Local

Jueves 30 de octubre del 2014. Actualizado a las 09h56 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

Cestería, artesanía viva en el tiempo

Por Redacción Central - Los Tiempos - 5/11/2006


egarcia@lostiempos-bolivia.com

Cercado es una OTB de Vinto muy conocida porque sus habitantes se dedicaban a la cestería, una artesanía heredada por las familias de generación en generación. Sólo que, de repente, los vecinos se vieron con una realidad impensable: se acabaron las cañahuecas, la materia prima de las canastitas. Los vinteños arrancaron hasta su última caña, que antes solían cultivarla en algún rincón del terreno. Pero la necesidad de espacios de cultivo y la creciente urbanización hicieron que las cañahuecas entren en extinción. Se acabaron los paisajes en los que los cercadeños remojaban las cañas en las aguas del río Choqopiña, bajo los saucellorones.

Y para reemplazarla, las familias de Cercado tuvieron que recurrir a la tacuara (planta de bambú, de cañas muy resistentes), que se cultiva en el trópico cochabambino. Mayor costo y mayor trabajo.

"Es una tarea difícil, pero qué vamos a hacer tenemos que trabajar", dice María Isabel Maldonado, mientras hace el trenzado a mano de una de las canastas que prepara en un taller improvisado de su domicilio para llevarlas a vender a la ciudad de Cochabamba los miércoles y sábados, días de feria.

"Si las autoridades nos apoyaran, podríamos exportar a otros países", agrega a tiempo de mostrar los trabajos artesanales ya concluidos en el patio de su casa.

A unos pasos de la casa de María Isabel, se encontraba el domicilio de Judith Cuevas, quien, junto con su hermana, prepara 2.000 paneros de tacuara para entregarlos a una de las empresas en la ciudad de La Paz, en cumplimiento a un contrato de hace días.

"Si no fuera por estos contratos, qué sería de nosotros. Por eso muchas personas decidieron irse al extranjero", dice.

Sus pobladores aseguran que es la única actividad rentable para sobrevivir, a pesar que también se dedican a la agricultura, pero con menor importancia por la falta de apoyo de las autoridades municipales y prefecturales.

PREPARAN UNA FERIA

" Las autoridades municipales de Vinto y las 150 familias de Cercado que se dedican a esta actividad organizan la Feria de la Cestería, para el próximo 19 de noviembre.

" Consultado sobre la situación de los artesanos de la cestería, el alcalde de Vinto, Pacífico Otalara, dijo que su gestión impulsará la artesanía en todas sus especialidades a fin de demostrar el potencial turístico de Vinto.

" Según el Alcalde, el equipo municipal elabora un proyecto para presentarlo al Gobierno a fin de buscar la promoción de la cestería en Vinto, tomando en cuenta que en el valle bajo ya no hay muchas regiones que se dedican a la fabricación de canastas.

" También agregó que se buscan contactos exteriores para la exportación. Sin embargo, ninguno de estos proyectos tiene aún los resultados esperados por los pobladores.

Fabrican de todo

Los vecinos de Cercado realizan todo tipo de trabajos: canastas de todo tamaño, floreros, paneros, y últimamente los "cumpleañeros" (canastas pequeñas con agarrador).

Sin embargo, los vecinos se quejan por los precios bajos que les pagan los intermediarios (personas que compran para revender), en relación a meses anteriores que justificaban el costo de la materia prima y las ganancias que obtenían.

Según la vecina Judith Cuevas, antes los intermediarios pagaban entre 2 bolivianos y 2,50 bolivianos por cada cumpleañero. Ahora pagan sólo 1 boliviano por unidad, pese a que ellos lo revenden en 3 bolivianos.

Además, los vecinos de Cercado no quieren llevar sus productos de las canastas a La Cancha, porque la gente quiere comprar a precios regalados. Muchos decidieron abandonar la elaboración de canastas de cañahuecas.



Últimas noticias