Nacional

01 de noviembre del 2014. Actualizado a las 20h43 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

14:13 INFORME SERÁ PRESENTADO MAÑANA

ONU ratifica que la sociedad boliviana es profundamente desigual

Por Anf - Agencia - 8/11/2010


La representante de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Bolivia, Yoriko Yasukawa.| Foto archivo -   Abi Agencia

La representante de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Bolivia, Yoriko Yasukawa.| Foto archivo - Abi Agencia

NACIONES UNIDAS |

El 6to Informe nacional sobre Desarrollo Humano (IDH) retrata a una sociedad boliviana profundamente desigual, pese a los grandes avances logrados estos últimos años en materia social y de democratización del sistema político. Este documento será presentado este martes a la prensa boliviana.

La Representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Yoriko Yasukawa, desafía al país a aprovechar de un contexto nacional favorable para invertir masivamente en una universalización de los derechos básicos de la población y así "traducir el acceso al poder de grupos tradicionalmente excluidos de la sociedad en una mejora concreta en el bienestar y la igualdad entre las personas". 

 En las últimas décadas, Bolivia ha avanzado en la construcción de una sociedad con mayor igualdad, establecen los expertos del PNUD en el informe de investigación de 320 páginas que acaba de publicarse. Estos cuarenta últimos años, por ejemplo, la esperanza de vida aumentó de 45 a 65 años y la tasa de alfabetización de 63 a 91%.

En el ámbito de la participación política, 6 de cada 10 ciudadanos encuestados por el PNUD consideran que los indígenas y las mujeres tienen hoy una mayor posibilidad de ejercer cargos públicos que en el pasado.   

Sin embargo, la desigualdad en desarrollo es importante. Así, la desigualdad en educación es importante: la escolaridad en áreas rurales es de 5 años, mientras en áreas urbanas alcanza a 10 años. Persiste también una desigual distribución del ingreso que se mantuvo sin cambio estos últimos cuarenta años y que es una de las más extremas en América Latina: en Bolivia, el 20% más rico de la población concentra 60% del ingreso, mientras que el 20% más pobre apenas acumula el 2%. 

"Estas brechas se acumulan y frenan el desarrollo tanto individual como colectivo. Un hombre que no es indígena, vive en la ciudad y hace parte del quintil más rico de la población estudiará en promedio 14 años, en comparación con los 2 años de estudio de una mujer pobre, rural e indígena", dice el informe. 

Finalmente, según una encuesta nacional llevada a cabo por el equipo del IDH el año pasado, tres de cada diez bolivianos y bolivianas afirman haberse sentido discriminados, fundamentalmente por "el color de la piel", "la manera de hablar", "el origen étnico y el "no tener dinero". Este sentimiento de discriminación es el más alto de América Latina.   

"El hecho de que haya mayor igualdad política, pero no necesariamente mayor igualdad en aspectos sociales y económicos, está generando una cierta tensión", indica Verónica Paz Arauco, la coordinadora del informe titulado "Los cambios detrás del cambio; Desigualdades y movilidad social en Bolivia".

"Sin embargo, hoy día en Bolivia existen condiciones muy favorables para acelerar este cambio social con igualdad", sostiene esta investigadora, a tiempo de referirse a un "contexto macroeconómico" que permite al Estado invertir en "una política social cada vez más agresiva", las autonomías municipales, departamentales e indígenas que abren "una ventana de oportunidad para generar mayores oportunidades a toda la población" y "las expectativas que tiene la población hoy en día de que el cambio social se traduzca en una transformación social para todos.

" Una encuesta nacional encomendada por el IDH revela que los bolivianos asocian el "vivir bien" con el hecho de trabajar y ganar bien (36,7%), contar con una vivienda digna (23,6%), gozar de una buena salud (17,5%) y una buena convivencia con los demás (9,8%), así como de una buena cosecha y alimentación (5,9%) y buenos conocimientos (3,8%). Yoriko Yasukawa indica: "realmente es un momento único para invertir todos estos activos sociales y políticos en la superación de estas brechas y de verdad avanzar hacia la construcción de una sociedad más igualitaria, más equitativa, más justa que incluya a todos". 

  El IDH concluye que las políticas públicas deben apuntar a los tres siguientes grandes desafíos: 1- universalizar los derechos básicos, especialmente la educación y salud de calidad; 2- democratizar el empleo y el trabajo dignos y 3- combatir la discriminación a modo de promover la convivencia. 


Últimas noticias