Local

Viernes 31 de octubre del 2014. Actualizado a las 17h22 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa AUMENTAN CASOS | En la Felcc de Quillacollo, se reportan hasta cuatro casos de violación por día. Hay 17 detenidos en un mes en ese municipio

Violación, el delito más denunciado en el valle bajo

Por Katiuska Vásquez - Los Tiempos - 23/03/2011


Dos policías ingresan  a las oficinas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Quillacollo, donde se investigan diversos casosº de violación. - Daniel  James Los Tiempos

Dos policías ingresan a las oficinas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen de Quillacollo, donde se investigan diversos casosº de violación. - Daniel James Los Tiempos

Sólo en el último mes, 17 agresores sexuales han sido enviados a la cárcel, y cada día se reciben al menos cuatro denuncias de violencia sexual en la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Quillacollo, según un informe del director de esa unidad, Marco Miranda.

“Las violaciones acabarán con el valle bajo”, aseguró el jefe policial. Aclaró que las denuncias no sólo provienen de Quillacollo, sino también de municipios como Vinto y Tapacarí.

El flagelo, que en 2010 se identificó como uno de los principales problemas de inseguridad en el valle bajo, es una historia que no termina de resolverse en esa zona. Las denuncias aumentan a diario. Hace un año en Cercado había 80 denuncias de violación a niñas y niños, mientras que en Quillacollo, pese a tener menor población, los casos llegaron a 138.

Las víctimas de violación en el valle bajo no solamente son niños, niñas y mujeres jóvenes, sino también hombres y mujeres adultas, según los registros que maneja la Felcc.

Y pese a que los casos de violación aumentan día a día desde hace varios años, aún no existen programas de prevención para este delito.

Algunos casos
Uno de los casos que más ha consternado es del “violador de ancianas”. El autor, un joven llamado Limbert Gómez, con múltiples víctimas se caracterizaba por escoger a mujeres mayores de 60 años para vejarlas. Las víctimas contaron que el violador se reía de ellas y les expresaba su preferencia por su avanzada edad. Tras su captura cesaron las denuncias contra mujeres adultas.

Otro es el denominado “violador de cholitas”, que se valía de un minibús que cubría rutas en el valle bajo para seducir a jóvenes con vestimenta indígena. Engañaba y llevaba a sus víctimas hasta el calvario de Quillacollo, y allí las abusaba. Un grupo recientemente desarticulado fue el de cinco jóvenes que operaban en las fiestas y locales de Vinto (San Jorge). Ahí conocían a colegialas y luego de enamorarlas las dopaban y llevaban lejos para violarlas.

Se suma también la detención de un funcionario de un hogar, acusado de violación.

Sentenciado sigue libre

A la frecuencia de denuncias por violaciones se suma la impunidad que rodea estos delitos. Ayer, la defensa de la colegiala violada por un compañero al norte de Quillacollo denunció que el adolescente sigue libre y que el proceso se realizó con pruebas falsas a través de solicitadas.


Hace más de un mes el adolescente fue sentenciado a dos años de encierro en el Centro de Infractores, acusado de la violación de su compañera y de la existencia de indicios que demostraban que además filmó el vejamen y distribuyó la grabación entre un grupo pandillero denominado “Los Panda”.


Sin embargo, continúa libre y la presión hacia la víctima y su familia por haber llevado el hecho a los tribunales fue tal que la colegiala tuvo que cambiarse de escuela.

Por ello, la defensa anunció que exigirá que se cumpla el mandamiento de condena y se investiguen las irregularidades que habría cometido uno de los jueces que fue recusado del caso al dejar el libertad al adolescente a los seis días de su detención sin que se hayan desvirtuado el riesgo de fuga y obstaculización, expresó el abogado que atendió a la víctima, Eduardo Mérida.



Últimas noticias