Columnistas

Lunes 15 de septiembre del 2014. Actualizado a las 20h37 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

Los aymaras y la visión de país

Por Redacción Central - Los Tiempos - 11/07/2007


La Comisión Visión de País realizó un seminario en Sucre para recibir aportes y enriquecer su propuesta. Fueron invitados varios intelectuales de origen aymara. En su conjunto, las ponencias de los invitados mostraron que la identidad aymara no tiene una sola expresión y que fruto de la historia representa diferentes tonalidades y densidades humanas (demográficas e interculturales) a través de corrientes ideológicas con potencialidades políticas diferenciadas en su viabilidad. Un resumen de ellascotejadas con una investigación de Mario Galindo expone la existencia de cinco corrientes:

1) Visión diárquica o dualista que plantea la existencia de dos civilizaciones y, de ello, postula la necesidad de dos gobiernos equivalentes o sucesivos indígena y no indígena en un solo Estado; 2) Visión etnocéntrica o de retorno, que postula la reconformación del Kollasuyo y la autodeterminación "nacional" aymara, avanzando hacia la reconstitución territorial total; 3) Visión regional originaria que postula la existencia de macrorregiones indígenas autónomasaltiplano-valles-tierras bajas, con la adición de autonomías étnicas urbanas y gobierno indígena propio basado en usos y costumbres; 4) Visión autonómica, que plantea a los municipios indígenas y unidades territoriales indígenas (UTI o ETIO) de diverso alcance regional, con autoridades indígenas guiadas por usos y costumbres compatibilizados con la institucionalidad estatal; y 5) Visión hegemónica o globalista, que plantea que los aymaras estamos en todo el país y que se puede ser Gobierno nacional con el marco legal actual para ir cambiándolo en la dirección de la equidad socioeconómica y la interculturalidad, sin excluir la posibilidad de autonomías indígenas municipales o regionales que compatibilicen la ley nacional con los usos y costumbres.

Evaluadas esas visiones desde la viabilidad democrática, desde la posibilidad real de llegar a acuerdos de mediano plazo con la oposición, las visiones 1 y 2 son inviables o de larguísimo aliento. En la 3 y la 4 hay elementos importantes y rescatables. Los referidos a gobierno indígena con base en usos y costumbres compatibilizados con la legislación nacional y, sobre todo, la propuesta de autonomías municipales indígenas. La 5, a pesar de sus mayores potencialidades concertadoras y articulatorias, no está representada adecuadamente en la comisión y tampoco tiene escucha en la oposición. El rescate de las posibilidades de la visión hegemónica aymara abriría las puertas al diálogo intercultural occidente-oriente y permitiría acuerdos sustanciales en la Constituyente.

En lo práctico de las propuestas en la Comisión Visión de País, Félix Cárdenas (Patria Insurgente) se muestra coherente en su radicalismo coincidiendo con posiciones ultrarradicales del Conamaq y algunas personas del MOP y del MAS, pues tanto discursivamente como en la acción y propuesta se mueve en el programa máximo etnocentrista o de reconstitución (visiones 1 y 2), soñando con eventuales diarquías en el plano de las autonomías indígenas casi totales, y con las facetas menos viables de la visión 3) como las macrorregiones indígenas, sobre todo en las propuesta taxativas de lo "plurinacional" y la "confederación de naciones".

Masistas de origen aymara como Patzy y Choquehuanca y algunos constituyenteslos menos tienen un discurso con orientaciones etnocéntricas y de retorno, matizadas con pretensiones autonómicas. Pero su experiencia en el Gobierno parece haberles enseñado que la política es una ciencia de las posibilidades reales. Por ello, sin dejar su discurso radicaloide, apuestan hoy a la visión hegemónica. Junto a otros intelectuales aymaras, lamentablemente externos al cónclave.

La gran interrogante ahora es: ¿será posible que la visión "seductora", de hegemonía positiva y convencimiento desde lo aymara, pueda demostrar su capacidad concertadora como expresión de la interculturaldad normativa? Habrá que seguir apostando a esta visión para no ir sepultando gratuitamente las posibilidades del movimiento indígena por las propuestas radicales sobrerrepresentadas en la Asamblea.

El autor es sociólogo alteño y Director de Cipca La Paz

claruta@cipca.org.bo


Últimas noticias