Local

Domingo 20 de abril del 2014. Actualizado a las 19h44 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa LOS MUNICIPIOS DE ESTA ZONA TIENEN POTENCIALIDADES, PERO TAMBIÉN CARENCIAS

El valle alto, entre necesidades y festejos

Por Blan­ca Sán­chez de Lo­za­da - Los Tiempos - 23/09/2012


Una de las calles que todavía mantiene sus construcciones coloniales, en el municipio de Tarata. - José Rocha Los Tiempos

Una de las calles que todavía mantiene sus construcciones coloniales, en el municipio de Tarata. - José Rocha Los Tiempos

Varios municipios del valle alto del departamento de Cochabamba celebran estos días, y las próximas semanas, sus respectivos aniversarios y festejos. 

Si bien los ágapes abundan en entrega de obras, proyectos, discursos y arreglos, los municipios arrastran varios problemas que tienen que ver con la vida cotidiana de sus habitantes.

Uno de los problemas presentes en varios municipios del valle bajo es el alto nivel de migración temporal o definitiva de sus habitantes. 

Muchos de sus pobladores culminan su etapa escolar y dejan su lugar de origen para buscar una profesión o una mejor oportunidad de empleo en Cochabamba o alguna otra ciudad. Sin embargo, con el transcurso de los años retornan para pasar sus últimos días de vida en el lugar que los vio nacer.

La región busca preservar y proyectar tanto al interior como al exterior del país su cultura, tradición y la preservación de la historia.

Tarata 

Uno de los dilemas, por ejemplo, que afronta el municipio de Tarata es la modernización del pueblo. Por un lado, algunos habitantes desean construir casas grandes o edificios, pavimentar las calles y tener mejores infraestructuras en todo el lugar para crecer, atraer más turistas y ser un lugar más importante para el departamento. Por otro, están los pobladores que exigen que todo se mantenga como está, ya que aseguran que eso es lo que forma parte de la historia del lugar y que si lo cambian se volvería un pueblo como cualquier otro.

Hoy en día, aún se pueden observar casas de la época colonial, que muestran la belleza de la historia; sin embargo, los años las deterioraron y las autoridades no se preocupan por su preservación.

El 30 de noviembre de 1983, durante la presidencia de Hernán Siles Suazo, Tarata fue declarada como “Ciudad Monumento Histórico, Cultural, Artístico y Turístico de la República”; no obstante, los habitantes aseguran que después de dicha declaratoria los gobiernos que se han ido sucediendo no hicieron nada más por el lugar.

 

Áreas verdes

A pesar de que muchos de los municipios del valle alto crecieron con fuerza en los últimos años, las áreas verdes, de recreación y de esparcimiento fueron olvidadas por sus autoridades.

Vecinos de Cliza, Tarata y Punata coinciden en afirmar que los niños no tienen lugares donde jugar al aire libre, los adolescentes no pueden dedicarse al deporte porque son muy pocas las canchas deportivas y no existe un coliseo que pueda protegerlos de las inclemencias del tiempo.

Tampoco las calles cuentan con buena iluminación, lo cual genera preocupación en los padres de familia por la inseguridad ciudadana que existe. Además sostienen que no tienen suficientes policías. La falta de proyectos y el poco compromiso de las autoridades de los distintos municipios es lo que más preocupa a los habitantes del valle alto.

LAS FORTALEZAS Y ATRACTIVOS DE LA REGIÓN 

 

El valle alto de Cochabamba está reconocido a nivel nacional por su rica y diversa producción frutícola donde se destacan el durazno, la uva, manzana, ciruela, chirimoya, entre otras frutas; gracias a esto, los distintos municipios realizan ferias para promocionar y vender sus productos al resto del departamento.

Pichones en Cliza

Una de las principales ferias que existen en Cliza es la del pichón. A este evento asisten centenares de personas, incluyendo extranjeros que llegan para probar el sabor indiscutible de esta ave, que es sazonada de una manera muy particular.  Este municipio fue reconocido como el mayor productor de maíz.

Leche y derivados

La producción ganadera que existe en el valle alto es conocida por sus propios forrajes con un cierto grado de especialización. En el municipio de San Benito se destaca la producción de leche y todos sus derivados, convirtiéndose en el generador del movimiento económico del lugar.   

Transporte

Desde Cochabamba es fácil poder transportarse hacia las distintas regiones que conforman el valle alto, ya que se tienen varias líneas de trufis y taxis que cumplen con esta función. Los bolivianos y extranjeros pueden dirigirse hacia estos lugares con total facilidad y con precios económicos. 

Hospitales

En el sector salud, la infraestructura y el equipamiento con el que se cuenta es bajo, no existen buenos hospitales, ni proyectos para su construcción, por lo que la mayoría de los pacientes de estas regiones son llevados hasta la ciudad de Cochabamba para poder ser atendidos como es debido.

TEJIDOS Y ARQUITECTURA

El tejido artesanal que se realiza en el valle alto es reconocido a nivel nacional y son comercializados en los diferentes mercados de Cochabamba; la originalidad de éstos caracteriza a las mujeres que son las creadoras de diseños innovadores y de calidad, generando una alternativa para su economía.

En cuanto a su arquitectura, se pueden observar iglesias y casas construidas a fines del siglo XVIII, que aún se mantienen erguidas, dando a las poblaciones un aspecto y una mirada del pasado que prevalece en la actualidad, resaltando la gran capacidad de los antepasados para elaborar dichas edificaciones, construidas con adobe, pisos de ladrillo y cerraduras de hierro forjado con clavos.


 



Últimas noticias