Vida y Futuro

Miércoles 22 de octubre del 2014. Actualizado a las 18h13 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa PERSONAJE | El autor de Guano Maldito falleció el viernes, a los 88 años, en Santa Cruz. Su legado trasciende lo histórico

Aguirre Lavayén va más allá del horizonte

Por Redacción Central | - Los Tiempos - 9/01/2011


 Juan Pablo Rodríguez C.
Santa Cruz | El Deber

Este viajero incansable extendió su recorrido  hasta la última frontera, cuando el viernes un cáncer se lo llevó, a él y su pasión, por la historia boliviana.

Además de ser uno de los escritores más leídos del país, fue un impulsor del desarrollo, pues fue el mentor de Puerto Aguirre, la primera salida portuaria nacional al Atlántico por la hidrovía Paraguay-Paraná.

Joaquín Aguirre Lavayén era un patriota entusiasmado. “Hay una frustración que me sangra, porque amo mi país. A mí me duele que Bolivia no ocupe el lugar que le corresponde en el continente, que es uno de dignidad y desarrollo para su gente”, afirmó en enero de 2009 a Escenas.

Con su voz fuerte y contundente explicó que cuando era muchacho odiaba estudiar historia, porque el profesor los obligaba a memorizar las fechas de 150 revoluciones. “¡Imagínese ese despelote! Además, es aburrida porque ninguna sola batalla alcanzó sus propósitos”, dijo.

Por eso escribió Guano Maldito, basada en los acontecimientos de la Guerra del Pacífico, disputada entre Bolivia, Perú y Chile en 1879, que se convirtió en un clásico de la literatura histórica del país y en una lectura casi obligatoria en las aulas escolares.

 

Utilizó a Pelícano Mejillones, ave marina como personaje testimonial para detallar minuciosamente las causas de aquel hecho histórico.
Iba a cumplir 89 años en marzo y era un lector incansable, investigador exhaustivo, hombre visionario y, por sobre todo, un soñador.
“Para mí, los sueños son vida. Hay sueños de todos los tamaños, cuando uno sueña toma riesgos. El que no sueña acepta las cosas con mediocridad, por suerte tengo un temperamento que me obliga a cumplir mis sueños”, explicó en su oportunidad.

Además de ser un estudioso de la historia, fue autor de Más allá del horizonte (1951), Adela Zamudio, guerrillera de Parnaso (1980) y Guerra del Pacífico, pacto y tregua (1987). Y hasta sus últimos días trabajó en la biografía de Nataliel Aguirre, su abuelo, autor de Juan de la Rosa (1825).

A pesar de haber trabajado por muchos años en la función pública, Aguirre Lavayén confesó que la política no le agradaba. “El trabajo de un político es convencer a la gente. Lo que dice un día, tal vez no lo diga al día siguiente, es por eso que muy pocas personas creen en ellos”, declaró.

Dejó en claro que amó su país y que lo hizo impulsado por la forma en cómo lo criaron. “Vengo de una familia en donde los conceptos de patria fueron muy intensos”, dijo. “... y si tú amas tu país, amas a su gente, sus costumbres, su cultura y su comida”, añadió.

Aguirre Lavayén tuvo grandeza, aquella que muy pocos poseen. “Hay que tomar cariño a lo que uno hace. La cualidad más grande del ser humano es la posibilidad de amar”, sentenció.

 Sobre su vida

 Nació el 30 de marzo de 1921, en Cochabamba.

Estudió en la Universidad Mayor de San Simón y, en La Paz , en la Universidad Mayor de San Andrés. En 1941 obtuvo una beca en Dartmouth Collage, New Hampshire (EEUU), donde se graduó, en 1945, como licenciado en Filosofía y Literatura Comparada. Además cursó estudios de posgrado en Literatura, Dirección Teatral y Cinematografía en la Universidad de Stanford, Carolina (EEUU).

 En 1945, Aguirre fue nombrado secretario por la delegación de Bolivia para la Conferencia de San Francisco, que creó la Organización de Naciones Unidas.

Fue presidente de la Corporación Boliviana de Fomento (1976) y senador de la República por el departamento de Cochabamba (1994).
En noviembre, la Universidad Privada de Bolivia lo reconoció como Doctor Honoris Causa, en mérito a su destacada trayectoria personal, profesional y empresarial.

Nota de Redacción

En nuestra edición de ayer y hoy en Lecturas omitimos que el homenaje de Los Tiempos a Aguirre Lavayén fue hecho en forma conjunta con el Círculo de Senadores de la Cámara Junior de Cochabamba, y que fue la Universidad Privada Boliviana la que lo distinguió con un doctor honoris causa.


Últimas noticias