Local

Jueves 27 de noviembre del 2014. Actualizado a las 16h12 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa NUE­VO PA­DRÓN ELEC­TO­RAL | El re­gis­tro di­gi­tal de hue­llas dac­ti­la­res y de las pal­mas, fir­mas y fo­to­gra­fías bus­ca ins­cri­bir a 4 mi­llo­nes de vo­tan­tes en Bo­li­via y a unos 300 mil bo­li­via­nos re­si­den­tes en el ex­tran­je­ro

Nuevo registro biométrico, una inscripción de por vida

Por Eliana Ballivián - Los Tiempos - 19/04/2009


Nuevo registro biométrico, una inscripción de por vida - Carlos  Lopez Los Tiempos

Nuevo registro biométrico, una inscripción de por vida - Carlos Lopez Los Tiempos

Eliana Ballivián

La Corte Nacional Electoral (CNE) comenzó una carrera contra el tiempo para llegar a septiembre próximo con un registro de votantes biométrico que se integrará al Registro Civil, que en el futuro será la única base de datos que permitirá inscribirse por una sola vez para cualquier proceso electoral.


El responsable del área de informática de la CNE, el vocal Antonio Costas, explica que éste es uno de los acápites más importantes para contar con un registro confiable que se estará actualizando automáticamente en cada proceso electoral.


Y aunque la CNE deberá trabajar bajo presión del tiempo, comenzó el año pasado a diseñar un nuevo padrón que identifique a los electores a través de biometría, una tecnología utilizada para captar, medir y analizar las características físicas y del comportamiento humano.


Se trata de un registro digital de huellas de los 10 dedos, firmas y fotografías que busca inscribir a unos 4 millones de votantes en Bolivia y a unos 300 mil bolivianos residentes en el extranjero, quienes, por primera vez, emitirán su voto en elecciones presidenciales de su país.


Este padrón fotográfico, enmarcado en un proyecto denominado Euler, de identidad electoral, cuenta con la capacidad de gestionar, también, el voto en el extranjero y futuras innovaciones tecnológicas.


El diseño del proyecto contó con el apoyo de cinco comisiones de expertos de Canadá, una misión del Instituto Federal Electoral de México, una auditoría del registro electoral realizada por expertos independientes contratados por la OEA, una misión del Departamento de Asuntos Políticos de Naciones Unidas y el análisis de misiones de observaciones electoral que participaron en el referéndum constituyente del 25 de enero.


Según la CNE, este proyecto también busca incrementar las medidas de seguridad y control del padrón, mediante un uso inteligente de la tecnología a fin de brindar a la ciudadanía certeza plena de la confiabilidad y disponibilidad en el marco de la inclusión ciudadana.


En ese sentido, uno de los fundamentos del Padrón biométrico se asienta en el registro electoral permanente, la credencial electoral, la seguridad integral o la información biométrica.


Una vez que el padrón esté funcionando se contará con un registro electoral permanente que será independiente de los eventos electorales, lo que dará paso a actividades específicas tanto en los registros como en los eventos electorales.


El proyecto está formulado con base en los principios de universalidad, que todos los ciudadanos en edad de votar deben estar incluidos; aceptación, para que los ciudadanos, partidos y candidatos acepten al padrón como legítimo, válido y comprensivo; seguridad, que debe ser garantizada en todas sus etapas: captura, administración gestión y almacenamiento de datos, y confiabilidad.


Las autoridades de la CNE y de la CDE coinciden en que éste es el proyecto más ambicioso de modernización que se encara desde la conquista de la democracia en el país en 1982.

Condiciones de la Corte

El 12 de abril, la Sala Plena de la CNE envió una carta al vicepresidente Álvaro García Linera y al ministro de Autonomías, Carlos Romero, confirmando que existen posibilidades normativas administrativas y técnico operativas para realizar el Padrón biométrico para las elecciones del 6 de diciembre, incluyendo la gestión del voto de los bolivianos residentes en el extranjero.


Sin embargo, el Órgano Electoral precisó que esa tarea está sujeta a condiciones legales, operativas y administrativas imprescindibles, como no realizar ningún proceso electoral antes del 6 de diciembre de 2009, como por ejemplo los referéndums autonómicos propuestos para julio o agosto.


También requiere de un marco normativo de excepción que le permita contar con procedimientos y plazos especiales para la contratación y compra de bienes y servicios; y un presupuesto de 35 millones de dólares, la mayor parte para adquirir tecnología y equipamiento para la captura biométrica.


La CNE asegura que el país contará con un Padrón biométrico para diciembre de 2009, pero la credencial electoral se extendería en la siguiente gestión. Además, no está prevista la posibilidad de realizar ninguna modalidad de votación electrónica.

DETALLES

•    El registro digital de la palma de la mano, será una eventualidad en caso de que no puedan registrarse las huellas de los dedos.
•    No debería realizarse ningún proceso electoral o referendario antes del 6 de diciembre de 2009,
•    La credencial electoral se extendería en la siguiente gestión.
•    No está prevista la posibilidad de realizar ninguna modalidad de votación electrónica.

LOS PROCESOS ELECTORALES EN BOLIVIA SE HACÍAN A MANO HASTA 1991

Con el nuevo padrón el país dará “salto de rana”

El nuevo padrón biométrico según el ex presidente de la Corte Departamental Electoral, Gonzalo Lema, es “un salto de rana”, ya que hasta la consolidación del proceso democrático y un poco más allá, Bolivia contaba con un registro electoral hecho a mano.


Esos listados manuscritos se hacían en las cortes departamentales y se levantaban a base del trabajo de los notarios electorales que convocaban a inscribir a la gente con documentos tales como fe de bautismo, certificado de nacimiento, de matrimonio, libreta de familia, cédula de identidad, libreta de servicio militar o pasaporte, muchos de los cuales no tienen ninguna validez.


“Todos esos documentos servían para inscribir a los bolivianos a partir de los 21 años, los notarios elaboraban listas y las listas llegaban a las cortes departamentales, hechas a mano, sin ninguna posibilidad de cotejar un listado con el otro”, recuerda el ahora concejal municipal de Cochabamba.


En ese contexto, armar grandes listados índice y encontrar duplicados en inscripciones, era imposible y más imposible aún comparar un listado departamental con otro.


“Era un padrón hecho a mano, que aceptaba una documentación diversa para la inscripción electoral de los ciudadanos, el Registro Civil estaba en manos de la Policía y no tenía mayor control”,


“Estábamos tan lejos de lo informático que no había posibilidades de cotejar listados y advertir si alguien se había inscrito más de un vez, imposible”.


Y Bolivia vivió así hasta el año 1991, no sin antes haber sufrido la experiencia de acudir a la anulación de unas vergonzosas y fraudulentas elecciones en 1979, con la pretensión de extender el régimen de Hugo Banzer que se había hecho dictador entre 1971 y 1978.


Además las cortes electorales, tanto departamentales como la nacional, estaban integradas por un representante del Poder Ejecutivo, otro de los senadores, otro de los diputados y de los tres partidos políticos más votados del sistema.

El viejo padrón de 18 años

El 91 se cambia la ley electoral y se establece que las cortes son nombradas en su integridad por el Congreso por dos tercios de voto, entonces el 91 se incorpora esta medida sana fuerte y vigorosa junto con la cual llega la informatización del PNE que nos dura hasta estos días.


Se incorpora el Padrón informatizado y los bolivianos tienen que volver a inscribirse, pero esta vez con los documentos que tienen fotografía, el CI, el pasaporte y la libreta de servicio militar.


Con el tiempo se incorpora el Registro de Identificación Nacional (RIN), luego el Registro Único Nacional (RUN), una cédula que va a reforzar a la que ofrece la Policía y que se la extienda a través de brigadas en el campo, pero que resultó siendo una mancha en todo este proceso que hasta ahora no puede librarse de la sombra de la sospecha de fraude.

NUEVO PROCESO DE INSCRIPCIÓN

El padrón biométrico dará paso a un nuevo proceso de inscripción, que, según la Corte Electoral, se divide en tres estrategias: urbana, rural y extranjero.


•    La inscripción urbana se realizará a base de una estrategia mixta, que tome como eje la inicial del apellido paterno, es decir se programará un calendario de inscripción por orden alfabético, pero también se organizarán campañas de inscripción masiva los fines de semana.
•    En el área rural, las brigadas de registro se harán cargo de la inscripción con base en cronogramas de visita. Se trata de procesos poco masivos debido a la dispersión de la población. Ese trabajo se apoyará en centrales campesinas y capitanías generales, porque es muy efectivo el trabajo con estas organizaciones debido a que tienen un sistema de comunicación por el que convocan a toda la comunidad en los asientos electorales
•    El registro en el extranjero, a diferencia del país, será voluntario y se realizarán en plazos de apertura y cierre de registro. Se hará en forma presencial a través de un uso opcional de brigadas de inscripción. Es posible que se tengan sitios fijos de inscripción y algunas brigadas móviles. El número es menos 6% del padrón.



Últimas noticias