Local

01 de noviembre del 2014. Actualizado a las 20h43 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa TIENE UN NUEVO PLAN

Plantean ordenar el crecimiento de Cercado

Por Gisela Alcócer Caero - Los Tiempos - 23/08/2009


Dos planos que dirigieron la planificación del futuro en Cochabamba (1961 - 1981) y la nueva propuesta planteada en esta gestión. - Los Tiempos Foto | Los Tiempos

Dos planos que dirigieron la planificación del futuro en Cochabamba (1961 - 1981) y la nueva propuesta planteada en esta gestión. - Los Tiempos Foto | Los Tiempos

Después de casi 30 años, la promulgación de dos nuevas leyes en el ámbito municipal y una nueva Constitución Política del Estado que replantea nuevas competencias en todos los niveles del Estado, la Alcaldía de Cochabamba propuso un nuevo Plan Municipal de Ordenamiento Territorial (PMOT) que busca organizar el crecimiento de la ciudad, protegiendo el medio ambiente y acortando las diferencias existentes entre los barrios privilegiados y los pobres y periféricos que no cuentan con ningún tipo de servicios.


Esta propuesta busca controlar el crecimiento poblacional sobre la cota 2.750, protegiendo los acuíferos del parque Tunari, y regular la urbanización de los que hasta ahora fueron distritos agrícolas.


En Cochabamba existieron tres planos reguladores que definieron el crecimiento de la ciudad. El primero se aprobó en 1961 e impulsó la “Ciudad Jardín”. El segundo se puso en vigencia en 1981 y apoyó al “Granero de Bolivia”, pues daba mucha importancia a la producción agrícola de los distritos de la zona sur, que además de producir leche, debían recibir agua de Misicuni para producir los alimentos necesarios para la ciudad.


Sin embargo, después de casi tres décadas, muchas características de Cochabamba cambiaron, pues hasta ahora Misicuni no llevó el agua que los productores necesitan y, según una investigación de 2006, en esta región sólo 1.500 personas se dedican a la agricultura, produciendo sólo maíz forrajero para alimentar al ganado y no la comida para la ciudad.


Por otra porte, se detectó que el 80 por ciento de los productores de leche asentados en esta zona tienen menos de cinco vacas, el 15 por ciento menos de 10 y sólo el 5 por ciento más de esa cantidad, razón por la cual está en duda la calidad agrícola de esta región.


Según el estudio encargado por el municipio para que la producción lechera sea rentable es necesario que cada litro sea comercializado en cinco bolivianos, que es un precio que no está de acuerdo con la economía de la mayoría de las familias que viven en Cochabamba, pues estó encarecería su industrializacizón.


Además, durante los últimos años, sufrió una explosión poblacional, pues se calcula un promedio de nueve habitantes por casa en esta región, y una invasión de viviendas de gente que no tiene lugar para vivir y se traslada hasta esta región, que no cuenta con las mínimas condiciones para garantizar una vivienda digna.


“Hemos generado ciudadanía no equivalente, los que están dentro del área urbana gozan de todos los servicios y los que están fuera ni siquiera tienen la posibilidad de hacer una previsión de planificación o guía de acompañamiento al crecimiento urbano”, dijo el impulsor del nuevo plano, el oficial Mayor de Planificación, Alfonso Serrano.


El plan de 1981 establecía que la atención de la zona agrícola no era de competencia municipal, lo que generó un proceso caótico y compulsivo de ocupación de estas zonas delicadas y consideradas de uso agrícola, que en la actualidad no precisamente son utilizadas como tal. “Al haber dicho es zona agrícola y no puede disponer, desde la Alcadía se ha hecho un uso abusivo de la normativa municipal porque no se puede restringir de manera indefinida el derecho propietario y lo que estamos haciendo ahora es sincerar”, sostuvo Serrano.


El funcionario aclaró que lo que se plantea ahora es la necesidad de construir un hábitat adecuado con ciudadanías equivalentes, lo que significa que se va a regularizar la construcción de viviendas en los distritos de la zona sur, pero manteniendo la vocación agrícola. “Está remarcada la prioridad de servicios básicos para el sur y eso es lo que se va a hacer. Es lo que se insinúa y se propone”, dijo.

PARA PRESERVAR LOS ACUÍFEROS

Casas deben adecuarse al bosque en el Tunari

Para preservar el parque Tunari, protegido a través de una Ley de la República, el Plan Municipal de Ordenamiento Territorial propone impedir nuevos asentamientos sobre la cota 2.750 y adecuar los ya existentes para evitar la contaminación de los acuíferos que existen en esta región y son una importante reserva de agua que puede ser utilizada por la ciudad.


Según explicaron los técnicos de la Alcaldía, los asentamientos humanos en esta zona provocan dos problemas: evitan las recargas de los acuíferos subterráneos y también los contaminan, razón por la cual se propone prohibir la impermeabilización de los suelos que impiden la recarga, y construir nuevos mecanismos para tratar los deshechos humanos.


Según explicó el oficial Mayor de Planificación, Alfonso Serrano, para evitar la impermeabilización se impedirá que dentro de los espacios privados se edifiquen nuevas construcciones o que se encementen los patios. En el espacio público no habrá asfalto ni pavimento rígido y se construirán canales de drenaje para mejorar la infiltración, lo que implica que se van a conducir las aguas y confinarlas al subsuelo en tramos sucesivos.


“Las construcciones existentes deberán adecuarse reponiendo el daño medioambiental. Las que no se puedan adecuar tendrán que salir del lugar”, dijo el funcionario, quien explicó que subsanar el daño medioambiental implica que si una construcción tiene todo el piso de cemento, deberá quitarlo de toda la superficie no construida y emplear baldosa perforada y cuadriculada, construida especialmente para jardines, que sí permiten la infiltración del agua”.


Serrano explicó que si los actuales propietarios asentados en esa región no quieren realizar esta adecuación “van a tener que pagar lo que establece la ley de los costos progresivos por el daño medioambiental, que irán creciendo en cada gestión dentro de los impuestos, hasta persuadir que esto se cumpla”.


Además, la gente que viva en esta zona deberá construir letrinas secas para evitar contaminar los acuíferos con los desechos líquidos. “Estas letrinas no confinan los residuos orgánicos con agua que se va infiltrando y, por el contrario, acumula todo en una cámara, en la que se descompone y puede ser reciclado como abono”, dijo el Oficial Mayor.


Serrano aclaró que los dueños de las viviendas que se construyeron encima de la cota 2.750 que no puedan adecuarse a estas nuevas reglas tienen que irse, porque se les van a aplicar impuestos progresivos que al final les obligarán a salir del lugar.


Serrano aseguró que después de que se apruebe el PMOT en el Concejo Municipal, todos estos detalles serán aprobados a través de una ordenanza municipal en la que se especificarán las nuevas reglas de la vida adecuada al bosque.

 

Los tres planos

“Cochabamba ciudad Jardín”

El Plano Regulador Urbano para Cochabamba que fue aprobado en el año1961 sólo contemplaba la inclusión del centro histórico de la ciudad, las zonas de La Recoleta y Cala Cala ubicadas al norte, hasta la cota 2.750, que era el límite máximo para la construcción de viviendas por la necesida de proteger a los acuiferos de la regióm.


Al sur, la urbanización apenas alcanzaba a la laguna Alalay y no contemplaba a los barrio que años después crecieron descontroladamente. Dentro de este plan, no se preveía el crecimiento de la ciudad en relación con sus vecinos de Sacaba y Quillacollo, porque la realidad y las normas en esa época tenían esas características.  Éste fue el plano sobre el cual se construyó la idea de“ciudad jardín”, que es una de las características que acompañan a Cochabamba hasta nuestros días.

“El Granero de Bolivia”

El Plan Director Urbano Regional de Cochabamba fue aprobado por el Concejo Municipal y entró en vigencia en el año 1981, exactamente dos décadas después del primero.


Dentro de esta planificación se contemplaba toda la mancha urbana de esa época, además del crecimiento de construcciones que se vio hacia los municipios colindantes: Sacaba y Quillacollo.


Este plan no incluía los distritos agrícolas, pues no planificaba la organización de la construcción de viviendas en esta zona, que era priorizada para la producción agrícola del municipio, debido a que se iniciaba el proyecto Múltiple Misicuni que debía dotaría de agua a esta región fomentando la producción de alimentos para la región.  Fue emitido antes de la promulgación de las leyes de Participación Popular y de Municipios.

“Una ciudad para todos”

El Plan Municipal de Ordenamiento Territorial (PMOT) que fue presentado al Concejo Municipal se elaboró en 2009 debido a que su antecesor dejó de tener vigencia tras la aprobación de las dos nuevas leyes que regularon la descentralización a nivel municipal.


En estos casi 30 años se presentaron tres proyectos de PMOT que fueron rechazados por el Concejo Municipal debido a que las competencias del Municipio de Cercado deben abarcar las regiones que están encima de la Cota 2.750 y también deben incluirse los distritos que debían ser agrícolas en los que la ciudad crece descontroladamente avasallando la calidad agrícola y pasando por encima la necesidad de protección del medio ambiente, para garantizar la dotación de agua para la ciudad.



Últimas noticias