Vida y Futuro

Domingo 20 de abril del 2014. Actualizado a las 19h44 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa La gripe AH1N1, como toda influenza, se propaga rápido, pero también pueden reducirse sus efectos, por ello es necesario tomar las precauciones adecuadas para evitar el contagio de este virus.

Prevenir la gripe AH1N1 está en tus manos

Por Redacción Central - Los Tiempos - 28/06/2009


Nilcer Llallagua, voluntario de la Cruz Roja en Cochabamba - Redacción Central Los Tiempos

Nilcer Llallagua, voluntario de la Cruz Roja en Cochabamba - Redacción Central Los Tiempos

“Más vale prevenir que curar”, uno de los dichos populares conocidos, toma fuerza en la población ante la influenza AH1N1 que avanza vertiginosamente en el país. El virus AH1N1 se puede prevenir. Por ello, muchas personas toman sus precauciones, como el uso de barbijos, para no contraer o contagiar esta influenza. Es necesario hacer el uso correcto de las medidas de prevención para que éstas sean eficaces.

La influenza AH1N1 es una infección respiratoria aguda de origen viral que se contagia rápidamente, por ello es necesario tomar acciones para prevenir el contagio. En Bolivia existen más de medio centenar de personas infectadas con la gripe AH1N1, la cual fue avanzando rápidamente, pues en tres semanas los casos aumentaron. Santa Cruz es el departamento que tiene más contagiados con esta influenza.

El ministro de Salud, Ramiro Tapia, recomendó a la población boliviana asumir las medidas de prevención, "porque según la curva epidemiológica, que tiene picos de aumento", en las próximas tres semanas los contagios tienen la tendencia a incrementarse, "por lo que se debe redoblar esfuerzos".

La Cruz Roja Boliviana –filial Cochabamba realiza una campaña de prevención puerta a puerta en la población cochabambina para prevenir e informar sobre la gripe.

Barbijo o mascarillas
Poco a poco el barbijo quirúrgico –también llamada mascarilla o tapabocas- se ha convertido en parte de la vestimenta rutinaria de las personas; pero muchas de ellas no hacen un uso correcto o adecuado de la misma.

Si se utilizan mascarillas o barbijos, es esencial usarlas y desecharlas adecuadamente para evitar que sean ineficaces y que su uso incorrecto agrave el riesgo de contagio.

• Asegúrese de que cubra su boca y nariz
• Anúdela firmemente para reducir al mínimo la separación entre la mascarilla y la cara
• Mientras esté utilizándola, evite tocarla: siempre que toque una mascarilla usada, por ejemplo para quitársela o lavarla, limpie sus manos lavándolas con agua y jabón o frotándolas con un pañuelito empapado en alcohol
• En cuanto la mascarilla esté húmeda, sustitúyala por otra limpia y seca
• No reutilice las mascarillas de un solo uso, deseche inmediatamente las mascarillas de un solo uso, una vez utilizadas.
Estos otros medios deberían utilizarse una sola vez o, si se trata de mascarillas de tela, limpiarlas bien después de utilizadas (por ejemplo, lavándolas con detergente de lavadora a temperatura normal). Después de atender a un enfermo hay que quitárselas inmediatamente. Lávese las manos nada más quitarse la mascarilla.

Manos limpias salvan vidas
Las manos son un vehículo permanente de bacterias y gérmenes que están sobre las superficies y en otras personas. Por lo tanto, lavarse las manos es la forma más fácil y económica de prevenir la transmisión de los gérmenes de un lado para otro. Un buen lavado de manos debe durar entre 30 a 40 segundos.

Cómo lavar las manos
• Utilice agua y jabón
• Humedezca las manos y aplique jabón frotando dedo por dedo, especialmente en los espacios entre los dedos
• Frote las palmas y por encima de las muñecas
• Limpie debajo de las uñas
• Enjuague con abundante agua
• Seque con papel desechable o secador automático
• Si no tiene papel desechable es preferible secar las manos al ambiente
• No se recomienda utilizar toallas de tela porque podrían almacenar bacterias o microbios

Se debe lavar las manos
• Al llegar a casa
• Antes de preparar la comida
• Antes y después de comer
• Después de limpiarse la nariz, toser o estornudar
• Después de ir al baño
• Después de cambiar pañales de un bebé
• Antes de atender  a los niños
• Antes y después de dar cuidados a un enfermo
• Después de hacer la limpieza y manipular la basura
• Después de tocar animales y plantas
• Antes y después de tratar una herida

Consejos generales

Personas en buen estado de salud:
•    Manténgase a no menos de un metro de toda persona con síntomas gripales
• Absténgase de tocarse la boca y la nariz;
• Limpie sus manos frecuentemente, lavándolas con jabón y agua o frotándolas con un pañuelito empapado en alcohol, especialmente si se toca la boca o la nariz, o con superficies posiblemente contaminadas
• Permanezca el menor tiempo posible cerca de personas que pudieran estar enfermas
• Permanezca el menor tiempo posible en lugares muy concurridos
• Mejore la renovación del aire en el hogar, abriendo las ventanas todo cuanto sea posible.

Personas con síntomas
 gripales:
• Permanezca en el hogar si no se encuentra bien, y aténgase a las recomendaciones de salud pública impartidas por sus autoridades.
• manténgase a la mayor distancia posible (como mínimo, un metro) de las personas que no presenten síntomas al toser o estornudar, cubra su boca y nariz con algún objeto de tela u otro material apropiado, para retener las secreciones respiratorias. Una vez utilizado, deseche inmediatamente el material o lávelo.
• Lávese las manos inmediatamente después de entrar en contacto con secreciones respiratorias
• Renueve el aire del recinto donde se encuentre abriendo las ventanas todo cuanto sea posible.

¿Cómo se transmite?

•    Se transmite de persona a persona.
•    El virus circula en el aire, por lo tanto se puede transmitir a través de los residuos de saliva que se expulsan al hablar, toser o estornudar hasta un metro de distancia.
•    El virus sobrevive entre 48 y 72 horas en superficies lisas como manos, manijas, barandas, así como en áreas porosas como pañuelos desechables y telas.
•    También se propaga por hablar cerca, saludar de mano o beso a una persona enferma.

Signos y síntomas

Los síntomas de la influenza AH1N1 son parecidos a los síntomas de la influenza o gripe estacional.
•    Dolor de cabeza severo.
•    Congestión nasal.
•    Fiebre alta de inicio súbito (39°c o más).
•    Tos, ardor y/o dolor de garganta.
•    Dolor muscular y de articulaciones.
•    Dificultad para respirar.
•    Estornudos

 


Últimas noticias