Columnistas

20 de diciembre del 2014. Actualizado a las 15h12 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa LA TELARAÑA

Tania, la guerrillera: ¿amante del Che?

Por Yuri F. Torrez - Columnista - 29/07/2011


En todo caso, a diferencia de aquel invento morboso de la relación extraconyugal, las restantes dos historias mitológicas sobre el Che refuerzan la trascendencia de la figura del legendario mítico guerrillero argentino-cubano

Las historias que rodean la vida del mítico guerrillero, Ernesto “Che” Guevara estribaron, en la mayoría de ellos, en un mundo tejido por una contra propaganda anticomunista que con el propósito de mermar los alcances ideológicos de la lucha guerrillera guevarista se dieron a la tarea de “inventar” historias inclusive relacionadas a la vida íntima o sentimental del Che. Una de las más conocidas es aquella que da cuenta que Tamara Bunke --más conocida como Tania la guerrillera, muerta el 31 de agosto de 1967 en la confluencia del río Mascuri a consecuencia de una emboscada de las tropas militares bolivianas— fue amante del Che.

Posiblemente, esta mentira de que el Che fuera amante de Tania se constituye en un ejemplo inequívoco de cómo el dispositivo contra propagandístico digitado desde las esferas norteamericanas como la CIA, inclusive llegaron a insinuar que Tania en el momento de su fallecimiento estaba embarazada y posiblemente el Che sería el padre de ese embrión fetal. Empero, testimonios de allegados a Tania e investigaciones serias sobre este asunto apuntan a que se constituye en una vil mentira. Ulises Parada, pareja de Tania, en su libro "Tania la guerrillera y la epopeya suramericana del Che" a momentos de contrarrestar la imagen de “mujer fatal” desmiente categóricamente la versión que Tania hubiese tenido relaciones extramatrimoniales con el Che.

Recientemente, el historiador boliviano, Gustavo Rodríguez, después de una prolija indagación titulada “Tamara, Laura, Tania un misterio en la guerrilla del Che” concluyó que es una mentira la supuesta relación extramatrimonial entre Tania y el Che urdida por la contra propaganda conservadora.

En una entrevista periodística Rodríguez es enfático en señalar: “Tania tenía una enorme admiración por el Che, pero no hay pruebas de que tuvieran una relación sentimental. Ella tenía un compañero cubano, Ulises Estrada. El Che lo sabía; en esas condiciones aproximarse a la mujer suponía vulnerar normas y códigos éticos guerrilleros y Guevara no habría hecho tal cosa.

Estas especulaciones amorosas, y lo muestro en el libro, fueron montadas para despolitizar la aproximación de Tania a Cuba y la guerrilla del Che, dándole un cariz sentimental, cuando en rigor se trataba de un sólido compromiso ideológico con la lucha armada y el foquismo”.

En todo caso, la investigación de Rodríguez desmonta no solo aquel mito sobre que Tania era amante del Che; sino aquellas otras historias maliciosas sobre su cercanía “sentimental” con René Barrientos o aquellas otras versiones que daban cuenta que Tania era agente de los servicios de inteligencia de la Unión Soviética y de Alemania del Este.

La construcción del “hombre nuevo” que bregaba el Che no le permitía realizar concesiones en su propia vida personal; aunque algún despistado machista diga alegremente “al final es hombre como cualquiera”. En rigor, cuando uno revisa el manual “La Guerra de las Guerrillas” escrita por el Che, se da cuenta que en aquellos asuntos referidos a las cualidades morales que debería tener el guerrillero, Ernesto Guevara trazó una frontera marcada por un código de ética infranqueable. Por lo tanto, es poco probable que el propio Che rompiera con esta línea de conducta. Al respecto Rodríguez asevera: “Entre los revolucionarios había códigos con respecto a las mujeres de compañeros. El Che se hubiera expuesto demasiado, su liderazgo moral se habría carcomido".

En suma, esta historia inventada morbosamente sobre su supuesta relación extramatrimonial con Tania solo sirvió para alimentar la mitología que rodea no solo la vida; sino su propia muerte que inclusive llegó a edificarse historias que desafían a la propia mitología griega como aquella de la “maldición del Che” o aquella otra referida a la devoción religiosa en Vallegrande de “San Ernesto”. En todo caso, a diferencia de aquel invento morboso de la relación extraconyugal, las restantes dos historias mitológicas sobre el Che refuerzan la trascendencia de la figura del legendario mítico guerrillero argentino-cubano.
 
El autor es sociólogo


Últimas noticias