Columnistas

Martes 29 de julio del 2014. Actualizado a las 13h48 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

Importancia de la paz

Por Redacción Central - Los Tiempos - 15/01/2007


Con la paz se construye mientras que con la violencia se destruye. Así fue siempre desde los albores de esa sociedad políticamente organizada que es el Estado. La historia nos ofrece múltiples precedentes en tal sentido.

Recordemos el caso de España, en la década del 30 del siglo pasado. Republicanos y conservadores, en vez de concertar acuerdos para la paz social y política se fueron a los tiros. La Guerra Civil dejó una España destrozada y un saldo de centenares de miles de muertos. La peor parte se la llevó su población, que mayoritariamente terminó inmersa en el hambre y la miseria. A ese país le costaría después décadas de esfuerzo sostenido superar el rezago. Recién a partir de los años 70 comenzaría a marchar a paso firme hacia la prosperidad que hoy disfruta. Lo hizo tras el establecimiento de una democracia afirmada en el pluralismo ideológico y político y en las autonomías regionales.

Un etno-culturalismo inflamado de intolerancia religiosa, provocaría después una confrontación de peores consecuencias en Yugoslavia. Fue la causa final de la dramática pobreza en que actualmente se debaten los habitantes de los pequeños estados en que se descompuso la ex patria del mariscal Tito.

En Bolivia, desde el frente étnico-racial, no hay fundamentos valederos para una confrontación. Entre nosotros, la discriminación no es por el color de la piel, de los ojos o la textura del pelo. Somos un país esencialmente mestizo, donde el criollo de pura cepa constituye una manifiesta minoría. Si no se acepta a alguien es simple y llanamente porque no figura para nada en las pasarelas de esa economía en que se afirma el estatus social. Ocurre lo contrario si se aparece en ellas, por mucho que se tenga ascendencia indígena estampada en el color de la piel y el diseño del rostro. Sobran los ejemplos en tal sentido. Y en todas las regiones del país.

Se hace necesario puntualizar que, finalmente, es la extrema pobreza y no otra cosa el origen final de la exclusión social que padecen todavía centenares de miles de bolivianos, indígenas, en buena proporción. Acabar con el mal entraña políticas gubernamentales que rigurosamente apunten a un creciente y sostenido desarrollo económico de efecto integrador.


Últimas noticias