Local

Miércoles 03 de septiembre del 2014. Actualizado a las 18h43 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

Cuando las heces se vuelven luz, gas y fertilizante natural

Por Redacción Central - Los Tiempos - 16/11/2008


las cocinas ecológicas | Candelaria Rojas, de la comunidad Caico, cocina con el gas producido por el biodigestor. - Redacción Central Los Tiempos

las cocinas ecológicas | Candelaria Rojas, de la comunidad Caico, cocina con el gas producido por el biodigestor. - Redacción Central Los Tiempos

stema que extrae gas del estiércol y de heces humanas, que se conecta de modo sencillo hasta su cocina a través de tuberías. Y ahora ella dice que puede cocinar con comodidad, en apenas dos horas, y que sus vecinos no creen que esa gran bolsa de plástico que cuelga del techo le dé gas no sólo para cocinar, sino también para hacer funcionar sus lámparas y el refrigerador, y que hasta le provea fertilizante orgánico.  Los vecinos vienen a preguntar de dónde ha salido , dice Norma.

Como el caso de Norma, desde 2000, más de 200 familias de los municipios de Mizque, Punata, Sacaba, Quillacollo, Tiquipaya, Tiraque, Colomi y Sipe Sipe, gozan de luz, combustible y hasta alcantarillado gracias a las facilidades que brindan estos sistemas de biodigestión anaeróbica concebidos por Tecnologías para el Desarrollo (TED) y difundidos por Tecatelma, una organización que busca transformar la basura doméstica en biogás.

El presidente de TED, Oliver Campero, explica que los biodigestores son una grandes bolsas de un plástico especial (PVC), con un tubo ancho a cada extremo, también de plástico, formando un contenedor de gran tamaño que se deposita en una zanja preparada especialmente y con determinadas medidas. A ambos lados de los tubos se construyen pozas más pequeñas, donde el excremento se  carga junto con agua, por un lado, y por el otro sale convertido en biol o fertilizante orgánico. Al medio de la bolsa, se abre un orificio para que el gas metano, producido por la fermentación del excremento en ausencia de oxígeno (anaerobio), viaje por una tubería hasta otro depósito de plástico que cuelga del techo de la cocina como una garrafa gigante, a la que se conectan otras dos tuberías que serán los quemadores de la  cocina .

Campero señala que la cocina también fue mejorada, ya que las  hornillas se fabrican con cerámica refractaria y ladrillo, forrados con barro, estiércol de burro y paja, lo que hace que sean resistentes. El mantenimiento es sencillo y con materiales locales fáciles de hallar.

Letrina ecológica

Para suplir la falta de alcantarillado en el área rural y eliminar la contaminación por gases, la tubería del inodoro también puede ser conectada a un biodigestor.  Así, se eliminan los residuos humanos, que son un foco infeccioso, y se disminuye el efecto invernadero ocasionado por la contaminación por gases , dice Campero y añade que los residuos de gas metano (producido por heces secadas al aire) contaminan 24 veces más que el gas de un automóvil.

Algunas precauciones

Los sistemas de biodigestión deben estar distantes máximo 50 metros de la vivienda, dependiendo si el uso es doméstico o industrial. Se debe evitar que haya árboles cerca para que las raíces no perforen el contenedor de plástico y la zanja de depósito debe ser alisada y cubierta con bolsas de yute.

El costo para uno de estos biogestores varía según el tamaño, de 240 a 800 dólares, aunque actualmente el Programa de Apoyo Rural (PAR) del Gobierno y Tecatelma, subvencionan más de la mitad del costo.

Una vaca por un biodigestor

La preocupación porque los sistemas de biodigestión sean accesibles a las comunidades más lejanas, llevó a Tecnologías para el Desarrollo (TED) y Tecatelma a idear no sólo la preparación de un  kit , que incluye manual y materiales para fabricar el sistema, sino también a pensar en la posibilidad del trueque como alternativa ante el crédito bancario.

 En la mentalidad campesina existe la idea del ahorro en especie porque quienes tienen un excedente lo reinvierten en ganado o tierras, por lo que el trueque de un biodigestor por una cabeza de ganado, o cualquier intercambio de servicios o productos, es una solución que estamos madurando , afirma el presidente de TED, Oliver Campero.



Últimas noticias