Economia

Miércoles 16 de abril del 2014. Actualizado a las 19:45 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa CONSUMO INTERNO | El 46 por ciento de la producción mundial de quinua corresponde a Bolivia que es el mayor exportador de este cereal; pero, según datos oficiales, en el país cada persona consume solo un kilo de quinua por año

Bolivia, gran productor pero poco consumidor de quinua

Por Redacción Central | - Los Tiempos - 24/06/2012


Bolivia, gran productor pero poco consumidor de quinua - Marco León Los Tiempos

Bolivia, gran productor pero poco consumidor de quinua - Marco León Los Tiempos

En noviembre del año pasado, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró 2013 como el año internacional de la quinua y, recientemente, la Organización para la  Agricultura y la Alimentación (FAO por sus siglas en inglés) designó al presidente Evo Morales como “embajador especial de la quinua”.

En su discurso de nombramiento, el presidente Morales puso de relieve el auge alcanzado por la quinua durante los últimos cinco años pues, según las cifras del Viceministerio de Desarrollo Rural, hace cinco años se cosechaban entre 20 a 22 mil toneladas anuales de ese cereal y, en 2012, esa cantidad subió a 44.000 toneladas.

“Frente a la crisis alimentaria mundial los pueblos andinos tenemos varias  respuestas, una de ellas es la quinua”, manifestó el Presidente, en la sede de la FAO.

 

Demanda vs. consumo

Sin embargo, pese a que el Gobierno afirma que la producción de quinua logrará el desarrollo del altiplano y garantizará soberanía y seguridad alimentaria; reportes internacionales señalan que la popularidad de la quinua en el mundo, unida a su alto precio, hace que los productores destinen menos al consumo interno. 

El estudio "Desarrollo y Hambre: Cómo la creciente demanda de quinua en el mundo está cambiando el consumo interno de Bolivia" (2011) ISP Collection, realizado por Amanda Eng, señala que, en la población que no produce quinua, el consumo ha sido muy bajo por siglos, sobre todo debido a la influencia de la colonia.

Lo mismo sucede con la población productora, ubicada sobre todo en los departamentos de Oruro, Potosí y La Paz. Eng cita un estudio de la Fundación Autapo, hecho en Oruro, en 2007, que señala que mientras el consumo promedio de quinua por hogar era de 0,81 quintales por año, el consumo promedio de arroz y de fideos por hogar era de 2,47 quintales por año y de 1,82 quintales por año, respectivamente. Un estudio similar en Potosí, el mismo año, encontró que el consumo per cápita de arroz era de 19,2 kilos por año; el de fideo era de 12,8 kilos por año y el de quinua era de 2,4 kilos por año.

La investigadora añade que las razones de la gente para no consumir quinua van desde la falta de hábito, pasando por percepciones culturales negativas, malas prácticas de producción y falta de conocimiento de sus cualidades nutricionales, hasta el alto precio. 

Contrariamente a este panorama, según cifras oficiales, el consumo interno per cápita de quinua se ha triplicado en los últimos tres años pues en 2009 era de 0,35 kilos por año y, actualmente, esa cantidad subió a 1,11 kilogramos por año. La cifra dada por el viceministro de Desarrollo Productivo, Víctor Hugo Vásquez, no diferencia el consumo entre el área urbana y el área rural.

El presidente de la Asociación Nacional de Productores de Quinua (Anapqui), Juan Ernesto Crispín, señala desde La Paz que el consumo interno de los productores no ha variado pues, ancestralmente, se conserva la costumbre de guardar “pirwas” de cada cosecha para el consumo de la comunidad, que equivalen a 20 por ciento de la producción. 

Si ese porcentaje no ha variado, ¿por qué subió el consumo interno per cápita? Crispín responde que se debe a que la quinua ha dejado de ser discriminada como “comida de indios” y que ahora se vende quinua con leche o con manzana en las ciudades, como comida al paso.

El empresario boliviano Javier Fernández, gerente general de Andean Valley, empresa industrializadora y exportadora de quinua, también afirma que el consumo interno, sobre todo de los productores, no ha variado y cuenta que él visita, una o dos veces al mes,en el altiplano, a varias de las 447 familias de productores con las que trabaja Andean Valley “y ellos siempre tienen quinua para ofrecer”.

Para Fernández, “el tema está en que ahora el productor tiene una excelente alternativa de negocio, porque si hace siete años vendía el quintal de quinua a 180 bolivianos, ahora lo puede vender en 720 y si es de quinua roja o negra hasta en 1.600 bolivianos”, señala y añade que eso supone que ahora puede acceder a otro tipo de alimentos como frutas, carnes que no sean de llama, fideo o arroz. 

“Desde mi punto de vista, esa información sobre el bajo consumo interno es incorrecta y alarmista”, señala.

En cuanto al área urbana, Fernández percibe que, aunque el precio se ha elevado, también hubo incremento en el consumo debido a que existe mayor información sobre el valor nutricional de la quinua. Añade que el actual Gobierno es “uno de los pocos” que ha dado importancia a este cereal, no sólo por la declaratoria de la FAO, sino también por el apoyo a los productores, lo que considera una forma de estimular el consumo interno.

Sin embargo, Fernández reconoce que a nivel nacional no se difunden las bondades de este alimento y que “aún falta muchísimo por hacer” para expandir su consumo. “No hay todavía una estrategia nacional para elevar el consumo interno”, señala.

EEUU, CANADÁ, FRANCIA Y HOLANDA SON LOS PRINCIPALES MERCADOS

El 90% de la quinua se va del país

El 90 por ciento de la quinua producida en Bolivia sale del país, ya sea exportada legalmente o de contrabando, debido a que su precio internacional casi se ha triplicado en los últimos seis años; sin embargo, siendo el país productor del 46 por ciento de la producción mundial de este cereal, el 26 por ciento de la población (2,5 millones de personas) sufre desnutrición, según un informe reciente del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla).

El Cedla señala que el precio de la tonelada métrica de quinua real subió de 1.245 dólares, en 2007, a 3.237 dólares en 2012, esta subida de precio hizo que la superficie cultivada de quinua se haya incrementado de 48.897 hectáreas, en 2007, a 64.770 hectáreas en 2011.

Según el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, en 2008, del total de la producción de quinua, 43,5 por ciento se exportó legalmente; 38 por ciento salió de contrabando y 18,5 por ciento se destinó al consumo interno.

“Sin embargo, un informe elaborado por el Consejo Nacional de Comercializadores y Productores de Quinua (Conacoproq) señala que en ese mismo año (2008), debido al incremento de las exportaciones y al contrabando de este grano, sumado a su alto precio en el mercado interno, el consumo nacional de quinua representaba tan sólo el 10 por ciento de la producción”, indica el Cedla.

APUNTES

• El Gobierno pretende producir 100.000 hectáreas de quinua en 2013. 

• Para fin de año, organiza el congreso mundial de la quinua, un foro con expertos internacionales y un programa para el cultivo de quinua que incluye cuidado de suelo, aguas, semillas, financiamiento, industrialización y comercialización, según el viceministro de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez.

• El contrabando es una de las principales preocupaciones de los productores.

• Andean Valley exporta quinua blanca, roja y negra; harinas; hojuelas; hamburguesas; masa para pizza; quinua sin gluten, flan y pudín.

INFORME

Aporte de la quinua a la seguridad 

alimentaria

 

 

El informe técnico "La quinua, cultivo milenario para contribuir a la seguridad alimentaria mundial" elaborado por La Fundación Proimpa hace una recopilación actualizada y detallada sobre las bondades nutritivas, la versatilidad agronómica y la expansión del cultivo a otros continentes, mostrando que la quinua es un cultivo con alto potencial para contribuir a la seguridad alimentaria de diversas regiones del planeta, especialmente en aquellos países donde la población no tiene acceso a fuentes de proteína o donde las condiciones de producción son limitadas por la escasa humedad, la baja disponibilidad de insumos y la aridez.

Este documento fue presentado por el Estado boliviano en la 37 Conferencia de la FAO para proponer la declaración del "Año internacional de la quinua" la misma que fue aprobada, declarándose el 2013 el Año internacional de la quinua.

La quinua, es el único alimento vegetal que posee todos los aminoácidos esenciales, oligoelementos y vitaminas y no contiene gluten. Los aminoácidos esenciales se encuentran en el núcleo del grano, a diferencia de otros cereales que los tienen en la cáscara, como el arroz o trigo.

Por otro lado el cultivo tiene una extraordinaria adaptabilidad a diferentes pisos agroecológicos. Puede crecer con humedades relativas desde 40 por ciento hasta 88 por ciento, y soporta temperaturas desde -4°C hasta 38°C. Es una planta eficiente en el uso de agua, es tolerante y resistente a la falta de humedad del suelo, y permite producciones aceptables con lluvias de 100 a 200 milímetros.

La quinua cuenta con más de tres mil variedades o ecotipos, tanto cultivadas como silvestres, que se resumen en cinco categorías básicas según la pendiente del suelo, así hay ecotipos del nivel del mar, del altiplano, de valles interandinos, de los salares y de los Yungas.

Si bien los principales países productores son Bolivia, Perú y Estados Unidos, el cultivo se está expandiendo a otros continentes y actualmente se está cultivando en varios países de Europa y de Asia con altos niveles de rendimiento. 

 

*tomado de rlc.fao.org


Últimas noticias

En Vídeo