Columnistas

Viernes 24 de octubre del 2014. Actualizado a las 20h02 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

Sordomudos

Por Redacción Central - Los Tiempos - 13/09/2006


Siguen con desinterés y sin descanso los mensajes de la Iglesia, llamando a todos, pero sobre todo, a los dirigentes políticos y sociales a crear las condiciones para una convivencia civilizada, especialmente en estos tiempos de cambio por los que el país está pasando. El obispo auxiliar de Santa Cruz, Mons. Sergio Gualberti, en su homilía del pasado domingo, comentó el pasaje evangélico de la curación del sordomudo (San Marcos (7,31-37) y formuló algunas aplicaciones a la situación que vive Bolivia en este momento tan agitado: "Hay sordera cuando se encierran en sus egoísmos, en sus intereses, en sus derechos, sin asumir sus respectivos deberes ni respetar los derechos de los demás. Somos sordos cuando no aceptamos el diálogo para llegar a un consenso, cuando no oímos el grito de los pobres y cuando no respetamos la opinión de las minorías y actuamos con autoritarismo". Sabemos por experiencia que una mayoría que avasalla y silencia toda discrepancia, termina en dictadura".

Quiero aprovechar las atinadas palabras del prelado y tomarme la libertad de aplicarlas a otros hechos que nos preocupan. Cito uno de tantos casos de sordera a los derechos de los demás: el avasallamiento de la hospedería que los franciscanos, construyeron y, cuidaron por muchos años, hasta hace un par de semanas, al servicio de los peregrinos que acuden al santuario de Copacabana. La codicia desmedida de los invasores, quizá alentada por la extravagante doctrina del "socialismo comunitario", pretende arrebatar ese establecimiento a sus legítimos propietarios y administradores. Y pregunto ¿Qué más "comunitarismo" que el de la comunidad de religiosos franciscanos? Suma y sigue: otros avasalladores pretenden apropiarse de un hotel que contribuye a los muchos turistas que, hasta ahora, daban vida a esa población, ahora paralizada, a causa de la anarquía que atemoriza al turismo.

Hay sordera, prosigue el obispo cruceño "cuando no respetamos la opinión de las minorías y actuamos con autoritarismo". La sentencia viene como anillo al dedo hinchado de soberbia y autoritarismo del partido gobernante. La misma Asamblea Constituyente que es su niña bonita, está a punto de naufragar por el empeño del MAS en pervertir el mandato de la misma Ley de Convocatoria en la que se establece que las decisiones de la Asamblea deben aprobarse por el voto de dos tercios y no por mayoría absoluta de los constituyentes. Si el partido gobernante no corrige sus malos hábitos frustrará los anhelos democráticos de una mayoría ciudadana había puesto en dicha Asamblea. Ya se dan señales públicas de esta frustración.

"Pero también somos sordos cuando cultivamos en nuestros corazones sentimientos de odio, de resentimiento, revanchismo y racismo" ¡Grave! ¿Quién podrá confiar en que habrá paz y justicia cuando el odio racista, fomentado desde diferentes bandos, y peor cuando viene "desde arriba" y genera reacciones igualmente repudiables?.

Termino con las palabras de Papa Benedicto, citadas por Mons. Gualberti: "no habrá paz estable (...) si no cesan el odio y la enemistad, mediante una reconciliación basada en la mutua caridad y el mutuo amor". ¿Entenderán y escucharán este lenguaje quienes deberían escucharlo y aplicarlo?


Últimas noticias

En Vídeo

24 Octubre 2014 Internacional

Bombardeos sobre Kobane

>> Ver más videos