Columnistas

Lunes 24 de noviembre del 2014. Actualizado a las 20h41 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

La tea de Murillo

Por Redacción Central - Los Tiempos - 15/07/2008


Esta mañana fui despertado tempranamente por mi comadre Macacha quien ingresó a mi alcoba conyugal cantando algunas estrofas del Himno Paceño "La Paz que en este día de julio se engalana, etc. Etc." para luego decirme que hoy y mañana deberíamos rendir homenaje a la efeméride paceña.

Agradecí el gesto de mi pariente espiritual que es cochabambina y me apresté a participar de la euforia paceñista, gritándole en la oreja el viejo lema paceñista "¡Chucutas: viva La Paz y nada más!" a los que Macacha agregó "y Cochabamba más" con lo que sellamos la unión de los paceños con el resto de nuestros hermanos bolivianos.

A continuación, Macacha me recordó que esta noche asistiríamos al tradicional desfile de teas y que para ello deberíamos acudir a la Municipalidad para munirnos de nuestras respectivas teas que hacen recuerdo a la frase que pronunció el Protomártir Pedro Domingo Murillo antes de ser ahorcado en enero de 1810 "La tea que dejo encendida, nadie la podrá apagar" y que hoy podría ser repetida por el Alcalde Del Granado quien diría: "La deuda que tengo contratada nadie la podrá pagar".

Macacha me obligó a sacar mi motocicleta Hardley Davidson para dirigirnos al centro de la ciudad, pues de otra manera no podríamos cumplir nuestro cometido, ya que toda la ciudad estará llena de escolares y bandas militares que poseen casi todos los establecimientos educativos, tradición que paraliza a la urbe paceña en un día laborable y que ya no corresponde a una urbe metropolitana.

Accedí a sacar mi moto que ella condujo haciendo temblar al ritmo de sus caderas, como diría Chabuca la limeña.

Llegados a la Alcaldía, solicitamos nuestras teas para el desfile nocturno y un empleado "sin miedo" quiso entregarnos unos carteles con el retrato del presidente Evo Morales, quien se halla de campaña para esa mamarrachada llamada "referéndum revocatorio". Macacha rechazó indignada tales carteles propagandísticos y reclamó las teas murillanas y carteles con la efigie de Peter Sunday Little Wall, como llaman en Cochabamba las señoritas y las birlochas que hablan inglés. Yo que soy tranquilo y discreto, exigí mi tea y un cartel con el retrato del héroe de la revolución paceña y americana.

Como Macacha se calentó y se peleó con el empleado municipal a quien le dijo barbaridades por tratar de convertir a La Paz y a su fiesta en motivos políticos de apoyo al presidente Evo, a quien calificó de "intimeit" y aliado del Alcalde del Granado, salimos de las dependencias municipales y adquirimos en la calle dos hermosas teas y carteles con la efigie de Don Pedro D. Murillo con los que desfilaremos esta noche por las calles de La Paz para rematar luego en una verbena popular a la que nos invitaron las cholitas del mercado 16 de Julio, en Obrajes.


Últimas noticias

En Vídeo