Nacional

Viernes 31 de octubre del 2014. Actualizado a las 21h02 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa LAS ONG DE DERECHOS HUMANOS RECIBEN CON CAUTELA EL CIERRE DE DISCUSIONES SOBRE REFORMA

La ALBA fracasa en debate sobre CIDH

Por Agencias - Agencia - 24/03/2013


Sesión de la Asamblea Ordinaria de la OEA.  -   In­fo­bae.com Agencia

Sesión de la Asamblea Ordinaria de la OEA. - In­fo­bae.com Agencia

Varios países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) liderados por Ecuador y en los que está incluida Bolivia, no lograron modificar la forma de financiación, el sistema de medidas cautelares y cambiar la sede de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA) como habían propuesto, lo que fue interpretado como un fracaso del bloque.

Las organizaciones de la sociedad civil, sin embargo, recibieron de manera agridulce la resolución que da por finalizado el proceso de reforma de la CIDH porque se dejó un espacio abierto para continuar el debate, a pedido de la ALBA.

El pasado viernes concluyó la Asamblea General Extraordinaria de la OEA realizada en Washington, con una resolución que otorga un respaldo explícito para la reforma de la CIDH, después de casi 12 horas de debate de los cancilleres y representantes de los países miembros.

Eso supuso una derrota para Ecuador, Bolivia, Nicaragua y Venezuela, que plantearon al comienzo de la Asamblea su rechazo a cerrar ese proceso de reforma de la CIDH, iniciado hace casi dos años, porque a su juicio no hay suficiente consenso al respecto.

Sin embargo, esos cuatro países, apoyados por Haití, lograron que se acordara dar un mandato al Consejo Permanente de la OEA para “continuar el diálogo sobre los aspectos fundamentales para el fortalecimiento del SIDH (Sistema Interamericano de Derechos Humanos)”, del que forman parte la CIDH y la CorteIDH.

 Ese diálogo se realizará “teniendo en cuenta todos los aportes realizados por los Estados, los órganos del sistema y la sociedad civil a lo largo del proceso de reflexión, así como los debates durante la presente Asamblea extraordinaria”, según el texto introducido a última hora por Argentina y que permitió el consenso.

 Cuando el debate parecía estar en un punto muerto y Ecuador había amenazado incluso con abandonar el SIDH, el canciller argentino, Héctor Timerman, planteó añadir el texto a uno de los puntos más conflictivos de la resolución para concluir los debates y finalmente tuvo éxito.

 Argentina le ha dado “una oportunidad a la ALBA de seguir adelante con un proceso de auditoría permanente” sobre el sistema, opinó el director para América de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco.

 Vivanco consideró que el mandato al Consejo Permanente “le da legitimidad a un debate sin límites”, algo que a su juicio permite “continuar con un proceso que para los países de la ALBA tiene como objeto lograr un debilitamiento” del Sistema Interamericano de Derechos Humanos.

 Lo que no se recogió en el documento aprobado fueron algunos de los puntos concretos que reclamaban Ecuador, Bolivia, Venezuela y Nicaragua, como sus reivindicaciones para modificar el sistema de medidas cautelares de la CIDH y cambiar su sede, que está en Washington. Tampoco lograron estos países, en particular Ecuador, cambios en el sistema de financiación de la CIDH.

 La resolución aprobada sostiene que, mientras se logra la “plena financiación” de la Comisión por parte del presupuesto de la OEA, se sigan haciendo contribuciones voluntarias “preferentemente sin fines específicos”, lo que permite a la CIDH seguir buscando fondos externos a la organización y los Estados miembros, como reclamaba. Ecuador planteó privar a la CIDH de fondos que no sean los que le otorga el presupuesto regular de la OEA.


Últimas noticias