Economia

Miércoles 20 de agosto del 2014. Actualizado a las 10h28 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa PROYECTO | La primera planta industrializadora de hoja de coca que el Gobierno construye en la localidad de Padre Sama, cerca de Villa Tunari, proyecta obtener una variedad de productos con la transformación anual de 10.800 kilogramos del arbusto

Fábrica de coca alista oferta de cosméticos hasta salsas

Por Soria O. A. D. Hans - Los Tiempos - 27/06/2010


El frontis de la Planta Industrializadora de Hoja de Coca, en Padre Sama, que tiene un avance de obras del 98 por ciento.  - Rocha José Los Tiempos

El frontis de la Planta Industrializadora de Hoja de Coca, en Padre Sama, que tiene un avance de obras del 98 por ciento. - Rocha José Los Tiempos

Unos 10.800 kilogramos de hoja de coca al año serán transformados en productos alimenticios, cosméticos y medicinales en la Planta Industrializadora de la Hoja de Coca que el Gobierno construye en la localidad de Padre Sama, sobre la carretera nueva a Santa Cruz, 10 kilómetros antes de llegar al municipio de Villa Tunari.

La fábrica fue diseñada para elaborar varios productos como caramelos, repelentes, cremas y productos cosméticos, jarabes naturales, parches y pomadas medicinales, galletas y todo tipo de panes, mates y salsas de coca, bebidas energizantes, harinas, esencias e incluso abono orgánico del arbusto, informó Martín Leva, secretario de Control Social de la coordinadora de las seis federaciones de productores de coca del trópico.

Las obras civiles y equipamiento tienen un avance del 97 y 94 por ciento respectivamente.

“Con 60 empleados que serán contratados tenemos proyectado procesar cada día, en dos turnos de 12 horas, alrededor de 30 kilogramos de materia prima. Esto al comienzo, porque en la medida que vayamos mejorando los procesos, los volúmenes de coca pueden aumentar hasta duplicarse”, indicó Leva.

La construcción de la infraestructura física edificada sobre una superficie de 2.500 metros cuadrados, que incluye la instalación de equipos, maquinaria y otros utensilios, demanda una inversión global de 1,6 millones de dólares, financiada por la Unidad de Proyectos Especiales del Programa Evo Cumple.

La planta abarca las áreas de administración, producción, almacenaje y panadería, comprende además servicios básicos de agua potable, luz, alcantarillado, duchas, baños, sistemas de aire acondicionado y refrigeración, tableros de control electrónico de gas y energía eléctrica.

La importación e instalación de equipos y maquinaria procedente de Argentina, Brasil y China, como envasadoras de líquidos, hornos secadores, filtros de purificación, calderos, molinos trituradores además de la expresamente construida en Bolivia como los calderos, fue adjudicada a la empresa Ecovida.

Discusión

Aunque los productores cocaleros defienden la industrialización señalando que es oportunidad de limpiar su “imagen”, para vecinos de la zona la planta será pretexto para sembrar más hectáreas de la coca.

“Para los que vivimos tiempo entre Cristal Mayu y Villa Tunari, industrializar la coca es limpiar la mala imagen de narcotraficantes que nos han endilgado y sobre todo demostrar las bondades medicinales y alimenticias que tiene la hoja”, señaló Cándido Calizaya, vecino nacido en Oruro hace 60 años y radicado en la localidad de Avispas hace 15 años.

En contraposición, Roberto Delgado, vecino de Cristal Mayu, señaló que “la industrialización de la coca es un pretexto para sembrar más hectáreas de esta hoja y sobre todo encubrir al narcotráfico, que por algunos miles de dólares podría producir droga de alta calidad en la misma planta de Padre Sama”.

Al margen de esta discusión, las seis federaciones del trópico, el Viceministerio de la Coca y las empresas encargadas de su construcción y equipamiento definirán a mediados de julio cuándo inician operaciones.

Aunque Leva señaló que el 80 por ciento de la producción de la planta será exportada, esto actualmente no es posible porque la coca está penalizada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE).

HAY 35 MIL HA

Crecen cultivos de hoja de coca

Hasta 2008, los cultivos de la hoja de coca se situaron en 28.900 hectáreas (HA) en Bolivia. De esa fecha hasta el año pasado, la cantidad se incrementó a 30.500 hectáreas tanto en el trópico de Cochabamba como en los yungas del departamento de La Paz.


Sin embargo, hasta mayo de este año la producción se elevó alcanzando  más de 35 mil hectáreas, según datos el Centro Latinoamericano de Investigación Científica (Celin). Se estima que en ambas regiones productoras hay más de 70 mil campesinos que viven de cultivar hojas de coca.


Últimas noticias