Nacional

Miércoles 23 de abril del 2014. Actualizado a las 21h54 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa EN EL CASO DEL CUARTEL DE CHALLAPATA, LOS NOMBRES DE LA VÍCTIMA Y EL AGRESOR FUERON IDENTIFICADOS

Surgen más casos de tortura en cuarteles

Por Redacción Central El Deber y - Agencia - 30/09/2010


La tortura del soldado de Challapata. -   Unitel Agencia

La tortura del soldado de Challapata. - Unitel Agencia

Nuevos videos y denuncias sobre maltratos y prácticas de tortura en los cuarteles del país fueron exhibidos ayer por medios televisivos, mientras en medio de una censura casi generalizada se iniciaron investigaciones tanto por parte de la Fiscalía de Oruro como por el Tribunal Militar para identificar y sancionar a los responsables de la tortura a un conscripto en el Regimiento Ranger de Oruro el pasado año.

La red PAT difundió ayer al mediodía un video, con imágenes similares a lo ocurrido en el cuartel de Challapata (Oruro), en el que se ven a soldados del Colegio Militar de Aviación (Colmilav) sometidos a prácticas de tortura y maltrato por parte de superiores e instructores.

Según explica en el video una ex cadete que fue dada de baja el año pasado, este tipo de prácticas era común entre los instructores del Colmilav y sus comandantes conocían los hechos, pero poco o nada hacían para castigar los abusos.

A raíz de las imágenes difundidas del caso del cuartel Ranger ayer, los senadores convocaron ante el Comité de Defensa y Fuerzas Armadas para un informe oral al comandante en jefe de las FFAA, general Ramiro de la Fuente Block. El presidente de la comisión de Defensa, Adolfo Mendoza, adelantó la elaboración de una nueva ley castrense.

Ayer, el presidente Evo Morales en Cochabamba reiteró que “lo que pasó en Challapata el año pasado es muy grave” y aseguró que esos “ejercicios” no se dan ni por instrucción del Presidente ni del Mando Militar. “Ustedes saben que yo tengo una buena relación con el Mando Militar y generalmente hay reuniones casi semanales para hacer una evaluación y estoy sorprendido por lo sucedido”.

“Caiga quien caiga será juzgado por la justicia ordinaria. Lamentamos mucho, pero también nuestro rechazo a este tipo de actitudes porque es una tortura, una cruel tortura. Esperamos que rápidamente la justicia, las instancias informen sobre este hecho en Challapata”, remarcó. 

Con relación al nuevo video, el comandante del Colmilav, Marvin Molina González, negó que en el interior de su unidad se realicen torturas a los cadetes, pero reconoció que hasta hace dos años se impartía la materia de Prisioneros de Guerra, que tenía el objetivo de inculcar una enseñanza superior por si se producía una guerra contra enemigos externos.

“Los militares estamos preparados para la guerra y esa materia nos permitía una enseñanza superior para garantizar la seguridad del Estado. Imagínense ustedes qué podía pasar si el enemigo capturaba a un soldado nuestro: habría puesto en riesgo la vida de toda una unidad”, justificó Molina.

El comandante del Colmilav tranquilizó a los padres de los cadetes y aseguró que desde que se incorporó a las Fuerzas Armadas la oficina de derechos humanos, la materia Prisioneros de Guerra fue suspendida.

Entre tanto, a raíz de los videos de Challapata y del Colmilav resurgió el debate en el país sobre esta obligación del servicio militar. El Defensor del Pueblo, Rolando Villena, planteó un referéndum para consultar a la población si está de acuerdo con la obligatoriedad del servicio militar. Esta iniciativa fue desechada por el Gobierno.

Otro caso en Buenavista

La Defensoría del Pueblo investiga un caso de maltrato físico a un soldado, supuestamente registrado el mes pasado en el Regimiento X de Caballería Gral. José Manuel Mercado, con asiento en la localidad de Buenavista (provincia Ichilo).


El representante del Defensor del Pueblo en Santa Cruz, Hernán Cabrera, informó ayer que el caso fue conocido mediante la denuncia telefónica de una persona que prefirió mantener su identidad en el anonimato, pero que aportó las primeras pistas para abrir el proceso de investigación. 


“Se trata de una agresión física a un soldado que fue víctima de varios golpes por parte de un superior. Una vez recibida la denuncia, pedimos un informe al comandante de esta guarnición y entre hoy y mañana vamos a inspeccionar el lugar. El caso está en investigación y en 10 días esperamos contar con un informe completo”, manifestó Cabrera.

 

IDENTIFICAN AL TORTURADOR Y A LA VÍCTIMA

Divergencias sobre quién debe investigar el caso

Las Fuerzas Armadas, el Gobierno y el Poder Judicial desataron ayer una polémica sobre quién debe juzgar los actos de presunta tortura en el Regimiento de Challapata (Oruro), cometido el año pasado por el teniente Jhon Henry Rojas Catacora en contra del cabo Álvaro López Cortés.


El presidente del Tribunal Supremo de Justicia Militar, almirante Jorge Bothelo, afirmó que ya se abrió un sumario informativo y como el caso sucedió en un cuartel y los involucrados son militares, están sujetos a ser procesados por normas castrenses.


Ayer, el fiscal general del Estado, Mario Uribe, instruyó una investigación de oficio a la Fiscalía de Oruro por los delitos de vejaciones y torturas. El titular orureño de la Fiscalía, Gonzalo Martínez,  informó que el fiscal de Challapata ya inició de oficio las investigaciones y en las próximas horas se citará a declarar al comandante del Regimiento y a los instructores, por otra parte se solicitará a la red Unitel de las imágenes difundidas sobre la tortura.


Para el vicepresidente Álvaro García Linera, la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas (LOFA) sólo puede juzgar casos del ámbito militar, sin embargo, lo que se vio en las imágenes no corresponde a un curso o una práctica y es claramente un acto de tortura en contra de un conscripto, por lo tanto pasará a la justicia ordinaria.


Funcionarios de la Defensoría del Pueblo también iniciaron una investigación y ya realizan el seguimiento del conscripto que aparece en las imágenes.Ellos identificaron al afectado como Guido Álvaro López Cortés e invitó a los familiares a denunciar.

EJERCICIO O CASTIGO

Dos oficiales consultados que hicieron el curso de tropas en la Escuela de Cóndores en Sanandita explicaron, por separado, que las imágenes corresponden a un entrenamiento o una práctica llamada “prisioneros de guerra” que se realizaba en los recintos de instrucción especial.


Sin embargo, advirtieron que esos cursos no se dan hace más de 12 años en las tres unidades rangers que tiene el Ejército.
Por las imágenes también se deduce que el soldado era sometido a un castigo conocido como “el submarino”.


Últimas noticias