Columnistas

Martes 30 de septiembre del 2014. Actualizado a las 20h10 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa Puntos de Vista

Planificación y políticas públicas

Por Zabalaga Estrada Marcelo - Periodista Invitado - 12/06/2010


Estas son dos grandes áreas del quehacer humano y sobre todo estatal que no deben ser descuidadas. Luego de casi 25 años del Consenso de Washington, ha quedado totalmente demostrado que el Estado no puede quedar de lado, como espectador, del acontecer económico y social, así como tampoco el mercado puede quedar solo, haciendo de las suyas en la economía y en la sociedad.

Se requiere de ambos, no hay duda. La historia ha mostrado que uno solo de ellos no funciona correctamente. Más Estado del necesario puede ahogar las iniciativas individuales, pero más importante que eso, puede eliminar el concepto de responsabilidad de las personas, sobre los bienes públicos o el bien público. Mucho mercado puede destruir la economía y la sociedad, beneficiando a muy pocos, como ha sucedido con la crisis financiera internacional del año 2008.

Las dos grandes herramientas públicas que evitan que se pase de un extremo a otro son la Planificación y las Políticas Públicas.
Por una parte, la Planificación permite que los poderes públicos decidan con antelación lo que se debe hacer en términos de inversión y desarrollo. En Bolivia ha habido varias épocas en que la Planificación gozó de buena salud. Ya es clásica la mención a la Misión Bohan de los años 40 del siglo pasado, así como el esfuerzo de planificación de fines de los 60. Se conoce también de esfuerzos muy bien concertados a nivel de ciudades, como Santa Cruz y Cochabamba, que a inicios de los 80 elaboraron Planes Directores de Desarrollo, que hasta hoy día son referencia para tomar medidas de orden municipal.

Por otra parte, las Políticas Públicas son herramientas que pueden ser usadas como apoyo para ejecutar una correcta Planificación. Sin embargo, pueden también hacer parte de un proceso de organización o reorganización de la sociedad, sin necesidad de una planificación determinada. Las políticas son orientaciones que asumen los órganos del Estado, para que las actividades públicas o privadas se desarrollen de determinada manera y no de otra. Un ejemplo típico de una política pública es la definida por el Estado para incentivar las exportaciones, creando Certificados de Devolución Impositiva (los Cedeim).

Habiendo concluido la fase de elecciones y cuando ya todo el país, sus regiones y municipios cuentan con autoridades elegidas, corresponde pasar a ejercer a cabalidad la gestión pública, partiendo de esas dos herramientas. Si bien no es posible planificar en poco tiempo, es una tarea ineludible para todas las autoridades, dado que contamos con cuatro a cinco años por delante. Sin embargo, es una tarea que no se puede improvisar, ni se puede definir en corto tiempo. Es una tarea de reflexión, de análisis y debate con los principales actores de la sociedad.

En cambio, lo que se puede definir en menor tiempo son las políticas públicas. Éstas pueden ser definidas en todos los campos del quehacer humano. Pueden (y deben) existir políticas públicas para el desarrollo de la agricultura, para el desarrollo industrial, para el fomento del turismo, etc. Pero pueden también existir políticas más restringidas, tanto temáticamente como regionalmente, así vemos algunos ejemplos que se puede encontrar en la realidad nacional: política de riego en Oruro, de inocuidad alimentaria en Santa Cruz, de seguridad ciudadana en Cochabamba.

Prácticamente, desde que los hombres comenzaron a vivir en sociedad ha sido necesario delegar en algunas personas la autoridad de dirigir y, por lo tanto, de discurrir sobre líneas de acción general, es decir Políticas Públicas. Hoy más que nunca, con un Estado más involucrado en todo ámbito del quehacer boliviano, se necesita definir políticas públicas, para organizar el concurso de los factores de producción y de las voluntades de los grupos humanos.

A partir de esta introducción trataremos de sugerir políticas públicas en los ámbitos donde nos parece que todavía no se está haciendo lo suficiente o en aquellos temas en los cuales se debe prestar mucha atención para precautelar los recursos humanos del país y su capacidad de acceder al desarrollo sostenible.


Últimas noticias