Internacional

Domingo 21 de diciembre del 2014. Actualizado a las 14h26 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa ALERTA | Las autoridades de Río de Janeiro decretaron estado de emergencia por el histórico aguacero

Brasil: diluvio deja casi un centenar de muertos

Por Efe - Agencia - 7/04/2010


Bomberos remueven, ayer, los escombros para ayudar a víctimas del deslizamiento en la favela Dos Prazeres de Río de Janeiro, ciudad que fue azotada el martes por las peores lluvias en tres décadas que dejaron al menos 95 muertos, destrozaron casas y convi - Ap   Agencia

Bomberos remueven, ayer, los escombros para ayudar a víctimas del deslizamiento en la favela Dos Prazeres de Río de Janeiro, ciudad que fue azotada el martes por las peores lluvias en tres décadas que dejaron al menos 95 muertos, destrozaron casas y convi - Ap Agencia

Río de Janeiro | Efe

Un aguacero de proporciones diluvianas que comenzó en la tarde del lunes y dura ya 24 horas dejó ayer al menos 95 muertos y una decena de desaparecidos en el estado de Río de Janeiro, cuya capital quedó sumida en el más absoluto caos.

El temporal, que en un comienzo estuvo acompañado por vientos de hasta 70 kilómetros por hora en algunas zonas, causó deslizamientos de tierra en numerosas colinas de la ciudad de Río de Janeiro y municipios vecinos que se llevaron por delante humildes viviendas y sepultaron a muchos de sus habitantes.

Según el cuerpo de bomberos, el mayor número de muertos se registra en las ciudades de Niteroi y Sao Gonzalo, vecinas de Río, donde han sido contabilizados 46 fallecimientos hasta ahora.

En la ciudad de Río de Janeiro son 34 las personas que perdieron la vida por derrumbes en los barrios de Andaraí y Jacarepaguá, así como en favelas que ocupan los morros Dos Prazeres, Borel, Dos Macacos y Turano.

El resto de muertes, también por deslizamientos de tierra, se han reportado en otras localidades del estado, como Petrópolis, Nilópolis y Paracambí.

En otras ciudades como Maricá, Cabo Frío y Arraial do Cabo decenas de personas quedaron damnificadas por el vendaval.

La cifra total de fallecidos sube con el paso de las horas y, a juzgar por los informes que llegan sin cesar a la Defensa Civil sobre nuevos deslizamientos y desapariciones, el número de víctimas fatales de esta tragedia seguramente superará el centenar.

El alcalde Eduardo Paes pidió desde temprano a la población que, para evitar males mayores, lo mejor era permanecer en casa.

Con el tráfico de vehículos colapsado, los establecimientos educativos suspendieron las clases, el comercio no abrió las puertas, las empresas funcionaron a media marcha por la disminución de trabajadores y la habitualmente soleada Río de Janeiro estuvo cubierta ayer por un manto gris y prácticamente desierta.

Los gobernantes se han apresurado a culpar de la tragedia a la meteorología y a sus antecesores por permitir el crecimiento desordenado de las favelas en las faldas de los morros de la ciudad que será sede de los Juegos Olímpicos de 2016 y una de las subsedes del Mundial de Fútbol de 2014.

Piden abandonar sus casas

El gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, declaró el estado de emergencia y pidió a quienes viven en zonas consideradas de riesgo de deslizamientos que abandonen sus viviendas para evitar tragedias mayores.


Mientras tanto, el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, apeló a la ayuda divina ante la magnitud del desastre, en una entrevista que dio ayer a dos radios locales.


"Lo único que se puede hacer en este momento es pedirle a Dios que pare un poco la tempestad para que se recupere la normalidad", dijo Lula, quien tuvo que cancelar la mayoría de los compromisos oficiales que tenía en la ciudad.


Según Lula, "Río de Janeiro está preparado para hacer las Olimpiadas (2016), para hacer la Copa del Mundo de Fútbol (2014) con mucha tranquilidad" y señaló que así como en Chile "el pueblo sigue viviendo y construyendo su vida" a pesar de los terremotos, Río volverá a la normalidad.


El temporal afectó también las operaciones de los dos aeropuertos de la ciudad, el Santos Dumont y el internacional Tom Jobim, donde numerosos vuelos fueron cancelados ayer o salieron con considerables atrasos.


Últimas noticias