Columnistas

Jueves 27 de noviembre del 2014. Actualizado a las 19h49 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa Puntos de Vista

El proyecto del Mutún es viable

Por Kempff Bacigalupo Rolando - Periodista Invitado - 17/03/2010


El desarrollo del proyecto Mutún es viable por las reservas de hierro estimadas, que se las cuantifica en aproximadamente 40.000 millones de toneladas. Además, se tiene la posibilidad de utilizar el gas natural para su industrialización y producir mediante reducción directa hierro esponja de gran demanda internacional.

El yacimiento de hierro y manganeso del Cerro Mutún fue descubierto en 1848. La región montañosa del Mutún se encuentra en el Oriente boliviano en la frontera con Brasil, a 32 kilómetros al sur de la ciudad de Puerto Suárez, la cual está ubicada a orillas de la laguna Cáceres y el canal Tamengo. Limita con el macizo de Urucum, perteneciente al vecino país de Brasil, que es también un gran yacimiento de hierro, actualmente en explotación. El cerro Mutún cuenta con hematita, magnetita, siderita y mineral de manganeso, formando un área de 65 kilómetros cuadrados de colinas de entre 200 y 800 metros de altura.

Se han realizado diversos estudios, entre ellos el que Siderúrgica Boliviana S.A. (Sidersa) comisionó a la consultora Arthur G. Mc Kee & Con., Cleveland, para que realice el estudio de factibilidad para la planta siderúrgica, quienes concluyeron que el éxito de la explotación de los depósitos de mineral de hierro y de manganeso dependía de un sistema de transporte adecuado y viable, así como su industrialización.

Esta información es muy importante para la instalación de una planta concentradora de mineral. El mineral de hierro del Mutún tiene fósforo y sílice (cuarzo) que se deben separar para la concentración del mineral con un molino de bolas y su respectiva flotación para obtener un mineral de hasta un 65 a 70 por ciento de pureza. Con la concentración señalaba ya se puede exportar el mineral de hierro en trenes de barcazas, con un remolcador a través de puertos bolivianos en el río Paraguay.

El contrato suscrito entre Jindal y el Gobierno de Bolivia se encuentra debidamente aprobado por el Congreso de la República y protocolizado en la Notaría de Gobierno y en él queda establecida la inversión de 2.100 millones de dólares en los primeros ocho años a partir del año 2010. Se calcula que los ingresos por concepto de utilidades que Bolivia recibirá serán de aproximadamente 200 millones de dólares anuales a partir del quinto año de ejecución del proyecto, si se cumplen con todos los plazos. Se estima la generación de más de 6 mil empleos directos y unos 12 mil indirectos, por efecto de actividades colaterales en la zona y la región.

Las reservas brutas de hierro concesionadas a la Jindal alcanzan a 20.000 millones de toneladas (50 por ciento de los 40.000 millones existentes).

El proyecto establece la producción de pellets, hierro esponja, acero, planchones, barras y laminados.

Uno de los problemas que tiene el proyecto es la generación de energía para hacer funcionar los hornos que producirán el acero.

Sería importante tomar la decisión de industrializar nuestra economía con el gas y dirigirlo al proyecto del Mutún, generando un valor agregado a través de la reducción directa de gas y hierro.

Con el proyecto Mutún se podrá sustituir importaciones por un monto aproximado de 100 millones de dólares. El sector de la minería en Bolivia en la década 1999-2008 ha sido generador, en promedio, del 8.97 por ciento del valor agregado.

La explotación del Mutún, en su máxima capacidad instalada, para la explotación de mineral concentrado al 68 por ciento de pureza, representaría un ingreso para el país de 1.700 millones de dólares, monto que significaría un 10 por ciento aproximado del PIB actual.

Una vez que se inicie la fase de industrialización, con la producción de acero y hierro esponja el aporte del PIB nacional y a las exportaciones será muy significativo. Se podría estimar que alcance hasta un 20 por ciento del PIB.

La primera etapa de la explotación del Mutún, que es la de concentrados de mineral a un 68 por ciento de calidad, es la etapa más difícil porque el precio del hierro en el contexto mundial está en $us 120 la tonelada puesta en China y el costo de transporte y producción puede dejar márgenes pequeños en la primera etapa de explotación que abarca del año 2010 al año 2014, que da 20 millones de toneladas.

La solución es la generación de mayor valor agregado con la producción de pellets, además de la utilización del gas para la producción de hierro esponja que tiene gran demanda internacional, la cual incide en el desarrollo del Mutún.

El desarrollo y construcción de Puerto Busch es fundamental para que Bolivia cuente con un acceso soberano y directo al Río Paraguay - Paraná, tiene mucha importancia para el proyecto Mutún, así como la conexión de ferrocarril de aproximadamente 100 Km. y la carretera en el tramo Motacusito - Puerto Busch y un canal navegable que se formaría al construir el ferrocarril y la carretera.

Este proyecto multimodal coadyuvará para que los productos nacionales salgan hacia el mercado de la Cuenca del Plata y los mercados mundiales.

Otro impacto importante será el incremento de empleos en las actividades portuarias, comerciales, industriales y de servicios. En resumen, desde el punto de vista económico, Puerto Busch generará riqueza y desarrollo a la región del sud-oeste del país.

La concreción de estos proyectos muestra parámetros importantes para realizar un polo de desarrollo y una zona de impacto económico de considerables beneficios para el sud-oeste boliviano (Puerto Suárez). Se podrá lograr una mayor productividad en transporte y generar bienestar y desarrollo a la región. Asimismo, toda esta inversión ayudará a incrementar el Producto Interno Bruto de Bolivia.

El autor es Doctor en Ciencias Económicas Internacionales y Miembro de Número de la Academia Boliviana de Ciencias Económicas.


Últimas noticias