Columnistas

Viernes 28 de noviembre del 2014. Actualizado a las 20:16 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

Diversas religiones

Por Redacción Central - Los Tiempos - 14/12/2008


Hoy es el tercer domingo de Adviento, tiempo preparatorio para el nacimiento del Señor Jesús. Las lecturas bíblicas de la misa comienzan con una sección tomada de Isaías, el primero de los autores proféticos en el orden de la Biblia Hebrea. Isaías es considerado por los expertos como el autor principal en el género profético; el que más se acerca a la profundidad teológica de los evangelios.

En la lectura de hoy se lee:  El Espíritu de Yahvé está sobre mí, porque me ha ungido. Me ha enviado para anunciar la Buena Nueva a los pobres; para vendar los corazones afligidos; para dar la liberación a los cautivos y la libertad a los presos; para pregonar el año de gracia de Yahvé (Isaías 61:1-2).

Lo extraordinario es que la frase de Isaías citada es la primera enseñanza de Jesús, en Lucas 4:16-19.  Jesús volvió a Galilea por la fuerza del Espíritu Santo y su fama se extendió por toda la región. Iba enseñando en las sinagogas, alabado por todos. Llegó a Nazará, donde se había criado, y según su costumbre entró a la sinagoga el sábado. Se levantó para hacer la lectura y le dieron el libro de Isaías. Jesús lo abrió y encontró el pasaje donde está escrito& &  y el texto viene de Isaías 61:1-2.

Es sorprendente que un texto tan apreciado en el evangelio de Lucas sea un escrito tomado del mal llamado  Antiguo Testamento . Es verdad que hay grandes diferencias entre los dos Testamentos de la Biblia, siendo el primero  el libro de los judíos y el segundo  el libro de los cristianos . Fueron escritos en distintas épocas: el Testamento Hebreo un milenio antes de Cristo, y el Testamento Cristiano después de la muerte de Jesús. Pero ambos son  Palabra de Dios , igualmente sagrada.

Por lo tanto, es urgente que tanto los judíos como los cristianos reconozcan que la Palabra de Dios no es solamente el Antiguo o el Nuevo Testamento, sino que ambos juntos forman una sola obra sagrada. Es verdad que, tomando en cuenta los fuertes sentimientos contrarios entre el judaísmo y el cristianismo, sea difícil para algunos aceptar que ambos Testamentos fueron dados por Dios.

Pero eso no es todo. Hay muchas y diversas religiones en el mundo. Generalmente, cada persona piensa que su religión es la única verdadera, y muchos piensan que las otras religiones son falsas. ¿Con qué derecho? Todas las religiones, por muy distintas que sean, se dirigen hacia el mismo, único Dios. Por definición, Dios es infinito, y lo infinito es solo uno. Por lo tanto, es muy probable que ese Dios infinito acepte benévolamente a todas las religiones creadas por la humanidad.


Últimas noticias