Local

Miércoles 03 de septiembre del 2014. Actualizado a las 18h43 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

Colegio tapó caso de filme de violación

Por Redacción Central - Los Tiempos - 7/05/2008


Desde que el vídeo de la violación de una colegiala en el valle alto salió a la luz hace un mes, algunos maestros del establecimiento exigieron a los cuatro alumnos agresores que se vayan del lugar, hostigaron a la víctima para que guarde silencio y se dieron la misión de buscar las copias de la filmación que circulaban entre los estudiantes.

La información la dio una fuente que tuvo contacto directo con la víctima, una adolescente de 15 años, que habría sido abusada por cuatro jóvenes entre 16 y 17 años, que además filmaron el acto mediante un celular. Las copias, después, comenzaron a circular entre los estudiantes.

Sin embargo, algunos docentes que tomaron conocimiento del caso sólo expulsaron a los adolescentes del colegio (sin dar parte a la Policía) y pidieron a la víctima que guarde silencio.

"Más bien agradece que no te vayamos a expulsar", habría sido la frase con que usaron las educadoras, para que desista de denunciar la agresión sexual a la Policía y la Defensoría de la Niñez y Adolescencia.

Sin embargo, la denuncia sí llegó a una Defensoría del valle alto, impulsada por los familiares de la víctima, pese al riesgo de que la estudiante sea apartada del colegio público, al que continúa asistiendo a pesar de las amenazas, según declaró la víctima.

La difusión de los vídeos por teléfonos celulares e Internet tornó la vida de la colegiala en un infierno, debido a que gran parte del pueblo se enteró de la circulación del vídeo, que fue grabado y difundido por los autores de la violación.

En una de las grabaciones, es posible ver incluso a los cuatro agresores luciendo la polera con el sello del colegio, mientras ultrajan a la adolescente. Las imágenes también muestran cómo la colegiala es obligada a sostener relaciones sexuales a plan de latigazos.

Los cuatro estudiantes utilizan sus cinturones para azotarla y la arrastran por el suelo para que acceda. Después del ultraje la adolescente tiene la espalda y los glúteos marcados con llagas frutos de los chicotazos. Pero, además tiene las rodillas y piernas llenas de rasmilladuras, por haber sido arrastrada por sus agresores hacia el lugar en la que abusaron de ella.

2 OCASIONES

Las primeras investigaciones arrojaron que la colegiala fue violada por lo menos en dos ocasiones por sus cuatro compañeros, que estaban en un curso superior. Por ello, presenta secuelas físicas y un trauma psicológico. Actualmente, recibe terapia profesional y asistencia legal en la Defensoría.

En tanto dos de los cuatro agresores escaparon. La Policía sólo logró detener a dos de los sospechosos de 17 y 18 años, que fueron recluidos en una cárcel pública, debido a que ya tienen edad imputable y pueden responder ante la ley.

Los jóvenes escaparon después de que las profesoras se enteraron y les dijeron: "Mejor váyanse de aquí, porque van a tener problemas", expresó una persona que accedió al testimonio de la adolescente a los pocos días de la última violación, en la que notó que la víctima todavía tenía residuos de semen pese a que habían transcurrido varios días desde el vejamen.



Últimas noticias