Nacional

Martes 02 de septiembre del 2014. Actualizado a las 20h13 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

Evo denuncia dictadura civil en el desfile militar indígena

Por Redacción Central - Los Tiempos - 8/08/2008


Los tanques del Batallón acantonado en Viacha ingresaron a la avenida Beijing provocando la admiración del público | Carlos López - Redacción Central Los Tiempos

Los tanques del Batallón acantonado en Viacha ingresaron a la avenida Beijing provocando la admiración del público | Carlos López - Redacción Central Los Tiempos

En un inusual discurso que apenas duró 10 minutos, notablemente preocupado y con una mayor cantidad de personas resguardando su seguridad, el presidente Evo Morales denunció que sus opositores pretenden una "dictadura civil" con las tomas de aeropuertos y atentados a funcionarios de gobierno, a las que calificó como actitudes típicas de las dictaduras militares de la década del 70.

El Jefe de Estado emitió esta denuncia en la tercera versión del desfile militar indígena en homenaje al aniversario de las Fuerzas Armadas, que se desarrolló en un ambiente de tranquilidad, a pesar de estar en medio de una ciudad convulsionada.

En el mensaje presidencial, Morales lamentó que algunos grupos le "falten el respeto al pueblo boliviano y apliquen una especie de dictadura civil atentando contra la democracia". Además explicó que en Bolivia las dictaduras de los años 60 y 70 se han sustituido por la acción de grupos que "toman aeropuertos, toman cortes departamentales electorales y balean carros de ministros".

El Mandatario además convocó tanto al pueblo boliviano como a los miembros de las Fuerzas Armadas a defender la democracia, pues según explicó, sus opositores están en un intento por sabotear y perjudicar el referendo revocatorio del 10 de agosto.

El desfile estuvo marcado por la tensión, pues un día antes de su realización los sectores afiliados a Central Obrera Departamental (COD) anunciaron que impedirían su normal desarrollo y llegarían hasta el lugar para generar convulsión.

El acto empezó oficialmente a las 9:15, con la llegada del Primer Mandatario a la avenida Beijing y mientras se desarrollaba el desfile, en el que participaron más de 20 mil efectivos de los 14 batallones acantonados en todo el territorio nacional y aproximadamente tres mil representantes de los 36 pueblos indígenas de Bolivia.

Las primeras horas del desfile estuvieron marcadas por las advertencias que llegaban desde el centro de la ciudad, pues tres grupos de manifestantes se agrupaban en las plazuelas San Sebastián y Corazonistas y en la esquina de las avenidas Ayacucho y Heroínas, anunciando que irían hasta el lugar en el que se desarrollaba el desfile castrense, pero ninguno se animó en llegar hasta el lugar pues los primeros se quedaron a bloquear en el puente a Quillacollo; los segundos se fueron al Seduca para poner candados y cadenas en su puerta y los últimos bloquearon el centro de la ciudad.

Un grupo de indígenas del trópico de Cochabamba pasó por la Heroínas y recibió algunas agresiones de los manifestantes, sin embargo, el hecho no tuvo consecuencias mayores.

Dentro del desfile también hubo algunos desencuentros entre los indígenas y los uniformados pues los militares no aceptaron el ingreso de ninguna otra bandera que no sea la tricolor y decomisaron wiphalas y banderas cruceñas provocando el reclamo de los originarios.

Pese a esta situación, hombres y mujeres indígenas de los pueblos guarayos, chiquitanos, tacanas, chipayas, mojeños, yuquis, aymaras, quechuas, weenhayek, guaraníes y sirionós, entre otros, desfilaron con sus trajes típicos, en la avenida Beijíng al ritmo de la banda de la Escuela Militar, aunque los ponchos rojos llegaron de la paceña provincia Omasuyos con su propia música.

Alrededor de las 12:00, ingresaron los efectivos militares, encabezados por el Regimiento I de Infantería y Escolta Presidencial Colorados de Bolivia y el Colegio Militar de Ejército (Colmil).

Mensaje militar

Tres promesas del Gobierno fueron entregadas como regalo a las Fuerzas Armadas en su día. El Presidente ofreció comprar cinco helicópteros para la Fuerza Aérea Boliviana y buques y barcazas para la Naval, y el ministro de Defensa, Walker San Miguel, se comprometió a acelerar la aprobación de una Ley del Servicio Militar.

El comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas, Luis Trigo, dijo en su discurso que la institución castrense ratifica su respeto y lealtad a la democracia y a la Constitución boliviana. Además sostuvo que garantizarán la estabilidad del Gobierno legalmente constituido, garantizó que cuidarán la soberanía del país y convocó a los sectores en conflicto a deponer toda actitud violenta que ponga en riesgo la estabilidad y desarrollo nacional.

Las declaraciones fueron vertidas en la tercera versión del Desfile militar en el que los uniformados comparten la celebración con los indígenas. La primera ocurrió en Sucre en 2006 y la segunda fue en Santa Cruz en 2007. Los regimientos que fueron más aplaudidos por el público asistente al evento fueron los de infantería, caballería, fuerzas aérea y naval de Santa Cruz, Potosí, Oruro, Pando, Cochabamba, Chuquisaca, Tarija y Beni y un grupo de aviones caza de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) que sobrevolaron en repetidas ocasiones el escenario del evento cívico militar, para amenizar y demostrar sus habilidades aeronáuticas. El evento castrense concluyó alrededor de las 15:00.


Últimas noticias