Local

25 de octubre del 2014. Actualizado a las 17:51 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa MINISTRO DE AGUAS ASEGURA QUE EL GOBIERNO FINANCIARÁ LA OBRA

Misicuni se queda sin ayuda de Italia

Por Gisela Alcócer Caero - Los Tiempos - 19/12/2012


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
José Antonio Zamora, ministro de Medio Ambiente y Aguas, ayer. - Hernán  Andia Los Tiempos

José Antonio Zamora, ministro de Medio Ambiente y Aguas, ayer. - Hernán Andia Los Tiempos

Misicuni no tendrá apoyo financiero ni técnico de Italia. El ministro de Medio Ambiente y Aguas, José Antonio Zamora, confirmó que la cooperación italiana decidió no entregar los 33 millones de dólares que habían comprometido en un crédito blando, que se iba a pagar dentro de los próximos 20 años con un interés del 0,10 por ciento.

Asimismo,  confirmó que la empresa italiana Grandi Lavori, del Consorcio Hidroeléctrico Misicuni, también abandonó la obra que ahora es ejecutada por sus socias colombianas, venezolanas y bolivianas.

La próxima semana el ministro del Medio Ambiente y Agua, José Antonio Zamora, hará una inspección al avance de las obras en la segunda fase del Proyecto Múltiple Misicuni, para determinar si todo está en orden respecto al cumplimiento del cronograma y los porcentajes de ejecución presupuestaria en la construcción de la presa.

Según informó la autoridad, oficialmente no sabe nada sobre algún incremento en el presupuesto o en el plazo de entrega de la obra, pues según informó “el incremento vamos a discutirlo porque veremos eso, tengo que discutir y analizar porque no nos han hecho conocer oficialmente nada. Tampoco debiera retrasarse. Siempre hay problemas que pueden de pronto justificar algo, pero en principio no debiera ser así”.

El proyecto anhelado desde hace medio siglo por los cochabambinos avanza contra viento y marea, pues ayer en la clausura del programa de reforestación en  Cochabamba, por primera vez un funcionario de Gobierno admitió que Bolivia ya no cuenta con el crédito de 25 millones de euros (33 millones de dólares), que debía entregar la cooperación italiana para financiar la segunda fase de Misicuni.

“El crédito llegó pero los señores italianos decidieron no poner su plata en Misicuni”, dijo Zamora, quien agregó que este inesperado retiro de los fondos provenientes del crédito comprometido se dio porque los italianos “tienen sus motivos, por el tema de los estudios, que tenían sus dudas” sobre la factibilidad de la construcción de la obra.

Los estudios que los italianos mandaron a hacer fueron realizados hace un par de años sobre la calidad del terreno en el cual se edifica la presa que deberá contar con 120 metros de altura.

Si bien los representantes de esta cooperación extranjera nunca dieron a conocer oficialmente los resultados de los mismos, si comunicaron al Gobierno boliviano que ya no financiarían la obra a la que vienen apoyando desde la primera fase, que empezó a construirse en el 90.

El crédito italiano era un préstamo beneficioso para el país debido a que tenía 20 años de gracia y un interés del 0,10 por ciento. La primera parte de este crédito fue de 60 millones de dólares y se obtuvo para la primera fase del proyecto, consistente en la construcción de un túnel que se ejecutó desde 1997 hasta 2005, por un consorcio italo boliviano formado por las empresas Astaldi (que era la europea) e Ice ingenieros (que fue la nacional).

“En todo caso esto no debería preocuparnos, porque plata para eso hay.”, dijo el Ministro cuando se le consultó los motivos por los cuales la cooperación italiana retiró un monto comprometido de nación a nación. “Tenemos los recursos para eso, o sea, que es innecesario preguntarnos eso, porque ése ya no es un problema ahora”, agregó.

El ministro Zamora también confirmó que la principal empresa encargada de construir la presa de Misicuni, la italianaGrandi Lavori, ya no participa en la obra.

Grandi Lavori era una de las seis empresas que formaban el Consorcio Hidroeléctrico Misicuni (que es la empresa que ejecuta la obra) y la que contaba con la mayor experiencia en cuanto a la construcción de presas. “Se fue porque lamentablemente no era lo que pensábamos. No trabajó como tenía que trabajar y ahora quedaron las empresas colombianas, venezolanas y boliviana y están haciendo un gran trabajo”, concluyó.

El préstamo era casi una donación

El Proyecto Múltiple Misicuni empezó a construirse el año 1997 gracias a un crédito de la cooperación italiana por 60 millones de dólares, con los que se financió la primera fase consistente en el tunel de trasvase, de 18 kilómetros, por el cual se llevarían las aguas de los río Titiri y Serketha Mayu desde esta región hasta Tiquipaya.

Con la aprobación del crédito para la segunda fase, Bolivia terminaba debiendo, por Misicuni, algo más de 93 millones de dólares al Gobierno de Italia.

Cuando se suscribió el convenio por este crédito, el embajador de Italia en Bolivia, era Silvio Mignano, quien explicó a Los Tiempos (el año 2008) que las circunstancias en las que se otorgó ese monto hacían que ese financiamiento sea casi una donación, pues el préstamo debía empezar a pagarse dentro de 20 años a un interés de 0,10 por ciento anual. “La primera fase se financió hace casi dos décadas y fue muy fuerte: más de 60 millones de dólares”, dijo el diplomático, que agregó que “en febrero de 2007 con un nuevo acuerdo entre el Gobierno italiano y el de Bolivia se otorgó un segundo crédito por 33 millones de dólares”.

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.


Últimas noticias

En Vídeo