Columnistas

Lunes 20 de octubre del 2014. Actualizado a las 15h49 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

Venezuela, logros del socialismo del siglo XXI

Por Redacción Central - Los Tiempos - 14/06/2007


Caracas (AIPE)- En los primeros cinco meses de 2007, en Venezuela se vendió la cifra récord de 172.081 vehículos, 54,3% más que las 111.549 unidades vendidas en el mismo período de 2006. Pero más que el incremento descomunal en las ventas de vehículos, lo que impresiona es que en lo que va de año, sólo fueron ensambladas en el país 58.191 unidades, apenas 2.373 unidades (4,3%) más que las ensambladas aquí para mayo de 2006. Mientras tanto, las unidades importadas ascendieron a 113.890 unidades, más del doble (104,4% ó 58.159 unidades) que igual período de 2006. Es más, el volumen de vehículos importados es casi el doble de lo que se produce en el país. Así, el 64,5% de la demanda está siendo satisfecha a base de importaciones.

El que la producción venezolana no haya crecido a la par de la demanda se debe, principalmente, a que nuestra industria automotriz está operando actualmente muy cerca de su capacidad instalada. Según analistas, la industria podría estar produciendo algo más si no fuera por la infinidad de trabas burocráticas que ha impuesto el Gobierno, en su camino hacia el socialismo del siglo XXI.

Para comenzar está el sin fin de solvencias de presentación obligatoria, entre ellas, las del Instituto Nacional de Capacitación y Educación Socialista (INCES), la del Seguro Social y, sobre todo, la Solvencia Laboral, que constituye un verdadero vía crucis para el industrial. A esto se le suman los engorrosos trámites aduanales y el requerimiento más pernicioso y obstaculizador de todos: el Certificado de No Producción Nacional emitido por el Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio. Algunos piensan que esas trabas forman parte del esfuerzo para racionar la salida de divisas. Sin embargo, si se escruta un poco más, lo que se encuentra es la red de ineficiencia e incapacidad técnica que está deglutiendo al Estado.

Que la industria automotriz venezolana no haya aumentado más su capacidad de producción de vehículos es atribuible al deterioro que sufre todo el sector industrial, tras ocho años de una férrea política anti empresarial aplicada por el gobierno de Hugo Chávez: una (anti) política que ha estado repleta de fuertes restricciones, controles y desincentivos a la inversión y a la producción, amén de la ausencia de seguridad jurídica y respeto a los derechos de propiedad. Hoy, son muy pocos quienes se aventuran a invertir en el país, ante el temor de no poder recuperar eventualmente su inversión.

La deprimida situación del sector industrial venezolano fue reportada por la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), en una investigación titulada "Cerco empresarial". Desde 1998, el número de empresas industriales en Venezuela se derrumbó de 11.117 en diciembre de 1998 a 6.756 en diciembre de 2005. Y las más afectadas por el exceso de regulaciones y de tramitaciones oficiales, como también por la escasez de divisas para realizar importaciones, han sido las pequeñas y medianas empresas. Mientras el número de grandes empresas industriales ha disminuido en 11 por ciento, 42 por ciento de las pequeñas industrias y medianas han desaparecido. Ese es el logro del socialismo del siglo XXI.

Robert Bottome y Norka Parra son director y analista, respectivamente, de VenEconomía.

© www.aipenet.com


Últimas noticias