Columnistas

Lunes 22 de septiembre del 2014. Actualizado a las 16h04 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa ENERGÍA E HIDROCARBUROS

Dos conceptos básicos

Por Carlos Miranda Pacheco - Periodista Invitado - 17/03/2011


Hasta ahora no entienden que industrializar el gas es tratar ese hidrocarburo en plantas industriales para obtener otros productos.  En palabras simples, industrializar gas consiste en introducir gas a instalaciones procesadoras por un lado y por el otro recibir otro producto consiguiendo así incorporar el anhelado valor agregado

Parece que las autoridades que dirigen la industria petrolera nacional no tienen idea del significado de dos conceptos básicos y fundamentales: Industrialización y mercado para la producción industrializada.  Sólo así se explica la separata, a todo color, publicada en la prensa nacional por la Empresa Boliviana de Industrialización de Hidrocarburos (IBIH) días antes del Carnaval.

Desde su inicio, el 2006, este Gobierno proclamó la industrialización del gas y dar fin al modelo primario de exportación de hidrocarburos, sin valor agregado.

YPFB tomó la posta en su afán de ejercer tuición sobre la futura empresa industrializadora.  Hizo aparecer el ensamblaje de láminas de PVC (petrocasas) y la elaboración de tapones para garrafas de gas, como proyectos industrializadores.

La creación formal de la EBIH alivió a YPFB de algo más que no conocía y presentó la esperanza que la empresa especializada muestre genuinos proyectos de industrialización y que por tanto deseche esos proyectos de petrocasas y tapones para garrafas.  Pero qué desilusión.  La empresa especializada e instalada en Cochabamba, para trabajar con tranquilidad, no sólo incorporó esos dos estrambóticos proyectos a sus planes, sino que añadió dos similares: El abastecimiento de conexiones para instalación de gas y la manufactura de tubería para instalar redes.

Lamentable, casi imperdonable.  Hasta ahora no entienden que industrializar el gas es tratar ese hidrocarburo en plantas industriales para obtener otros productos.  En palabras simples, industrializar gas consiste en introducir gas a instalaciones procesadoras por un lado y por el otro recibir otro producto consiguiendo así incorporar el anhelado valor agregado. 

La actividad de producir del gas productos para uso en la vida diaria, es industrialización del gas. Otra totalmente diferente es la utilización de esos productos. La primera requiere una gran empresa estatal o privada. La segunda puede ser realizada por Pymes, en garajes como es la producción de tapones.  Es totalmente criticable que la EBIH esté dispuesta a gastar $us 87 millones en ese tipo de proyectos.

A los proyectos pseudo petroquímicos le siguen dos de fertilizantes.  Uno en el Chapare y otro en el Mutún, con requerimientos de inversión de $us 900 y 1.500 millones respectivamente.

A juzgar por esos montos de inversión y cantidad de gas que se indica consumirían, estamos hablando de dos plantas con producciones de cerca de un millón de toneladas/año de urea cada una, para un país que consume menos de 100.000 Ton/año.  Para el 2014 deberíamos estar abasteciendo uno o más mercados de exportación con ± un millón ochocientos toneladas/año. ¿Cuál o cuáles son esos mercados? 

Se ha prevenido repetidas veces que el único mercado donde podemos llegar competitivamente con fertilizantes es el área del Matto Grosso brasileño.  Área donde Petrobras está por iniciar la construcción de una planta de un millón doscientas mil toneladas/año.  Recientemente, el Gobierno de la Sra. Rousseff ha autorizado la instalación de otra segunda planta de igual capacidad a 100 km del gasoducto Bolivia – Brasil.  Ambas para utilizar gas boliviano como materia prima.  Con esas dos plantas todo el mercado del área del Matto Grosso estaría cubierto.

¿Donde iría la exportación de urea boliviana?  Se ha propuesto que el Gobierno plantee al Gobierno del Brasil una sociedad para juntos abastecer el mercado.  No se sabe si se realizó alguna gestión. 

Nuestras autoridades, ideológicamente rechazan la palabra mercado a la cual han creado una resistencia visceral. 

Ingenuamente creen que el comercio internacional se rige por afectos o desafectos políticos. Con el cariño o intimidad que se tiene con Venezuela, sería bueno que pregunten cuánto tiempo y esfuerzo le tomó a Venezuela, el colocar la producción de urea del Tablazo. Sólo piensen un segundo.  Los dos gasoductos internacionales a la Argentina y al Brasil sólo se construyeron después de contar con contratos en compra.
 
El autor es ingeniero petrolero


Últimas noticias