Local

Miércoles 22 de octubre del 2014. Actualizado a las 20h11 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa MEDIO AMBIENTE | El cambio climático, las inundaciones, la contaminación y la persecución por parte del hombre, ponen en peligro a las especies silvestres que se han visto obligadas a desplazarse hacia las zonas suburbanas en busca de alimentos y refugio

Pérdida de hábitat natural amenaza la vida silvestre

Por Violeta Soria - Los Tiempos - 15/02/2014


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
El gato montés murió a causa de la golpiza que le propinó un granjero en la zona de San Jancito, en el municipio de Sacaba. Los resultados de la necropsia descartaron que el felino haya sido el causante de las muertes de las ovejas.  - Carlos  López Gamboa Los Tiempos

El gato montés murió a causa de la golpiza que le propinó un granjero en la zona de San Jancito, en el municipio de Sacaba. Los resultados de la necropsia descartaron que el felino haya sido el causante de las muertes de las ovejas. - Carlos López Gamboa Los Tiempos

El gato montés muerto a golpes en una granja avícola en Sacaba, ante la sospecha de ser el felino que en los últimos meses atacó a 90 animales, principalmente ovejas, en las laderas del Parque Nacional Tunari (PNT) en dos municipios, es una de las especies silvestres más amenazadas en Bolivia por la reducción de hábitat, la caza y el calentamiento global.

Hasta ahora todos los estudios realizados han descartado que este felino haya sido responsable de la muerte de las ovejas, patos, conejos y gallinas, en Tiquipaya y Sacaba. Según los resultados de la necropsia practicada al tigrecillo por la bióloga experta en mastozoología del Museo de Historia Natural Alcide d’Orbigny, Marisol Hidalgo, el felino murió a causa de la golpiza que le propinó el granjero y no por el disparo de un rifle, como se argumentó en un principio. El examen también reveló, además, que el animal silvestre tenía el estómago completamente vacío, sin ningún resto de alimentos, en los últimos dos días, por lo que se constató que la especie sufre una grave crisis por la escasez de alimentos en su hábitat, lo cual lo obliga a desplazarse hacia otros territorios. 

Hidalgo comentó que el gato montés (Leopardus geoffroyi), tenía las costillas sobresalidas y el pelo sin brillo, indicios de su déficit alimentario.

“Se presume que no comió en dos días porque viendo la parte preliminar del intestino delgado no tenía muchas cosas más que líquido “, dijo  la bióloga. También se encontraron señales de mutilación: le faltaba el colmillo derecho y el dedo interno de la pata izquierda. 

La necropsia también estableció que el animal tenía poca grasa corporal, lo cual refleja que su  alimentación no era óptima.

La presencia de especies silvestres en las zonas urbanas de Cochabamba es un indicio de que los animales están sufriendo la pérdida y destrucción de su hábitat por acción de la presencia humana y el cambio climático, remarcó la bióloga. La reducción de los espacios se debe en gran parte a los asentamientos humanos, la ampliación de la frontera agrícola, los chaqueos, quemas, la falta de alimento y agua y el calentamiento global, que provoca el cambio climático.

A ello se suma la “competencia” de los animales carnívoros, por el dominio de un territorio para alimentarse de presas propias de su dieta, lo cual ocasiona el desplazamiento de las especies. El panorama se complica ante la  caza indiscriminada de las especies silvestres para ser comercializadas como mascotas. A causa de  los factores mencionados, Hidalgo informó que  todas las especies a nivel mundial se encuentran con algún grado de amenaza; siendo los felinos, loros, y parabas, las más afectadas.

Para el director del Centro de Biodiversidad y Genética de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Luis Aguirre, la destrucción del hábitat y la falta de alimentos por efecto del cambio climático son las principales causas para que especies, como los felinos incursionen en los espacios urbanos.

Añadió que producto de ello, las especies más amenazadas entre medianas y grandes son los carnívoros como los zorros, zorrillos y felinos razón por la cual urge aplicar soluciones “complejas”  para evitar este tipo de conflictos entre la especie humana y la silvestre.

Aguirre manifestó que entre las soluciones se encuentran promover la protección y cuidado de ganado, entre los campesinos con técnicas como las asumidas en el Sajama, donde la población organizada realiza cuadras de vigilancia y construye cercas adecuadas.

Asimismo, sugirió la construcción de reservorios de agua en zonas alejadas las cuales ayudarán para atraer presas de pequeña escala que servirán de alimento a los animales silvestres. “Es como alejar el problema a otro lado”, manifestó a tiempo de enfatizar sobre un adecuado sistema de control de basura en las zonas excluidas de la  mancha urbana, donde los agricultores y granjeros realizan sus actividades.

Asentamientos invaden espacios de los animales 

El biólogo de la Secretaría de la Madre Tierra de la Gobernación, Alan Lisperguer, sustentó la crítica situación de los animales  al afirmar que: “Es la actividad humana la que está generando este problema, no es que ellos estén bajando a atacarnos, sino, que nosotros estamos invadiendo sus espacios”.

Añadió que el fenómeno no es nuevo, pues, un hecho similar consternó  a la población de Villa San José de Tarata en el valle alto, en 2012. Esa vez, 14 ovejas y dos cerdos fueron atacados, presuntamente por un depredador no identificado.

Sin embargo, la falta de medios y de técnicos especializados en biodiversidad a nivel municipal y departamental para establecer la identidad del animal, además de la ausencia de un protocolo impidieron identificar la especie.

Los biólogos remarcaron la importancia de no alarmar a la población sobre la presencia de estas especies y más bien sensibilizarla, debido a que la solución del problema pasa por el cambio de actitud humana ante la destrucción del hábitat.

Urge centro de biodiversidad

La Gobernación carece de una unidad de biodiversidad  encargada del manejo de fauna silvestre; ante ello, el director del Centro de Biodiversidad y Genética de la UMSS sugirió su creación y manejo por biólogos y veterinarios. Al respecto, Lisperguer informó que éste se encuentra en proceso de construcción. 

Hasta ahora la Gobernación no ha podido determinar las características del animal que atacó a las ovejas, en los municipios de Sacaba y Tiquipaya. Por ahora, los biólogos recomiendan ahuyentar a los animales salvajes con petardos o sonidos acústicos. También se aconseja reforzar los corrales.

 

LAS ESPECIES VULNERABLES EN BOLIVIA

En Bolivia, a la fecha, existen 211 especies de animales en peligro de extinción, siguiendo prioritariamente los criterios del libro “Lista roja de la fauna silvestre de vertebrados de Bolivia”, que fue editado en 2009 por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua. También se tomó como referencia la página web “Lista roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN)”.

De estas 211 especies, la organización de Conservación Internacional Bolivia identificó 15 especies representativas del país, que tienen algún grado de amenaza. Se trata de la vicuña que es una especie que estuvo en peligro de extinción a principios de la década del 70 (con apenas 2.000 individuos en Bolivia), y que hoy, gracias a los esfuerzos realizados, cuenta con una población mayor a 120.000 ejemplares. Ésta se constituye en una historia de éxito. A través de una alianza con la Fundación Estás Vivo y Conservación Internacional iniciaron la campaña denominada “Viva la Vida”, que ya va por su tercera fase. La iniciativa convocó a un concurso de fotografía sobre las especies bolivianas en peligro extinción. Desde 2012, esta iniciativa agregó a la convocatoria la categoría de “Áreas protegidas de Bolivia”. 

Los mamíferos como los felinos son considerados una especie vulnerable. El gato montés es una especie que habita en los valles interandinos y se alimenta de animales menores como roedores, ranas e insectos.

En Cochabamba se registraron 84 especies amenazadas, en Santa Cruz 70, mientras que en el resto de los departamentos presentan valores inferiores a las 31 especies, según un informe del Ministerio de Medio Ambiente sobre la situación de los animales silvestres.

 (Fuente: Conservación Internacional Bolivia)

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
9 puntos.


Últimas noticias