Columnistas

Viernes 31 de octubre del 2014. Actualizado a las 17:22 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

Alto Mando Militar

Por Redacción Central - Los Tiempos - 10/01/2009


Entre los temas bolivianos menos humorísticos está el militar y es por ello que rara vez me refiero a ellos aunque reconozco su importancia en la vida de la nación boliviana. Por eso me sorprendió que la otra mañana irrumpiera en mi casa mi comadre Macacha para comunicarme emocionada "compadre, anoche, el presidente Evo posesionó sorpresivamente a los nuevos miembros accidentales de la cúpula militar, y debemos ir a felicitarlos".

Como ella comprobó que no se me movió un pelo ante la noticia me preguntó por la razón de mi indiferencia, respondiéndole que los militares sólo me parecen importantes en tiempos de guerra y que me parecen aburridos y poco divertidos en tiempos de paz porque el presidente Evo los destina a pagar el bono Juancito Pinto a los niños escolares de todo el país, a fabricar pan en los cuarteles cuando los panaderos se declaran en paro, y a perseguir a los contrabandistas que llevan algunas garrafas de gas al Perú.

Macacha salió en defensa de los militares y me dijo que esas son actividades patrióticas y honorables en tiempos de paz y que contribuyen al mejor desarrollo de nuestro país, admitiéndole que todo eso era cierto pero que en mis viejos conceptos los militares se habían formado pera la guerra y que por eso se llamaban Fuerzas Armadas.

Luego de confesar a mi comadre mi admiración por Napoleón, Simón Bolívar, el Mariscal Sucre, el Mariscal Santa Cruz y el Mariscal Bilbao Rioja, Macacha me dijo que ellos actuaron en otras épocas y que ahora vivimos en tiempos de paz. No quise apabullar a mi comadre cochala mostrándole las escenas de guerra en Gaza, en Irak y en Afganistán.

Para no pelear con mi comadre, acepté su invitación para ir a congratular a los nuevos jefes militares que ahora comandan a las Fuerzas Armadas de la Nación que muy pronto estará conformada por 36 naciones multicolores, multilingües y folclóricas.

Nos dirigimos en mi motocicleta Hardley Davidson hasta el Cuartel General de Miraflores y no nos dejaron pasar, apuntándonos los guardias con sus hermosos fusiles. Mi comadre como buena cochabambina se enfrentó a la tropa y manifestó valientemente venimos a presentar nuestros saludos y congratulaciones al Alto Mando Militar que anoche fue posesionado por el presidente Evo"

Luego de muchas consultas del cabo al sargento, de éste al oficial quien apenas pudo hallar al subteniente quien llamó por teléfono al teniente que reemplazaba al capitán que no se llevaba bien con el mayor que en esos momentos comía salteñas con el coronel, supimos que el general no estaba para nadie porque se encontraba preparando la lista de ascensos y los cambios de destino para las tres Fuerzas que hoy reafirman su absoluta lealtad al capitán general de las Fuerzas Armadas de la Nación, Evo Morales Ayma, presidente Constitucional de la República.

Subordinación y Constancia. ¡Viva Bolivia!


Últimas noticias