Economia

Miércoles 22 de octubre del 2014. Actualizado a las 18h13 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

Fino Santa Cruz en riesgo de paralizar producción

Por Redacción Central - Los Tiempos - 18/04/2008


Instalaciones de la fábrica de Aceites Fino, ubicadas en el kilómetro 10 y medio de la avenida Blanco Galindo a Quillacollo. | Carlos LÓpez - Redacción Central Los Tiempos

Instalaciones de la fábrica de Aceites Fino, ubicadas en el kilómetro 10 y medio de la avenida Blanco Galindo a Quillacollo. | Carlos LÓpez - Redacción Central Los Tiempos

La planta de extracción de aceite crudo de Industria de Aceites S.A. Fino, ubicada en Santa Cruz, corre el riesgo de suspender operaciones productivas a partir de la próxima semana debido al sobreestocamiento de soya y a que sus depósitos para almacenar aceite crudo están llenos, advirtió ayer Jorge Rada, gerente general de la planta de Cochabamba.

"La planta recibe el grano de soya y lo deposita en silos (almacenes grandes) para producir aceite crudo y harina de soya. En este momento los tanques de Santa Cruz se están llenando del producto y al no poder seguir procesando porque no tendríamos dónde depositar el aceite crudo la planta de Santa Cruz corre el riesgo de parar operaciones", sostuvo.

De toda la producción de aceite crudo y harina de soya que se registra mensualmente en la planta de extracción de Santa Cruz el 20 por ciento cubre la demanda del mercado nacional y el 80 por ciento está destinado a la producción de aceite comestible para exportación a los mercados de Colombia, Chile, Perú y Ecuador.

Rada agregó que la planta de Santa Cruz al paralizar operaciones, dejará de moler grano de soya, consiguientemente suspenderá la recepción de soya y los pequeños productores del grano no podrán entregar a Fino sino a otras plantas de otras fábricas, "si acaso tienen espacio para almacenar la materia prima".

Rada se excusó de comentar la situación de los aproximadamente 500 trabajadores que prestan servicios en las diferentes líneas de producción en la planta de extracciones de Santa Cruz.

Por otra parte, dijo que aprovechando la prohibición de exportar, la planta de Cochabamba procesó y almacenó alrededor de 3,5 millones de litros de aceite comestible de soya, cantidad por demás suficiente para abastecer el mercado nacional por los próximos dos meses.

Respecto a la cantidad de trabajadores afectados por haberse suspendido la producción de aceites comestibles para la exportación en la planta de Cochabamba, señaló que no pasan de 50, de los cuales alrededor de 20 solicitaron sus vacaciones y el resto realiza trabajos de mantenimiento de equipos y maquinaria. Aclaró que el resto de los trabajadores, alrededor de 400, desarrollan actividades normales en las líneas productivas de mantecas, grasas, jabones y áreas de administración y almacenes.

Precios

En cuanto a los precios actuales de aceites Fino en Cochabamba, dijo que se mantienen estacionarios desde hace una semana en 11,10 y 12,50 bolivianos el litro de aceite a granel y envasado, respectivamente. En su criterio, los precios al público no deben situarse por encima de 11,50 el litro a granel y 13 bolivianos el envasado.

"El mercado local y nacional están completamente abastecidos, los almacenes de Fino en Cochabamba están saturados. Tenemos cualquier cantidad de productos porque la gente ha dejado de comprar aceite pensando que todavía el precio puede bajar aún más, cuando este depende de los precios de la soya a nivel internacional", dijo.

Estudian restablecer la exportación de aceites

El Gobierno de Bolivia manifestó su disposición a levantar el veto para la exportación de aceite comestible a las empresas que estén dispuestas a bajar el precio del producto, dijo ayer a los medios el ministro de Producción, Javier Hurtado.

Tras reunirse con algunas empresas aceiteras, Hurtado aseguró que aquellas que bajen los precios y acuerden con el Gobierno un sistema de abastecimiento del mercado interno se beneficiarán del levantamiento del veto a la exportación de aceite decretado en febrero pasado.

El Ministro tiene previsto volver a reunirse hoy con representantes del sector aceitero, con los que negocia el levantamiento a la prohibición de exportar.

Considerando que el precio del litro de aceite a granel de soya ha bajado esta semana hasta 11,10 bolivianos y no existe indicio alguno de que el mercado nacional sea desabastecido, "no existe nada que negociar con el Gobierno y simplemente queda derogar el Decreto Supremo 29480 que prohíbe la exportación de aceites comestibles de soya y girasol", dijo Jorge Rada, gerente general de Aceites Fino.


Últimas noticias