batuta de Soria. A partir de ese momento, el rostro del equipo fue diferente en todo sentido.

El tercer round fue para los cochabambinos. Valió la pena la espera y ahora la feligresía de Wilstermann festeja el retorno al fútbol rentado aguardando mejores días para su querida institución.
eduardo.arevalo.t@hotmail.com


Últimas noticias