Columnistas

Viernes 25 de julio del 2014. Actualizado a las 23h37 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa FOJAS CERO

¿Los impuestos prescriben?

Por Marcelo Gonzales Yaksic - Columnista - 20/11/2011


Es hora de que el contribuyente exija el respeto de su derecho a ser orientado adecuada y oportunamente; ya que los ejecutivos recaudadores no lo harán, porque están más empeñados en enfrascar al contribuyente en confusiones injustificadas y procedimientos lentos que distorsionan el alcance de la ley

Menuda confusión han provocado los funcionarios de la Administración Tributaria del Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba cuando respondieron a algunas preguntas de periodistas sobre el asunto de la prescripción de impuestos cuya recaudación les corresponde. Ellos han afirmado que cualquier solicitud de prescripción de impuestos será simplemente rechazada porque la Ley Nº 154 de julio de 2011 ha establecido que “los impuestos son de cumplimiento obligatorio e imprescriptibles”. La incertidumbre aumentó cuando un indiscreto servidor público afirmó que “la norma tiene ambigüedades” y que “los funcionarios de Recaudaciones no saben si la norma rechaza la prescripción desde ese año en adelante o de las gestiones pasadas”.

Habría que recordarles a estos funcionarios que tienen el deber de orientar, informar y asistir al contribuyente en el ejercicio de sus derechos; y no como han procedido esta semana que termina, con declaraciones que desorientan, confunden y abandonan al contribuyente. A través de esta columna se quiere zanjar esta grave complicación, y empujar a la autoridad municipal para que encare con responsabilidad este duro trabajo de decir la verdad con buena fe; y de una vez por todas reconozca que el pedido formal de prescripción de deudas tributarias es un derecho que debe ser respetado; porque hasta ahora y diariamente la Alcaldía Municipal de Cochabamba rechaza sin fundamento legal y lógico un sinfín de solicitudes de prescripción. No se debe olvidar que fue el propio municipio que por negligencia administrativa no cobró oportunamente las deudas tributarias y por esa razón es que prescribieron.

Por eso nos extraña que se ignore deliberadamente el principio constitucional que establece que la ley rige para lo venidero, por lo que no cabe la posibilidad de aplicar la Ley Nº 154 que establece la imprescriptibilidad de las obligaciones tributarias con carácter retroactivo, por lo que todos los impuestos municipales a las transferencias, a la propiedad de inmuebles y vehículos desde 1995 hasta 2010, si no fueron cobrados oportunamente prescriben después de transcurrido el plazo establecido en la ley, simple y llanamente. Los impuestos que no prescriben, sean nacionales o municipales, son aquellos cuya exigibilidad se produjo a partir del mes de julio de 2011, así de claro, por lo que la aplicación de la imprescriptibilidad a las gestiones de 1995 a 2010 es absolutamente inconstitucional.

La Administración Tributaria Municipal también sacó a relucir el Artículo 324 de la Constitución Política del Estado que dispone la imprescriptibilidad de las “deudas por daños económicos al Estado” y con este argumento también está rechazando solicitudes de prescripción de impuestos. Lo insólito es que los funcionarios municipales saben que la Autoridad General de Impugnación Tributaria ya ha sentado una línea doctrinal uniforme en sentido de que esta disposición constitucional sólo es aplicable para las deudas por contratos bilaterales que generan ingresos extraordinarios a favor del Estado, y no así a los ingresos coactivos como son las obligaciones tributarias y las multas por ilícitos tributarios; por lo tanto, este Artículo 324 resulta inaplicable en el ámbito tributario, entre tanto no se apruebe un nuevo Código Tributario que cambie la esencia de la prescripción de impuestos.

Es hora de que el contribuyente exija el respeto de su derecho para ser orientado adecuada y oportunamente; ya que los ejecutivos recaudadores no lo harán, porque están más empeñados en enfrascar al contribuyente en confusiones injustificadas y procedimientos lentos que distorsionan el alcance de la ley. A ellos: ¿Cuánto les puede costar decir la verdad?

 
El autor es abogado tributarista
fojascero@gmail.com


Últimas noticias