Vida y Futuro

Lunes 28 de julio del 2014. Actualizado a las 12h50 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa El "eslabón perdido" de la física moderna parece ver la luz. Científicos europeos que trabajan en la "Máquina de Dios" anunciaron que, si se confirman las evidencias, encontraron el "bosón de Higgs", la partícula elemental que explica el principio de la m

Expertos explican qué es la “partícula de Dios”

Por Efe - Agencia - 8/07/2012


HIGGS -   Efe Agencia

HIGGS - Efe Agencia

Ha sido la noticia científica de la semana, del año y, quizás, del siglo. Pero para la mayoría, no está claro por qué. El físico Francesco Zaratti aporta su perspectiva sobre el probable descubrimiento del bosón de Higgs.

Esta partícula estaría por todas partes en el universo, formando un gran campo con el que otras partículas con masa interactúan. Precisamente sería ésta la pieza que explicaría por qué todo lo que nos rodea y somos tiene materia.

Simplificando, los bosones son partículas que, como la de la luz, transmiten información. Los fermiones son los responsables de que haya masa. Pero sería el bosón de Higgs el que serviría de pegamento de los últimos y determinaría que se formase materia el algún punto, inmediatamente después del “Big Bang”.

El científico Francesco Zaratti explica que en 1964, el físico escocés Peter Higgs (Newcastle, 1929) formuló una teoría extravagante que preveía la existencia de una partícula capaz de explicar porque existen partículas elementales con masa diferente  (como el electrón y el protón) y otras que no la tienen (como el fotón).

La teoría más aceptada de la estructura de la materia (el Modelo Estándar) es muy simétrica y por tanto necesita de un mecanismo para diferenciar las partículas con base a su masa.

El campo de Higgs hace ese trabajo, mediante la interacción de su partícula, el bosón de Higgs, con las demás partículas. Un bosón es una partícula asociada con un campo cuántico que tiene espín par y obedece reglas estadísticas diferentes de la otra familia de partículas (los fermiones). 

Se trata de conceptos de físicas microscópica que no tienen análogo en la vida común, pero podemos recurrir a metáforas para acercarnos a ellos. Podemos imaginar  el campo de Higgs como un lago donde algunas personas se deslizan con esquís acuáticos (como si no tuvieran masa), otras avanzan nadando (con masa pequeña) y otras caminando (más lentamente, como si tuvieran masa mayor). 

Hallar el bosón de Higgs no ha sido fácil (el mismo Prof. Higgs ha declarado que no imaginaba poder asistir en vida a su descubrimiento);  ni siquiera se tiene la plena certeza de su existencia, sino sólo una sólida evidencia. Para ese logro se ha necesitado construir el más grande acelerador de protones de la historia con avances tecnológicos y experimentales asombrosos, reunir a un ejército de 10,000 científicos y técnicos, entre los más brillantes de Europa y EEUU y, sobretodo, se ha tenido que analizar billones de datos para discriminar aquellos pocos  relacionados con el “paso” del bosón de Higgs.

Al bosón de Higgs se le llama mediáticamente “la partícula de Dios”, en el sentido que sería la partícula fundamental que explicaría la existencia de todas las demás y daría consistencia a toda la teoría de la materia. 

Afortunadamente esa visión es relativa. La naturaleza está siempre llena de sorpresas y seguramente ulteriores experimentos diseñados para precisar las características físicas del bosón de Higgs, confirmarán las sospechas de una mayor complejidad de la materia.

A la pregunta común, “¿para qué sirve ese descubrimiento?”, se podría contestar parafraseando al gran experimentalista Michael Faraday, descubridor del electromagnetismo en 1830, diciendo “¿para qué sirve un bebé recién nacido?”. El tiempo lo dirá. Mientras tanto el gusto está en haber dado existencia a un bebé.

 

Un momento histórico

Asimismo, Fernando Monticelli, investigador del Conicet que participa en el proyecto, manifestó al portal Los Andes que se trata de un momento histórico. Es que si se confirma que es el bosón de Higgs (más conocido como "partícula de Dios"), se habría encontrado la última partícula que faltaba para completar el Modelo Estándar de física elemental. Y si no, de todos modos están seguros que han hallado un nuevo elemento, que no se había observado con anterioridad.

Para verificarlo, detalló Monticelli, se tienen que recolectar infinidad de datos, a partir de las 24 millones de colisiones de protones por segundo que se generan en el colisionador, un acelerador de partículas también conocido como la "máquina de Dios". Y añadió que este bosón se desintegra casi de inmediato en otras partículas, de mayor duración, por lo que su presencia sólo se pueda inferir a partir de ellas. 

Llegar a la confirmación o refutación podría tomar un par de años más. El científico de la Universidad Nacional de La Plata consideró que no es mucho tiempo, si se tiene en cuenta que el programa prevé la toma de datos durante dos décadas. Pero subrayó que muchos están seguros de que se trata del bosón de Higgs, ya que la masa de este nuevo elemento que se ha detectado está dentro del rango de lo esperado.

 

La pieza que faltaba

Por su parte, Andrés Aceña, investigador del Instituto de Ciencias Básicas de la UNCuyo, explicó que hace casi 50 años, el físico británico Peter Higgs postuló que debía existir un elemento -un bosón que recibió su nombre- que tenía una función fundamental: la de hacer que el resto de las partículas tuvieran masa, a partir de la interacción con él. 

Peter Higgs, el genio que descubrió a Dios

Es el físico británico que en 1964 postuló la existencia de la partícula original de todas las materias. Hoy, a los 83 años, se muestra "estupefacto" por los avances de su teoría.


Higgs se mostró muy contento este tras el anuncio del descubrimiento de una nueva "partícula de Dios" que podría ser el bosón que lleva su nombre y del que había postulado su existencia hace casi 50 años, en 1964.


"Estoy estupefacto por la increíble velocidad con la que fueron obtenidos los resultados", declaró Higgs en un comunicado enviado por la Universidad de Edimburgo, en Escocia.

¿Qué es el bosón de Higgs?

Desde que el científico británico postuló la existencia de "la partícula de Dios" como origen de la masa de todas las materias existentes, sus colegas se han abocado a hallar el misterioso elemento.

¿Lo lograron?

Los científicos buscan desde hace 48 años el bosón de Higgs, un elemento clave de la estructura fundamental de la materia conocido como la "partícula de Dios".


En el "modelo estándar" (teoría de la estructura fundamental de la materia elaborada en los años 60 para describir a todas las partículas y fuerzas del universo), el bosón de Higgs es considerado la partícula que brinda su masa a todas las demás.


Al intentar aislar los más pequeños componentes de la materia, los físicos descubrieron varias series de partículas elementales.

¿De dónde viene esa masa?

Los científicos explican que no proviene de las partículas mismas. En 1964, por deducción, el físico británico Peter Higgs postuló que existía el bosón que debía dar su masa a otras partículas. Ese bosón hoy lleva su nombre.


Últimas noticias