Local

20 de septiembre del 2014. Actualizado a las 19h26 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa SEGURIDAD | Las pandillas violentas están compuestas en su mayoría por 25 personas; pero pueden llegar a tener hasta 50 integrantes. Se ha detectado que muchas combinan el consumo de alcohol y drogas

Cochabamba, la quinta ciudad con más pandillas

Por Luis Gue­re­ca - Los Tiempos - 24/02/2013


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
La plazuela Del Granado, en el centro de la ciudad, con grafitis realizados aparentemente por algunas pandillas.  - Daniel  James Los Tiempos

La plazuela Del Granado, en el centro de la ciudad, con grafitis realizados aparentemente por algunas pandillas. - Daniel James Los Tiempos

Cochabamba es la quinta ciudad con más pandillas en el país. El Observatorio Nacional de Seguridad Ciudadana reveló que hasta 2011 existían en Cochabamba al menos 2.000 jóvenes inmersos en estos grupos.

“La ciudad de Cochabamba tenía hasta mayo de 2011 a 1.935 integrantes de pandillas, ocupando el quinto puesto; en tanto que, en primer lugar, estaba La Paz con 6.835 jóvenes”.

Aunque no existen cifras oficiales, se calcula que hay alrededor de 41 pandillas en la ciudad de Cochabamba y 70 en el área metropolitana, que abarca a Sacaba, Quillacollo y Vinto.

Varias de ellas se han visto asociadas recientemente a asesinatos de adolescentes, marcados por la crueldad y sin un motivo aparente.

Las primeras hipótesis sobre las muertes de Wara Eizeñas (15), asesinada con 40 puñaladas en su casa de Coña Coña, y de Noelia Peña (14), muerta con 28 heridas, en Sacaba, apuntan a que fueron víctimas de las pandillas.

Las primeras investigaciones establecieron que Noelia Peña huyó de su casa el 31 de enero, motivada por una amiga de nombre Esmeralda y conocida en Villa Obrajes como la líder de la pandilla “Las Incontrolables”. Se presume que ella fue el nexo entre la víctima y los asesinos, identificados como Nelson Segovia Aguanta “El Salas” y “Fernando”. Ambos fueron detenidos y vinculados con la pandilla “Control Cero” de Sacaba.

Expertos en justicia juvenil expresaron que la violencia en las pandillas es parte del desborde de la violencia que se vive en diferentes sectores y que está vinculada directa o indirectamente con el narcotráfico, ritos de iniciación, la desestructuración familiar y la migración. “Las personas que ingresan a las pandillas se caracterizan por tener un comportamiento agresivo”, manifestó Miguel Gonzáles, director de la Fundación Infante.

Según Gonzáles, “uno de los principales factores que originan la formación de pandillas es la migración de los padres, porque los niños y adolescentes crecen sin referentes o guías; por lo cual, muchas veces recurren a grupos para sentirse cobijados”.

Las pandillas se conforman en distintos sectores. El abandono y el desamor son otros de los factores que inciden en el ingreso a las pandillas. “Los niños y adolescentes, a pesar de que viven con sus padres, no reciben la atención que necesitan y es otra de las causas para la formación de pandillas”.

Uso de armas y el consumo de alcohol

El uso de las armas también es común entre las pandillas. De acuerdo con el informe del Observatorio Nacional de Seguridad Ciudadana, en la Primera Cumbre de Seguridad en 2011, las pandillas utilizan armas “cortantes y punzocortantes, en un 31 por ciento; contundentes, en un 26 por ciento, y finalmente, armas de fuego”.

El consumo de alcohol y drogas en las pandillas es habitual. Se estima que el 50 por ciento de los integrantes consume sólo alcohol y un 27 por ciento combina alcohol y drogas.

INSTITUCIONES PIDEN TRABAJAR EN LA PREVENCIÓN

MIGUEL GONZÁLES, DIRECTOR INFANTE

La migración a otros países por motivos laborales y el abandono de los jóvenes por parte de los padres incide en el aumento de las pandillas en distintos sectores del departamento, donde la violencia es un factor que también se ha incrementado, porque existe competencia entre grupos, que buscan reconocimiento y deben cumplir con ciertos requisitos para mantenerse en el grupo.


HERNÁN RICO, DIRECTOR SEDEGES

Las distintas defensorías de los municipios deben hacer campañas para reducir la violencia, uno de los municipios donde se han registrado mayores casos de violencia es el de Shinahota, que está ubicado en el trópico de Cochabamba.

Es importante que se realice un trabajo de prevención con las OTB, los profesores de las escuelas y los padres de familia, en todo el departamento.


MARÍA VALENCIA, RESPONSABLE JUSTICIA JUVENIL SEDEGES

Algo alarmante es que en algunas radios en Cochabamba convocan a las pandillas para que asistan a las fiestas.

Esto es preocupante. Este tipo de propagandas está creciendo en las radios. Considero que si no hubiese este tipo de convocatorias, la formación de grupos y pandillas disminuiría; pero los adolescentes también tienen derecho a asistir a fiestas con sus amigos.

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.


Últimas noticias