Local

25 de octubre del 2014. Actualizado a las 20h02 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa “Evi­den­te­men­te de­ja­mos el te­ma del agua. Na­die se iba a mo­rir de sed y po­día­mos de­jar el asun­to en sta­tu quo pa­ra de­di­car­nos al te­ma del gas, la ba­su­ra, la or­ga­ni­za­ción de las tra­ba­ja­do­ras se­xua­les y la de­fen­sa de la in­du

Cochabamba ganó la guerra y perdió el agua

Por Gisela Alcócer Caero - Los Tiempos - 5/04/2009


Manifestaciones en abril de 2000. - Redacción central   Los Tiempos

Manifestaciones en abril de 2000. - Redacción central Los Tiempos

El año 2000, los co­cha­bam­bi­nos ga­na­ron en la Gue­rra del Agua, pe­ro per­die­ron en la épo­ca de paz. Nue­ve años des­pués del con­flic­to que mar­có el ini­cio de los cam­bios po­lí­ti­cos ocu­rri­dos en to­do el país, la ciu­dad tie­ne más pro­ble­mas de agua que en esa épo­ca por un dé­fi­cit de 23 mi­llo­nes de bo­li­via­nos, que pro­vo­ca una vir­tual quie­bra téc­ni­ca de Se­ma­pa y por­que au­men­tó la can­ti­dad de po­bla­ción en la ciu­dad, aun­que dis­mi­nu­ye­ron las fuen­tes de abas­te­ci­mien­to.


La Gue­rra del Agua se de­sa­tó en fe­bre­ro y abril de 2000 y en­fren­tó a po­bla­do­res del cam­po y la ciu­dad con el go­bier­no del en­ton­ces pre­si­den­te Hu­go Ban­zer, que im­pul­só la pri­va­ti­za­ción de Se­ma­pa y el al­za de las ta­ri­fas. Los en­fren­ta­mien­tos de­ja­ron cien­tos de he­ri­dos y un muer­to: Víc­tor Hu­go Da­za, un es­tu­dian­te de 17 años al que le lle­gó pro­ba­ble­men­te la ba­la de un fran­co­ti­ra­dor fil­ma­do por la red PAT.


El con­flic­to se con­vir­tió en un hi­to po­lí­ti­co con gran tras­cen­den­cia na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, que lle­vó a otros es­ce­na­rios po­lí­ti­cos a los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas y pro­vo­có la mo­di­fi­ca­ción de la Ley del Agua y del mo­de­lo eco­nó­mi­co, de­ri­van­do en la na­cio­na­li­za­ción de las pe­tro­le­ras ins­ta­la­das en Bo­li­via y la prin­ci­pal em­pre­sa de te­le­fo­nía. Sin em­bar­go, el pro­ble­ma que de­sa­tó la con­fron­ta­ción con­ti­núa sin so­lu­ción, pues Co­cha­bam­ba tie­ne me­nos agua que ha­ce nue­ve años.


Se­ma­pa tie­ne pa­ra­li­za­dos 7,7 mi­llo­nes de bo­li­via­nos y 6 mi­llo­nes de dó­la­res en 31 jui­cios de con­ci­lia­ción y ar­bi­tra­je, que re­fle­jan só­lo una par­te de los pro­ble­mas que cau­só la co­rrup­ción in­con­tro­la­da que go­ber­nó es­ta en­ti­dad du­ran­te la úl­ti­ma dé­ca­da. El nue­vo ge­ren­te de es­ta em­pre­sa, Leo­nar­do Ana­ya, ex­pli­ca que la em­pre­sa mu­ni­ci­pal “se ha ma­ne­ja­do co­mo se han ma­ne­ja­do las em­pre­sas del Es­ta­do. Co­mo si fue­ran em­pre­sas pa­ra be­ne­fi­cio pro­pio de eje­cu­ti­vos y de em­plea­dos. No so­la­men­te no se han for­ma­do cua­dros de pro­fe­sio­na­les y de téc­ni­cos que ma­ne­jen la em­pre­sa de for­ma efi­cien­te, si­no que han mal­gas­ta­do y mal uti­li­za­do los re­cur­sos”.


El prin­ci­pal por­ta­voz de la Coor­di­na­do­ra del Agua, que or­ga­ni­zó la pro­tes­ta so­cial, Ós­car Oli­ve­ra, ad­mi­te que fa­lló el con­trol so­cial que de­bía efec­tuar­se so­bre la em­pre­sa mu­ni­ci­pal del agua. “No hu­bo la con­cien­cia su­fi­cien­te de los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes de la Coor­di­na­do­ra pa­ra com­pren­der el rol his­tó­ri­co de es­ta en­ti­dad y ac­tuar en re­ci­pro­ci­dad con el es­fuer­zo de la gen­te pa­ra que ten­ga agua”, di­ce.


El so­ció­lo­go del Cen­tro de Es­tu­dios Su­pe­rio­res Uni­ver­si­ta­rios (CE­SU), Car­los Cres­po, sos­tie­ne que a pe­sar de que el mo­de­lo pri­va­do no fun­cio­na pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les, con lo que ocu­rrió en Se­ma­pa que­dó de­mos­tra­do que “tam­po­co fun­cio­na el mo­de­lo es­ta­tal clá­si­co y el de­sa­fío con­ti­núa sien­do cons­truir otros mo­de­los de ad­mi­nis­tra­ción del Agua”. “Lo que ocu­rrió en Co­cha­bam­ba es el ejem­plo a no se­guir, por­que el sis­te­ma de con­trol so­cial fue ine­fi­cien­te pa­ra me­jo­rar la ges­tión y de­mues­tra que re­pre­sen­tan­tes de la so­cie­dad ci­vil, aun­que sean ma­yo­ría en el di­rec­to­rio, no ga­ran­ti­zan que ha­brá una po­lí­ti­ca que sa­tis­fa­ga las ne­ce­si­da­des de los usua­rios”, ex­pli­ca.


Los re­sul­ta­dos que de­jó  la Gue­rra del Agua, se­gún Cres­po, son un re­fle­jo del “dra­ma bo­li­via­no” por el que pa­san los mo­vi­mien­tos so­cia­les y los pro­ce­sos de cam­bio en el país. “En Bo­li­via so­mos ex­per­tos, te­ne­mos una al­ta ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción de la gen­te pa­ra en­fren­tar­se y re­sis­tir im­po­si­cio­nes, pe­ro el gran dra­ma vie­ne el día des­pués”.

De mal en peor
Es­te año, Se­ma­pa per­de­rá una de sus fuen­tes de agua sub­te­rrá­nea: los po­zos de El Pa­so, que, por un con­ve­nio, de­ben ser de­vuel­tos a Qui­lla­co­llo. Ade­más, sus em­bal­ses no se lle­na­ron ni si­quie­ra al 50 por cien­to. Am­bos fe­nó­me­nos pro­vo­ca­ran una ra­cio­na­li­za­ción de la do­ta­ción del agua, por lo me­nos a la mi­tad de lo que se en­tre­ga­ba has­ta hoy.


Se­gún Cres­po, la de­ba­cle de Se­ma­pa em­pe­zó con la pri­me­ra ges­tión que su­ce­dió a la Gue­rra del Agua, pues su ge­ren­te, Jor­ge Al­va­ra­do, ac­tual res­pon­sa­ble de ne­go­cios de Bo­li­via en Ve­ne­zue­la y ex pre­si­den­te de Ya­ci­mien­tos Pe­tro­lí­fe­ros Fis­ca­les Bo­li­via­nos (YPFB), “por la for­ma co­mo la ma­ne­jo, ya que ol­vi­dó las ideas ini­cia­les de trans­pa­ren­tar la ges­tión pú­bli­ca e in­tro­du­cir cri­te­rios más efi­cien­tes de ges­tión del agua, pues hi­zo que la ad­mi­nis­tra­ción de Se­ma­pa sea un he­cho po­lí­ti­co”.


Tras es­ta crí­ti­ca si­tua­ción, exis­ten po­cas es­pe­ran­zas de que es­te go­bier­no me­jo­re la si­tua­ción ac­tual, pues, se­gún Oli­ve­ra, el Pre­si­den­te y el Vi­ce­pre­si­den­te del país ”se acuer­dan de la Gue­rra del Agua cuan­do les con­vie­ne, pe­ro ellos sur­gie­ron de ese con­flic­to. Có­mo es po­si­ble que ig­no­ren es­te he­cho en el Go­bier­no y no le den a Se­ma­pa la po­si­bi­li­dad de con­ver­tir­se en una em­pre­sa que sir­va a la po­bla­ción”, de­cla­ra.

Los líderes olvidaron la causa

Coor­di­na­do­ra
In­ten­tó con­ver­tir­se en un mo­vi­mien­to na­cio­nal con otras de­man­das y só­lo se des­gas­tó en ese pro­ce­so.
Evo Mo­ra­les
Lo­gró em­pe­zar a te­jer una alian­za con sec­to­res ur­ba­nos y es­te tra­ba­jo le per­mi­tió ga­nar en 2005

Problema estructural

El ge­ren­te de Se­ma­pa, Leo­nar­do Ana­ya, ex­pli­có que el pro­ble­ma del agua en Co­cha­bam­ba es tan téc­ni­co que nun­ca se re­sol­ve­rá po­lí­ti­ca­men­te, ra­zón por la cual con­si­de­ra que las co­sas no ha­brían me­jo­ra­do con una em­pre­sa pri­va­da, de­bi­do a que la au­sen­cia de agua se pro­vo­ca por­que cre­cen los usua­rios mien­tras que las fuen­tes de agua se man­tie­nen igual.


“Na­die po­dría ga­ran­ti­zar que con una em­pre­sa pri­va­da se hu­bie­ra so­lu­cio­na­do el pro­ble­ma del agua en Co­cha­bam­ba por­que una em­pre­sa pri­va­da se ha­bría que­da­do con una pe­que­ña área de ser­vi­cios a la cual po­dría aten­der efi­cien­te­men­te con el agua”, di­jo y ex­pli­có que Se­ma­pa, que re­ci­bió a tra­vés del con­tra­to de con­ce­sión un área de 5 mil hec­tá­reas, a los po­cos me­ses re­ci­bió 10 mil hec­tá­reas adi­cio­na­les. “Te­ne­mos que aten­der a 15 mil hec­tá­reas con una can­ti­dad de agua li­mi­ta­da por­que los re­cur­sos hí­dri­cos no han cre­ci­do, se­gui­mos con las mis­mas fuen­tes tan­to en el agua sub­te­rrá­nea co­mo en las fuen­tes su­per­fi­cia­les. Pe­ro he­mos tri­pli­ca­do nues­tra de­man­da”.


Ana­ya, sin em­bar­go, ase­gu­ró que una pri­va­da ha­bría tra­ba­ja­do con más efi­cien­cia pa­ra que no ha­ya pér­di­das en la red, pa­ra de­tec­tar las co­ne­xio­nes clan­des­ti­nas y pa­ra con­tro­lar la deu­da en mo­ra.

Frases

No­so­tros (los di­ri­gen­tes de la coor­di­na­do­ra) no creía­mos que íba­mos a ga­nar la Gue­rra del Agua, pe­ro la gen­te si, o sea que te­nía­mos que se­guir y de­cir­les que no­so­tros tam­bién creía­mos.
Os­car Oli­ve­ra

No fue un error. Los co­cha­bam­bi­nos nos ade­lan­ta­mos a la his­to­ria. Por­que es­to ha re­per­cu­ti­do a ni­vel mun­dial y se em­pe­zó a ha­blar en La­ti­noa­mé­ri­ca y en Eu­ro­pa, que el agua tie­ne que lle­gar a to­dos y en el me­nor pre­cio po­si­ble.
Leo­nar­do Ana­ya

Es el pun­to de in­fle­xión de un pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas po­lí­ti­cas y des­de ahí co­mien­za a tras­ta­bi­llar el mo­de­lo.
Re­né Ore­lla­na

La “Guerra del Agua” generó nuevos liderazgos que hoy gobiernan el país

En 2000 fue el salto del escenario cochabambino hacia el nacional

La Gue­rra del Agua fue una ca­ta­pul­ta pa­ra que mu­chos di­ri­gen­tes sin­di­ca­les de Co­cha­bam­ba sal­ten al es­ce­na­rio po­lí­ti­co na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal y cons­tru­yan las pro­pues­tas po­lí­ti­cas vi­gen­tes ac­tual­men­te. Se­gún al­gu­nos ana­lis­tas, el con­flic­to re­gis­tra­do en 2000 sir­vió en­tre otras co­sas pa­ra que Evo Mo­ra­les se­du­je­ra al elec­to­ra­do ur­ba­no de Co­cha­bam­ba, des­pués de que lle­va­ra al 40 por cien­to de las ba­ses co­ca­le­ras a sus­ten­tar los en­fren­ta­mien­tos en las ca­lles de la ciu­dad.


“Los lí­de­res que en­ca­be­za­ron la gue­rra del agua pa­sa­ron de la re­cu­pe­ra­ción del re­cur­so agua a con­ver­tir­se en po­lí­ti­cos de ca­rre­ra y se ol­vi­da­ron de su ori­gen. El agua de­jó de ser im­por­tan­te y em­pe­za­ron a per­se­guir el po­der po­lí­ti­co”, di­jo el ge­ren­te de Se­ma­pa, Leo­nar­do Ana­ya, quien ase­gu­ró que en esa épo­ca “la Coor­di­na­do­ra po­día ha­ber ma­ne­ja­do Se­ma­pa, qui­zás se asus­ta­ron”.


Es­ta afir­ma­ción fue con­fir­ma­da por Oli­ve­ra, quien ad­mi­tió que los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes de la Coor­di­na­do­ra se li­ga­ron a los go­bier­nos y los par­ti­dos que pre­ce­die­ron a es­te fe­nó­me­no so­cial. “Gon­za­lo Mal­do­na­do fue vi­ce­mi­nis­tro de Sán­chez de Lo­za­da, So­ria tam­bién, igual que Omar Fer­nán­dez y Ga­briel Her­bas que aho­ra son le­gis­la­do­res del MAS”, ex­pli­có.


Pe­ro, las puer­tas del es­ce­na­rio po­lí­ti­co na­cio­nal no só­lo se abrie­ron pa­ra los prin­ci­pa­les lí­de­res de la Coor­di­na­do­ra, pues tam­bién uno de los alia­dos ru­ra­les, Evo Mo­ra­les, que te­nía mu­cha acep­ta­ción en su sec­tor, pe­ro po­ca lle­ga­da a la ur­be, em­pe­zó a te­jer la an­sia­da alian­za que cin­co años des­pués le dio un triun­fo elec­to­ral con el 54 por cien­to de res­pal­do. “Los co­ca­le­ros vi­vían en las zo­nas pe­riur­ba­nas y no te­nían agua, por eso ayu­da­ron. Es­te sec­tor nos dio una gran en­se­ñan­za so­bre co­mo en­fren­tar­nos a la re­pre­sión po­li­cial, te­nían más ex­pe­rien­cia”, di­jo Oli­ve­ra, quien ade­más re­cor­dó que la se­de de los co­ca­le­ros es­ta­ba en el edi­fi­cio fa­bril y que los co­ca­le­ros tie­nen una deu­da por dos años de al­qui­ler.


El lí­der fa­bril tam­bién re­sal­tó la par­ti­ci­pa­ción del vi­ce­pre­si­den­te en es­te even­to. “Ál­va­ro es­cu­cha­ba mu­cho a la gen­te y es­cri­bía li­bros. In­ves­ti­ga­ba muy bien y en la gue­rra del Agua en­ten­dió lo que la gen­te que­ría”. Tam­bién re­cor­dó que otros que apo­ya­ron a la Coor­di­na­do­ra fue­ron Re­né Ore­lla­na, Pa­blo So­lón y Ale­jan­dro Al­ma­raz.


Nue­ve años des­pués del en­fren­ta­mien­to, Oli­ve­ra ase­gu­ra que des­pués de las elec­cio­nes de 2005, Mo­ra­les y Gar­cía Li­ne­ra “fue­ron pa­ra trans­for­mar el Es­ta­do, pe­ro ni si­quie­ra pue­den ad­mi­nis­trar­lo, de­ja­ron que el Es­ta­do los trans­for­me a ellos”.
La relación entre Olivera y Morales se quebró en enero de 2006, cuando el fabril rechazó formar parte del Gabinete.

Figuras políticas de Coordinadora

El so­ció­lo­go Car­los Cres­po ase­gu­ró que los por­ta­vo­ces de la Coor­di­na­do­ra se con­vir­tie­ro­nen fi­gu­ras po­lí­ti­cas de los par­ti­dos ac­tua­les. Di­jo que só­lo Ós­car Oli­ve­ra en­ten­dió que es­tar fue­ra de los par­ti­dos es su for­ta­le­za, por­que in­ter­na­cio­nal­men­te es una fi­gu­ra vi­gen­te pa­ra mo­vi­mien­tos con­tra la mer­can­ti­li­za­ción del agua.


“Evo Mo­ra­les, con el ol­fa­to que le ca­rac­te­ri­za mo­vi­li­zó a las ba­ses co­ca­le­ras pa­ra sos­te­ner el con­flic­to. En fe­bre­ro de 2000 la mo­vi­li­za­ción se es­ta­ba ca­yen­do y só­lo los co­ca­le­ros ha­cían ac­cio­nes di­rec­tas en la ciu­dad y man­tu­vie­ron el con­flic­to has­ta que el Go­bier­no me­tió la pa­ta, eso le dio le­gi­ti­mi­dad pos­te­rior­men­te”.

Óscar Olivera

“Semapa pasó a ser propiedad del partido”

El dirigente fabril reconoce que el problema del agua pasó a segundo plano

El prin­ci­pal vo­ce­ro de la Coor­di­na­do­ra del Agua ad­mi­tió que pa­ra los or­ga­ni­za­do­res del con­flic­to de 2000 el agua pa­só a se­gun­do pla­no y se prio­ri­zó la ac­ción po­lí­ti­ca, lo que pro­vo­có que el pro­ble­ma que unió a los co­cha­bam­bi­nos se em­peo­ra­ra en la ciu­dad.  De­nun­ció es­tar de­cep­cio­na­do del ac­tual Go­bier­no, al que acu­sa de no ha­ber en­ten­di­do el men­sa­je que de­jó la Gue­rra del Agua.
¿Có­mo que­dó Co­cha­bam­ba y Se­ma­pa nue­ve años des­pués de la Gue­rra del Agua?


No po­de­mos te­ner una vi­sión li­mi­ta­da de lo que ocu­rrió en 2000 ha­blan­do só­lo del te­ma del agua. El mo­ti­vo fun­da­men­tal de mo­vi­mien­to po­pu­lar fue el agua, pe­ro las con­se­cuen­cias pos­te­rio­res tie­nen que ver con lo que es­tá ocu­rrien­do hoy en el país, por­que fre­nó una po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de ena­je­na­ción de nues­tros re­cur­sos na­tu­ra­les y tam­bién fue el quie­bre de un sis­te­ma po­lí­ti­co en el que exis­tía un mo­no­po­lio de las de­ci­sio­nes con­cen­tra­da en cua­tro per­so­nas.


¿La es­ta­ti­za­ción de Se­ma­pa tu­vo bue­nos re­sul­ta­dos?
La gue­rra del Agua re­cla­ma­ba un nue­vo ti­po de ges­tión en las em­pre­sas pú­bli­cas, que no es una ges­tión co­mo la que se dio en Se­ma­pa y aho­ra se es­tá dan­do en Ya­ci­mien­tos o en En­tel, en to­das las em­pre­sas es­ta­ta­les, que pa­sa­ron de una pro­pie­dad pri­va­da a ser pro­pie­dad del par­ti­do de go­bier­no. Es no es na­cio­na­li­za­ción, es una de­ma­go­gia.


¿Có­mo es­tá Se­ma­pa nue­ve años des­pués?
Tan mal, o peor que en 2000. No hay me­jo­ra. No por­que la gen­te sea ma­la, lo que pa­sa es que la ins­ti­tu­cio­na­li­dad es­ta­tal es pro­cli­ve a que las co­sas no se ha­gan de ma­ne­ra trans­pa­ren­te, a que se ro­be, a que la gen­te se vuel­va co­rrup­ta.


¿Por qué la Coor­di­na­do­ra no se hi­zo car­go de la ad­mi­nis­tra­ción de Se­ma­pa?
Las nor­mas que se nos han im­pues­to lo im­pe­dían. Abren las puer­tas a que al­gu­nos co­no­ci­dos de­lin­cuen­tes sean ge­ren­tes de Se­ma­pa por­que uno de los re­qui­si­tos pa­ra ocu­par ese car­go son los años de ex­pe­rien­cia en en­ti­da­des es­ta­ta­les. Se­ma­pa vol­vió a ser par­te del Mu­ni­ci­pio.


¿El Mu­ni­ci­pio ad­mi­nis­tró bien Se­ma­pa?
Se­ma­pa vol­vió a ser par­te del Mu­ni­ci­pio y aun­que no quie­ro re­fe­rir­me di­rec­ta­men­te al Al­cal­de, hay cier­tos fun­cio­na­rios de al­ta je­rar­quía a los cua­les ha de­le­ga­do el Al­cal­de, que son par­te de la ma­fia que se ha ins­ta­la­do en Se­ma­pa. Ade­más el sin­di­ca­to de tra­ba­ja­do­res no han te­ni­do la ca­pa­ci­dad, no com­pren­dió el de­sa­fío his­tó­ri­co y po­lí­ti­co que te­nían. Se apla­zó y has­ta aho­ra no en­tien­den la im­por­tan­cia po­lí­ti­ca a ni­vel mun­dial y ade­más hay cla­nes fa­mi­lia­res que se es­tán de­di­can­do a li­qui­dar la em­pre­sa.


¿Qué opi­na de la si­tua­ción fi­nan­cie­ra y el dé­fi­cit de 23 mi­llo­nes de Se­ma­pa?
La si­tua­ción fi­nan­cie­ra es mu­cho más gra­ve que la el año 2000. No soy eco­no­mis­ta, pe­ro me doy cuen­ta de lo de­li­ca­do de la si­tua­ción pro­vo­ca­da por la co­rrup­ción y por­que el Es­ta­do no asu­mió las deu­das que de­jó Aguas del Tu­na­ri. Ade­más no hay una ca­pa­ci­dad de ges­tión que le per­mi­ta a Se­ma­pa for­ta­le­cer­se.


¿Quién tie­ne la cul­pa de la si­tua­ción de Se­ma­pa?
Una bue­na par­te de res­pon­sa­bi­li­dad te­ne­mos no­so­tros, co­mo po­bla­ción ci­vil. La Coor­di­na­do­ra no tu­vo la ca­pa­ci­dad de man­te­ner a la po­bla­ción or­ga­ni­za­da de tal for­ma que la mo­vi­li­za­ción se man­ten­ga y ten­ga la po­si­bi­li­dad de em­pu­jar Se­ma­pa. Nos de­di­ca­mos a otra co­sa y de­ja­mos de pro­po­ner, or­ga­ni­zar­nos y mo­vi­li­zar­nos y en­tre­ga­mos nues­tra em­pre­sa a unos cuan­tos fun­cio­na­rios que só­lo se de­di­ca­ron a en­ri­que­cer­se.

Testimonios

“De nada sirvió”

Fue­ron ac­ti­tu­des po­lí­ti­cas que tu­vie­ron los re­sul­ta­dos que to­dos co­no­ce­mos. Se­ma­pa no es una ins­ti­tu­ción que ten­ga la ca­pa­ci­dad de brin­dar un ser­vi­cio a la po­bla­ción en eso es­ta­mos cla­ros. No hay red en to­da la ciu­dad y ya de­bía ser una ins­ti­tu­ción que sir­va no so­la­men­te a la pro­vin­cia Cer­ca­do si­no que sir­va a las di­fe­ren­tes pro­vin­cias. He­mos vis­to la si­tua­ción de cri­sis en la que se es­tá de­ba­tien­do esa em­pre­sa, en­ton­ces de na­da sir­vió tan­ta con­fron­ta­ción y to­do lo que se dio en ese mo­men­to.


Se hi­zo un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co y to­do que­dó tal co­mo era. Yo era Al­cal­de y re­cu­pe­ra­mos en un jui­cio en la Cor­te Su­pre­ma pa­ra que Se­ma­pa vuel­va a ser de la mu­ni­ci­pa­li­dad, por­que se dio es­ta ce­sión en lo que era el Mi­nis­te­rio de Ur­ba­nis­mo y Vi­vien­da y lo­gra­mos re­cu­pe­rar pa­ra la Al­cal­día.


Los erro­res han si­do to­dos los pro­ce­di­mien­tos que des­pués se han da­do y ahí lo que cuen­ta son los re­sul­ta­dos y la po­bla­ción tie­ne que ver los re­sul­ta­dos.


Es­cu­cha­ba que va a ha­ber una nue­va ra­cio­na­li­za­ción del agua y se­ría muy gra­ve que es­to su­ce­da cuan­do ya de­be­ría es­tar fun­cio­nan­do el pro­yec­to Mi­si­cu­ni.


Son va­rios los cul­pa­bles. He­mos pe­lea­do to­dos los co­cha­bam­bi­nos y si va a ha­ber Mi­si­cu­ni es por to­dos los co­cha­bam­bi­nos, por­que in­clu­si­ve tra­ta­ron de ba­jar la re­pre­sa a 85 me­tros y más bien con to­do el apo­yo que se dio a la po­bla­ción y con los re­cur­sos que se han en­tre­ga­do a la Pre­fec­tu­ra que es­tán en la cuen­ta de Mi­si­cu­ni ya de­beía es­tar avan­zan­do ese pro­yec­to que se ha lo­gra­do re­cu­pe­rar al pro­yec­to ini­cial de la re­pre­sa y del Pro­yec­to Múl­ti­ple Mi­si­cu­ni.

Manfred Reyes Villa | Ex Alcalde de Cochabamba

“No hubo control”

La Gue­rra del Agua tu­vo un ob­je­to: re­cu­pe­rar una em­pre­sa de lu­cro pri­va­da que dé agua a la po­bla­ción, pa­ra que el agua cum­pla una fun­ción so­cial, que es lo que di­ce aho­ra la nue­va Cons­ti­tu­ción en for­ma pre­ci­sa.


Son nue­ve años que han trans­cu­rri­do y Se­ma­pa no ha te­ni­do la ca­pa­ci­dad de for­mar pro­fe­sio­na­les en nin­gu­na de las áreas, ni en la ad­mi­nis­tra­ti­va, fi­nan­cie­ra ni téc­ni­ca. Per­so­nal que pue­da ma­ne­jar una em­pre­sa de la na­tu­ra­le­za de una em­pre­sa de ser­vi­cios de agua po­ta­ble y al­can­ta­ri­lla­do que son ser­vi­cios bá­si­cos


No hu­bo me­ca­nis­mos de con­trol ni ho­nes­ti­dad en nues­tros eje­cu­ti­vos y prue­ba de eso es que te­ne­mos un mon­tón de obras, que han cos­ta­do mu­cho di­ne­ro y nin­gu­na fun­cio­na.


Co­mo la plan­ta Ta­qui­ña y los tan­ques Ichu­ko­llo y 10 de Fe­bre­ro que son obras que tie­nen un sen­ti­do, no es que se las han in­ven­ta­do y de­be­rían cum­plir un rol, pe­ro pa­re­ce­ría que la fi­na­li­dad fue sim­ple­men­te la de lle­var ade­lan­te el pro­ce­so de li­ci­ta­ción, por­que has­ta la con­tra­ta­ción no­ta­mos que ha ha­bi­do por el me­dio co­mi­sio­nes y has­ta ahí se aca­bó. No hu­bo un se­gui­mien­to apro­pia­do, son obras que es­tán in­con­clu­sas y que cos­ta­ron más de lo que pre­su­pues­ta­ron. Po­ner­las en fun­cio­na­mien­to va a cos­tar un di­ne­ro adi­cio­nal que Se­ma­pa no tie­ne. Se han he­cho li­ci­ta­cio­nes y to­das las obras se han in­cre­men­ta­do in­clu­so en 43 por cien­to.
¿Có­mo pue­de ser efi­cien­te una em­pre­sa así? Da ver­güen­za ha­blar con ins­ti­tu­cio­nes co­mo el BID por­que ellos han da­do los re­cur­sos pa­ra for­ta­le­ci­mien­to ins­ti­tu­cio­nal, se ha sa­ca­do un mon­tón de gen­te, pe­ro se la ha vuel­to a con­tra­tar des­pués de ha­ber­la in­dem­ni­za­do.

Leonardo Anaya | Gerente General de Semapa

ANÁLISIS

“El mundo vio el hecho... pero fue bandera para otros”

Un mo­vi­mien­to pue­de ser im­por­tan­te por­que se con­vier­te en ban­de­ra pa­ra otros sin im­por­tar si sus de­man­das fue­ron sa­tis­fe­chas o si la ca­li­dad de vi­da de los que se mo­vi­li­za­ron em­peo­ró o me­jo­ró efec­ti­va­men­te. Al­go así su­ce­dió con la Gue­rra del Agua.

Al mar­gen de los efec­tos po­si­ti­vos o ne­ga­ti­vos que ha­ya al­can­za­do en la ca­li­dad del ser­vi­cio de agua po­ta­ble o en la ges­tión del re­cur­so agua en Co­cha­bam­ba, de­ce­nas de li­bros, ar­tí­cu­los y li­bros de in­ves­ti­ga­ción y de tes­ti­mo­nio, do­cu­men­ta­les au­dio­vi­sua­les y no­ti­cias se de­di­ca­ron en to­do el mun­do a la Gue­rra del Agua. Gen­te que des­co­no­ce dón­de es­tá Bo­li­via sa­be que aquí hu­bo una gran mo­vi­li­za­ción po­pu­lar que de­ri­vó en la res­ci­sión de la con­ce­sión del ser­vi­cio de agua de la ciu­dad. Es di­fí­cil en­con­trar una pu­bli­ca­ción so­bre ca­sos de lu­chas con­tra las trans­na­cio­na­les o la pri­va­ti­za­ción cor­po­ra­ti­va de los ser­vi­cios bá­si­cos que no in­clu­ya de al­gu­na ma­ne­ra la gue­rra del agua. Es­ta gue­rra pu­so a Bo­li­via en el ma­pa de los mo­vi­mien­tos an­ti­glo­ba­li­za­ción. Y es­to se de­be tam­bién al mo­men­to en que su­ce­dió; se es­ta­ban ar­ti­cu­lan­do las re­des de ac­ti­vis­tas a es­ca­la mun­dial y el pro­ble­ma de la ges­tión del agua es­ta­ba ad­qui­rien­do otra im­por­tan­cia mun­dial. No de­be ol­vi­dar­se que la Coor­di­na­do­ra se creó en no­viem­bre de 1999, de ma­ne­ra prác­ti­ca­men­te si­mul­tá­nea a la fa­mo­sa “Ba­ta­lla de Seat­tle”, que de­fi­nió los con­tor­nos del de­no­mi­na­do mo­vi­mien­to por la jus­ti­cia glo­bal, y que en mar­zo de 2000 se ha­bía rea­li­za­do el se­gun­do Fo­ro Mun­dial del Agua. Des­pués, ven­drían los fo­ros so­cia­les, en los que la ex­pe­rien­cia co­cha­bam­bi­na tam­bién fue di­fun­di­da.


Se­ña­lo un ejem­plo de la im­por­tan­cia glo­bal de la Gue­rra del Agua. En un co­no­ci­do li­bro de­no­mi­na­do Glo­ba­li­za­ción des­de aba­jo. El po­der de la so­li­da­ri­dad, es­cri­to por Tim  Cos­te­llo, Je­remy Bre­cher y Bren­dan Smith, se ha­bla de la es­tra­te­gia de Li­li­put, que alu­de a la coor­di­na­ción en­tre mo­vi­li­za­ción lo­cal y so­li­da­ri­dad glo­bal, en ana­lo­gía con la in­mo­vi­li­za­ción del gi­gan­te Gu­lli­ver por los di­mi­nu­tos po­bla­do­res de una is­la ima­gi­na­ria. El pri­mer ejem­plo de la efec­ti­vi­dad de es­ta es­tra­te­gia es la gue­rra del agua de Co­cha­bam­ba.


Ha­ce nue­ve años, de he­cho, se dio una ac­ción coor­di­na­da en­tre la mo­vi­li­za­ción lo­cal en las ca­lles —con­tra Aguas del Tu­na­ri y el Go­bier­no— y la so­li­da­ri­dad de ac­ti­vis­tas de otros paí­ses, so­bre to­do de Es­ta­dos Uni­dos, en In­ter­net y ma­ni­fes­ta­cio­nes pú­bli­cas —con­tra la trans­na­cio­nal Bech­tel—. Al mar­gen del im­pac­to de es­ta ac­ción en los acon­te­ci­mien­tos, y de lo que pa­só en es­tos nue­ve años, la gue­rra del agua es­tá ya en la me­mo­ria de ac­ti­vis­tas de to­das par­tes del mun­do.

Eduardo Córdova | Sociólogo del CESU

Los dilemas de Semapa

virtual quiebra

Déficit de Bs 23 millones

En los úl­ti­mos dos años se ha acu­mu­la­do un dé­fi­cit de ca­ja de 23 mi­llo­nes de bo­li­via­nos que de­ja a Se­ma­pa en vir­tual quie­bra téc­ni­ca, pues la si­tua­ción fi­nan­cie­ra ac­tual de la em­pre­sa le qui­ta ca­pa­ci­dad de en­deu­da­mien­to. El gas­to to­tal de la em­pre­sa lle­ga a 108.793.440 bo­li­via­nos y los in­gre­sos a 85.779.875 bo­li­via­nos, de­mos­tran­do que los re­cur­sos que in­gre­san a la em­pre­sa, por pa­go de ta­ri­fas y ser­vi­cios, no al­can­zan pa­ra pa­gar las deu­das.

cráditos perdidos

La zona sur sin conexión

Se­ma­pa per­dió un cré­di­to por 6,4 mi­llo­nes de dó­la­res del BID que ser­vía pa­ra fi­nan­ciar la am­plia­ción del sis­te­ma de agua po­ta­ble y al­can­ta­ri­lla­do a la zo­na sur, por pro­ble­mas en la ela­bo­ra­ción del pro­yec­to y en la eje­cu­ción de la obra. Aun­que el Go­bier­no Cen­tral lo­gró re­cu­pe­rar es­te cré­di­to, el di­ne­ro se­rá en­tre­ga­do a la Pre­fec­tu­ra, pa­ra que sea es­ta en­ti­dad la en­car­ga­da de ve­lar por su ad­mi­nis­tra­ción jun­to a la em­pre­sa mu­ni­ci­pal del agua.

$us 2 millones

Arbitraje con Bartos

Dos mi­llo­nes de dó­la­res es­tán en dis­pu­ta en­tre la em­pre­sa cons­truc­to­ra Bar­tos y Se­ma­pa por la sus­pen­sión del pro­yec­to de am­plia­ción del sis­te­ma de agua po­ta­ble a la zo­na sur de Co­cha­bam­ba, de­bi­do a que el pro­yec­to ini­cial que fue li­ci­ta­do no se pu­do cum­plir por pro­ble­mas en su ela­bo­ra­ción, ra­zón por la cual, la em­pre­sa pu­so una de­man­da ar­bi­tral, pa­ra que Se­ma­pa le pa­gue por el tra­ba­jo efec­tua­do. El ca­so es­tá en es­pe­ra del fa­llo.

dinero prefectural

 Malversación de recursos

Dos mi­llo­nes de dó­la­res que la Pre­fec­tu­ra de Co­cha­bam­ba pu­so co­mo con­tra­par­te pa­ra la eje­cu­ción del pro­yec­to de am­plia­ción de agua pa­ra la zo­na sur de Co­cha­bam­ba fue­ron gas­ta­dos en obras que no te­nían na­da que ver con es­te pro­yec­to. Un ejem­plo de esos gas­tos fue la ad­qui­si­ción de mo­bi­lia­rio pa­ra la ofi­ci­na de Se­ma­pa en la zo­na sur, o la eje­cu­ción de dos tan­ques en esa re­gión, que no es­ta­ban con­tem­pla­dos den­tro del pro­yec­to.

$us 100 millones

Cañerías reventadas

Se­ma­pa ne­ce­si­ta al­re­de­dor de 100 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra cam­biar las tu­be­rías del cen­tro his­tó­ri­co de Co­cha­bam­ba que es­tán prác­ti­ca­men­te des­trui­das, pe­ro la em­pre­sa no tie­ne ca­pa­ci­dad de en­deu­da­mien­to pa­ra pe­dir a las fi­nan­cie­ras in­ter­na­cio­na­les un cré­di­to pa­ra so­lu­cio­nar es­te pro­ble­ma, ra­zón por la cual el go­bier­no cen­tral de­be­rá tra­mi­tar los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra po­der cum­plir con es­ta obli­ga­ción de­bi­do a que las ca­ñe­rías se re­vien­tan por to­da la ciu­dad.

represas vacías

Augurio de desabastecimiento

Por la po­ca can­ti­dad de llu­vias en la cor­di­lle­ra, las re­pre­sas de Es­ca­le­ra­ni y Wa­ra Wa­ra se lle­na­ron só­lo al 47 y al 33 por cien­to y no ga­ran­ti­za­rán la do­ta­ción de agua po­ta­ble des­pués de ju­lio de es­te año. A es­ta crí­ti­ca si­tua­ción se su­ma el que Se­ma­pa de­be de­vol­ver el agua que ex­trae de los po­zos de El Pa­so, a la po­bla­ción de Qui­lla­co­llo, con lo que se re­du­ci­rá aún más el cau­dal exis­ten­te pa­ra la ciu­dad. El ge­ren­te de Se­ma­pa in­for­mó que es in­mi­nen­te un pro­ce­so de ra­cio­na­mien­to.

la alternativa

Corani, otra vez

Por los pro­ble­mas exis­ten­tes en las fuen­tes de agua, que no ga­ran­ti­za­rán un nor­mal abas­te­ci­mien­to du­ran­te es­ta ges­tión, el pro­yec­to de Co­ra­ni, que fue de­se­cha­do por los co­cha­bam­bi­nos en 1997, otra vez es re­vi­sa­do por las en­ti­da­des del sec­tor pues no exis­te otro pro­yec­to que a cor­to pla­zo re­suel­va el pro­ble­ma exis­ten­te por el de­sa­bas­te­ci­mien­to en las fuen­tes su­per­fi­cia­les y pro­fun­das. El de­ba­te so­bre es­te te­ma se de­sa­rro­lló con el go­bier­no de Gon­za­lo Sán­chez de Lo­za­da.

obras de misicuni

Sueño inalcanzable

Ca­si me­dio si­glo des­pués de que Co­cha­bam­ba  em­pe­zó a aca­ri­ciar el pro­yec­to Mi­si­cu­ni, es­te só­lo fue eje­cu­ta­do en su pri­me­ra fa­se, que con­tem­pla la per­fo­ra­ción del tú­nel de tras­va­se que lle­va has­ta Co­cha­bam­ba el agua de los ríos Ti­ti­ri y Serk­he­ta. La se­gun­da fa­se con­tem­pla la cons­truc­ción de una re­pre­sa de 120 me­tros en la cual se acu­mu­la­rá to­do el cau­dal de agua, pe­ro aun­que es­te pro­yec­to ya fue li­ci­ta­do el año pa­sa­do, las obras to­da­vía no em­pie­zan.

Los personajes

Óscar Olivera

Eje­cu­ti­vo de la Fe­de­ra­ción de Fa­bri­les y prin­ci­pal in­ter­lo­cu­tor de la Coor­di­na­do­ra del Agua, ga­nó mu­cho re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal por la fun­ción que de­sem­pe­ñó en 2000 aun­que le ofre­cie­ron el car­go de Mi­nis­tro del Tra­ba­jo en la ges­tión de Evo Mo­ra­les, él pre­fi­rió no for­mar par­te de nin­gún ga­bi­ne­te y re­cha­zó la pro­pues­ta.

Evo Morales

Lle­vó apro­xi­ma­da­men­te al 40 por cien­to de las ba­ses co­ca­le­ras pa­ra apo­yar en las ca­lles du­ran­te la Gue­rra del Agua y apor­ta­ron to­das sus es­tra­te­gias en en­fren­ta­mien­tos con la po­li­cía. En es­te con­flic­to in­gre­só co­mo lí­der en el ám­bi­to ur­ba­no co­cha­bam­bi­no. Ac­tual­men­te es el Pre­si­den­te con ma­yor res­pal­do elec­to­ral.

Omar Fernández

Jun­to a la Fe­de­ra­ción de Re­gan­tes fue otro in­ter­lo­cu­tor de la Coor­di­na­do­ra, que or­ga­ni­za­ba las ac­cio­nes du­ran­te el con­flic­to. Tras lo­grar la re­ver­sión de la pri­va­ti­za­ción de Se­ma­pa y tras las elec­cio­nes de 2005 fue uno de los más in­flu­yen­tes se­na­do­res del MAS que or­ga­ni­zó el cer­co a Co­cha­bam­ba el 11 de ene­ro de 2007.

Gabriel Herbas

Tam­bién fue uno de los in­ter­lo­cu­to­res de la Coor­di­na­do­ra del Agua el año 2000 y lle­gó a ser apre­sa­do por el go­bier­no de Hu­go Ban­zer en abril de ese año. Des­pués de su par­ti­ci­pa­ción en es­te suceso fue elec­to di­pu­ta­do plu­ri­no­mi­nal por Co­cha­bam­ba y ac­tual­men­te fue de­sig­na­do co­mo Con­tra­lor Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca por Evo Mo­ra­les.

Álvaro García Linera

En 2000 aca­ba­ba de sa­lir de la pri­sión en la que fue re­clui­do por sus vín­cu­los con el EGTK y pa­só a tra­ba­jar con la Coor­di­na­do­ra del Agua en las pro­tes­tas que pro­ta­go­ni­za­ron en fe­bre­ro y agos­to de ese año. In­ves­ti­gó y es­cri­bió so­bre es­te pro­ce­so. Ac­tual­men­te es Vi­ce­pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, des­de las elec­cio­nes de 2005.

René Orellana

Fue ase­sor de la Coor­di­na­do­ra du­ran­te la Gue­rra del Agua de Co­cha­bam­ba y  tra­ba­jó con las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les de El Al­to en el con­flic­to que exis­tió con la em­pre­sa pri­va­ti­za­da en esa ciu­dad. Tras ser vi­ce­mi­nis­tro del Agua cuan­do Abel Ma­ma­ni (Fe­ju­ve al­te­ña) era mi­nis­tro del sec­tor, pa­só a ocu­par ese car­go tras su sa­li­da.

Manfred Reyes Villa

Fue el Al­cal­de de Co­cha­bam­ba y en esa épo­ca fue acu­sa­do de res­pal­dar el pro­ce­so de pri­va­ti­za­ción de la em­pre­sa. Tras ese con­flic­to, re­nun­ció al mu­ni­ci­pio (por otras razones) y cin­co años des­pués fue elec­to Pre­fec­to y fue re­vo­ca­do en agos­to de 2008, a tra­vés de un re­fe­rén­dum. Anun­ció que ana­li­za su fu­tu­ra can­di­da­tu­ra.

Gonzalo Maldonado

For­mó par­te de la Coor­di­na­do­ra y re­cha­zó la pri­va­ti­za­ción de Se­ma­pa. Par­ti­ci­pó en los re­cla­mos por el in­cre­men­to de la ta­ri­fa del agua y des­pués fue vi­ce­mi­nis­tro en el go­bier­no de Gon­za­lo Sán­chez de Lo­za­da. Ac­tual­men­te, es­tá re­ti­ra­do de la vi­da po­lí­ti­ca pe­ro des­de una en­ti­dad co­le­gia­da con­ti­núa fis­ca­li­zan­do obras en Co­cha­bam­ba.

Samuel Soria

Fue otro téc­ni­co que co­bró no­to­rie­dad por su opo­si­ción a la pri­va­ti­za­ción de Se­ma­pa y al al­za de ta­ri­fas. Fue mi­nis­tro del go­bier­no de Hu­go Ban­zer Suá­rez y ac­tual­men­te es Ofi­cial Ma­yor Fi­nan­cie­ro de la Al­cal­día de Co­cha­bam­ba jun­to al al­cal­de, Gon­za­lo Ter­ce­ros, que en esa épo­ca pre­si­día el Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal.

José Orías

Fue el vi­ce­mi­nis­tro de Go­bier­no, de la ges­tión del pre­si­den­te Hu­go Ban­zer, cuan­do Wal­ter Gui­te­ras fue mi­nis­tro de Go­bier­no. Lue­go pa­só a ser Pre­fec­to de Co­cha­bam­ba, tras el de­sa­rro­llo de la Gue­rra del Agua. Ac­tual­men­te es­tá re­ti­ra­do de la vi­da po­lí­ti­ca y no ocu­pa nin­gún car­go pú­bli­co. Gui­te­ras es Se­na­dor por Po­de­mos.



Últimas noticias

En Vídeo

24 Octubre 2014 Internacional

Bombardeos sobre Kobane

>> Ver más videos