Internacional

Lunes 24 de noviembre del 2014. Actualizado a las 20:41 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

La Haya: el rol de la Corte Internacional de Justicia

Por Redacción Central - Los Tiempos - 28/01/2008


Representantes de la Corte Internacional de Justicia, durante una región en La Haya. | Ap - Redacción Central Los Tiempos

Representantes de la Corte Internacional de Justicia, durante una región en La Haya. | Ap - Redacción Central Los Tiempos

La Corte Internacional de Justicia (CIJ), llamada también Tribunal Internacional de La Haya, ante la que Perú presentó a mediados de mes una demanda para solucionar una controversia marítima con Chile, es la máxima instancia judicial de las Naciones Unidas que en los últimos años estudia numerosos casos fronterizos latinoamericanos.

Fue establecida en 1945, en La Haya (Holanda) siendo continuadora, a partir de 1946, de la Corte Permanente de Justicia Internacional.

El objetivo de esta Corte es solucionar, de acuerdo al derecho internacional, los casos presentados por países, o también aconsejar en cuestiones que pueden plantearle algunos órganos del sistema de las Naciones Unidas, como la Asamblea General o el Consejo de Seguridad.

Según el Estatuto de la Corte, pueden recurrir a esta instancia, en materia contenciosa, todos los Estados que sean parte en su Estatuto, lo que incluye automáticamente a todos los miembros de las Naciones Unidas.

Un Estado que no sea miembro de las Naciones Unidas puede llegar a ser parte en el Estatuto de la Corte en las condiciones que en cada caso determine la Asamblea General, por recomendación del Consejo de Seguridad. Nauru es el único Estado no miembro que es parte en el Estatuto.

Consultas

Tanto la Asamblea General como el Consejo de Seguridad pueden solicitar una opinión consultiva de la Corte sobre cualquier cuestión jurídica. Otros órganos de las Naciones Unidas y los organismos especializados, con autorización de la Asamblea General, pueden solicitar opiniones consultivas sobre cuestiones jurídicas que correspondan al ámbito de sus actividades.

 Ninguna persona individual, física o jurídica, podrá recurrir a la Corte, ni en la vía contenciosa ni en la consultiva. Solamente los Estados pueden ser parte en los asuntos contenciosos planteados a la Corte Internacional de Justicia , indica el Estatuto de la Corte.

Sin embargo, en lo que concierne a las partes, un juicio de la Corte es vinculante, final y sin posibilidad de apelación y, como consecuencia de la firma de la Carta de las Naciones Unidas, cada Estado miembro de las Naciones Unidas se compromete automáticamente a obedecer cualquier sentencia de la Corte Internacional de Justicia en un asunto en el cual sea parte.

Litigio

Por ejemplo, Estados Unidos había aceptado previamente la jurisdicción obligatoria de la Corte desde su creación en 1946 pero retiró su aceptación tras el juicio de 1984 que compelió ese país a  cesar y abstenerse del  uso ilegal de la fuerza contra el Gobierno de Nicaragua.

La Corte afirmó que Estados Unidos se encontraba incurso  en una infracción de su obligación bajo el derecho internacional consuetudinario de abstención del uso de la fuerza contra otro Estado y le fue ordenado pagar compensaciones, aunque nunca cumplió su obligación.

Algunos temas en consideración

Éstos son algunos ejemplos de asuntos puestos en consideración de la Corte Internacional de Justicia: Una queja de Estados Unidos en 1980 en la que Irán tenía detenidos a diplomáticos americanos en Teherán en violación de las normas de Derecho internacional.

Una disputa entre Túnez y Libia acerca de la delimitación de la plataforma continental entre ellos.

Una disputa acerca del curso de la frontera marítima que divide Estados Unidos y Canadá en el área del Golfo de Maine.

Una queja realizada por la República Federal de Yugoslavia contra los estados miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) acerca de sus acciones en la Guerra de Kosovo.

Composición actual de la CIJ

Presidentes

La presidencia está a cargo de la británica Rosalyn Higgins, quien fue nombrada el 12 de julio de 1995. El vicepresidente es Awn Shawkat Al-Khasawneh, de Jordania, nombrado en 2000.

Raymond Ranjeva, de Madagascar, fue nombrado miembro de la CIJ el 6 de febrero de 1991. El 6 de febrero de 1994 fueron posesionados el chino Shi Jiuyong; y Abdul G. Koroma en representación de Sierra Leona.

El venezolano Gonzalo Parra Aranguren fue nombrado el 28 de febrero de 1996.

El mejicano Bernardo Sepúlveda ingresó a la Corte de Justicia en 2006.

Por su parte, el estadounidense Thomas Buergenthal forma parte de los magistrados desde el 2 de marzo de 2000.

El 6 de febrero de 2003 fueron nombrados miembros de la Corte: el japonés Hisashi Owada; el alemán Bruno Simma; y el esloveno Meter Tomka.

Desde el 15 de febrero de 2005, el francés Ronny Abraham forma parte de los magistrados de la CIJ.

En 2006 ingresaron a la Corte el neozelandés Kenneth Keith; el marroquí Mohamed Bennouna y el ruso Leonid Skotnikov.

EL PROCEDIMIENTO CONSULTIVO

Los dictámenes u opiniones consultivas son realizadas en una función de la Corte que sólo está abierta a ciertos organismos y agencias de las Naciones Unidas.

Al recibir una consulta, la Corte decide acerca de qué estados y organizaciones pueden proporcionar información útil y les da la oportunidad de presentar declaración de forma oral o escrita.

El procedimiento consultivo de la Corte está diseñado en base al procedimiento contencioso y por lo tanto las fuentes de derecho aplicables son las mismas en ambos procedimientos. A menos que se haya pactado que el fallo sea vinculante, en principio los dictámenes de la Corte son de carácter consultivo y por lo tanto no son vinculantes para las partes que los solicitan.

Sin embargo, ciertas normas o instrumentos pueden adelantar a las partes que la opinión resultante será vinculante.

Los ejemplos recientes de dictámenes serían:

El Dictamen de la Corte Internacional de Justicia de 8 de julio de 1996 sobre la legalidad de la amenaza o el empleo de armas nucleares.

El Dictamen de la Corte Internacional de Justicia de 9 de julio de 2004 sobre las consecuencias jurídicas de la construcción de un muro en el territorio palestino ocupado.

Según el artículo 38 del Estatuto de la CIJ indica que la jurisprudencia internacional no es una fuente del derecho, es decir no crea derecho, sino que es sólo un  medio auxiliar para la determinación de las reglas de derecho .


Últimas noticias

En Vídeo