Local

20 de septiembre del 2014. Actualizado a las 22h00 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa TRABAJO IRREGULAR | “Megaproyectos con megaproblemas”. Los informes de la supervisora Engevix muestran un desempeño inestable en la empresa encargada de la ejecución de las obras

Misicuni: informes cuestionan a consorcio

Por Oscar E. Jordán Arandia - Los Tiempos - 27/03/2011


Una de las vistas de lo que será la presa de 120 metros de altura y que por el momento tiene en uno de sus estribos un deslizamiento que retrasa el avance.  - Noé Portugal Los Tiempos

Una de las vistas de lo que será la presa de 120 metros de altura y que por el momento tiene en uno de sus estribos un deslizamiento que retrasa el avance. - Noé Portugal Los Tiempos

Lo que parecía en un inicio un idilio de amor amenaza ahora con terminar en una discusión infranqueable de dos visiones distintas respecto a uno de los proyectos de aprovechamiento de recursos hídricos más importantes del departamento de Cochabamba.

Las relaciones entre los tres pilares del proyecto múltiple Misicuni —la empresa (Misicuni), la supervisora (Engevix-CAEM) y el contratista (Consorcio Hidroeléctrico Misicuni)— parecen sostenerse en una inestable cuerda que se estira en desavenencias respecto al diseño y la forma en la que actualmente se ejecutan las obras.

Esta tensión se revela no sólo de los informes de seguimiento y evaluación desde abril de 2010 a febrero de 2011 por parte de la supervisora a las actividades del consorcio, sino también de las declaraciones a las que se tuvo acceso de manera exclusiva tanto de los ingenieros del consorcio como de las cabezas de la empresa.

En todos y cada uno de los informes publicados en la página web de Misicuni hay observaciones al trabajo del consorcio, que en algunos casos llegan a ser de por sí preocupantes.

Retrasos, obras inconclusas y un desplazamiento desordenado e interrumpido del personal del consorcio serían los problemas menos graves que la supervisora observa mes a mes. En algunos casos, las críticas al trabajo del contratista apuntan a desobediencia e incumplimiento de instructivos que ocasionaron deslizamientos, destrozos y ampliación de plazos de entrega en diferentes hitos de trabajo.

El actuar que ha tenido desde el principio la empresa Misicuni —a la cabeza de Ramiro Saniz— es aferrarse al cumplimiento del contrato.
Saniz explicó con anterioridad —y reiteradas veces— que la forma en la que están redactados los contratos tanto de la ejecución como de la supervisión contemplaba todos los aspectos que podrían darse durante la realización de las obras, incluidos imprevistos, desastres naturales, accidentes, ineficiencia y hasta el estallido de una confrontación bélica con otro país.

El contrato es muy claro respecto a las faltas contractuales, los retrasos y la forma de calcular las multas si es que hay incumplimiento en algunas de las cláusulas exigidas en el acuerdo oficial.

Pese al cuidadoso diseño del contrato —y del cual no salen ni un centímetro las cabezas del directorio de la empresa— el Consorcio Hidroeléctrico Misicuni incurre en decenas de faltas, que por uno u otro motivo afectan a la obra.

El hecho más grave se suscitó —otra vez— hace poco menos de dos semanas cuando uno de los funcionarios del consorcio comentó a este medio que hace un año se dieron cuenta de que el diseño de la presa estaba mal elaborado y que ni la empresa ni la supervisora tenían el valor de aceptar ese error.

Hace varios meses, la empresa aclaró de manera taxativa que esas apreciaciones eran por demás “inopinadas y totalmente irresponsables”. Fuentes confiables de Los Tiempos —que pidieron mantener su nombre en reserva para no tener conflictos laborales— sospechan que en el consorcio desde el principio se ha querido cambiar “a su antojo” el proyecto “porque implica tiempos extraordinarios y un sobrecosto adicional de varios millones de dólares. Como esto no pueden hacerlo por el contrato que está muy bien estructurado, (los del consorcio) si bien no me animaría a decir que se están inventando, estoy seguro de que los problemas que ellos podrían tener no los canalizan como corresponde”, señaló uno de los ingenieros que participa del proyecto. También de manera reservada, uno de los funcionarios influyentes del consorcio califica de necia la postura tanto de la supervisora como de la empresa por no encarar lo que para él es una falla en el diseño mismo del proyecto. “Esta gente lo que quiere es plata y mucha plata”, dicen del lado de la empresa, mientras que los del otro bando aseguran que ya perdieron 5 millones de dólares por culpa de la supervisora, que les obliga a hacer cosas que luego deben rehacer.

Aún está la opción para la resolución del contrato

Los informes que hace la empresa brasileña Engevix —encargada de la supervisión de las obras del Consorcio Hidroeléctrico Misicuni— del avance de los trabajos han considerado en algún momento la resolución del contrato por las severas dificultades del contratista. En el informe de noviembre de 2010, Engevix apunta lo siguiente: “En el actual escenario, podemos aseverar que existe un incumplimiento considerable de las condiciones establecidas en el Contrato y los documentos que lo componen, encontrándonos hoy por hoy enrumbados a un inminente proceso de resolución de contrato, ante el incumplimiento del Hito Nº 1, por lo que corresponderá empezar a aplicar las retenciones por morosidad establecidas en la cláusula Trigésima Segunda.- (Morosidad y sus Penalidades), con el advertido de que estas retenciones pueden desencadenar el colapso financiero y/o la iliquidez en la Obra en sí, en cuyo caso el Contratante deberá tomar los recaudos necesarios para precautelar los recursos del Estado”.

Detalles de informes

Estos son algunos fragmentos seleccionados de los informes que desde abril de 2010 hasta marzo de 2011 hace la supervisora Engevix respecto a las actividades del consorcio.
JUNIO 2010 En consecuencia, durante el mes de junio/2010, se ha tenido seis días laborables en la obra, las actividades han tenido muy poca incidencia en el avance del cronograma de ejecución respecto al mes pasado, existiendo por tanto retrasos en la ejecución de ítems y/o actividades previstas.


SEPTIEMBRE 2010 Nuevamente se pone de manifiesto que el contratista no dispone de la suficiente logística en cuanto a la presencia en obra de mayor cantidad de unidades, equipo y maquinaria requerida para la ejecución en los diferentes trabajos que permita reencaminar la obra con una nueva planificación adecuada para revertir el tiempo no productivo que ha llevado los meses de junio y julio pasados, considerando que está próximo el cumplimiento del primer hito establecido en el cronograma vigente, por lo que se alerta como inminente su incumplimiento, lo cual originará la aplicación de las respectivas penalidades establecidas contractualmente en el contrato.


OCTUBRE 2010 A efectos de control a la ejecución programada de trabajos en los diferentes frentes de obra, se recibió oficialmente los primeros días de octubre por parte del contratista el cronograma mensual de actividades, el mismo que ha sido parcialmente cumplido, debido a que el Consorcio Hidroeléctrico Misicuni está tropezando con problemas como el no contar con equipo suficiente ni planificación en obra para el inicio de actividades en otros frentes como por ejemplo la planta de tratamiento de agua potable.


NOVIEMBRE 2010 A la fecha, la fiscalización y la supervisión establecen que existen atrasos importantes en el cronograma general de obra vigente debido a los problemas técnicos y de organización que se presentan en algunos frentes de trabajo, aspecto que es resultado de la falta en la toma de decisiones por parte del personal ejecutivo que tiene el contratista, y la suspensión temporal de obra producida meses atrás por incumplimientos del contrato y que tienden a repetirse desde los primeros días de diciembre/2010.


Por tanto, el contratista ha incumplido en términos generales con el inicio de los frentes Bocatoma y Planta de Tratamiento y no ha iniciado actividades tales como el revestimiento del túnel, las excavaciones en roca en el plinto y la construcción de las ataguías, entre otras.


DICIEMBRE 2010 A partir del mes de noviembre y durante el mes de diciembre, la ejecución de las obras se ha visto perjudicada por una serie de dificultades contractuales que tuvieron que ser analizadas, a raíz de una solicitud que realizó la contratista para la reprogramación de su cronograma, que de acuerdo a contrato estaba en su derecho.
Debido a este retraso las obras  se vieron seriamente afectadas.



Últimas noticias