Columnistas

Martes 25 de noviembre del 2014. Actualizado a las 12:53 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa COLUMNA VERTEBRAL

Domitila

Por Carlos D. Mesa Gisbert - Periodista Invitado - 18/03/2012


El pueblo. ¿Quién encarna al pueblo? ¿Qué es el pueblo? El pueblo, en un sentido amplio, somos todos. En una lectura más precisa, política, sociológica, ideologizada, el pueblo es apenas una definición teórica.

Domitila Chungara nos exime de recorrer ese engorroso camino. Ella era el pueblo literalmente. ¿Por qué? ¿Por algún don especial? No, porque representaba en estricto sentido a la mayoría de los bolivianos. Mujer, madre, ama de casa, esposa de minero.

Vivió y trabajó durante muchos años de su vida en un centro minero. Tuvo que ver con todos los desafíos, los más duros que la vida confronta a un ser humano. Jornadas de 14, 16, 18 horas por día. Pero fue más que eso. En un momento dado, probablemente sin proponérselo conscientemente, dio un salto sin retorno, decidió salir a luchar por sus derechos porque no había otra opción que hacerlo para seguir adelante. Luchó por los suyos, por su familia, por ella. Los suyos acabaron siendo todos. En ese momento dejó de ser Domitila Chungara de… y pasó a ser para siempre Domitila Chungara a secas.

No fue un camino hacia la demagogia. Ella sola no derrocó a Banzer, lo derrocó un movimiento popular desde el mundo rural, desde el corazón inflamado de las minas, desde la Central Obrera Boliviana, desde alianzas como la Unidad Democrática y Popular, desde la política con el MIR, el MNRI, el Partido Socialista, el Partido Comunista, desde las acciones del Ejército de Liberación Nacional, desde la palabra valiente de periodistas, desde las ideas provocadoras de intelectuales... Pero todo, sin duda fundamental, confluye siempre en los símbolos, en aquellos que son capaces de reunir el impulso, los ideales y las esperanzas de todos.

Domitila fue ese símbolo expresado en la huelga de hambre que ella y otras cuatro valerosas mujeres —Nelly de Paniagua, Luzmila de Pimentel, Angélica de Flores y Aurora de Lora— iniciaron para reclamar por algo tan fundamental como la Libertad. Se escucha todavía el eco del Quijote: “Por la Libertad Sancho, se puede y se debe aventurar la vida”. Ese gesto marcó la historia. Quizás una acción equivalente de líderes políticos, incluso de líderes sindicales, no habría quedado, como ésta, marcada como un tatuaje en la conciencia del país.

Domitila y las mujeres que formaron el Comité de Amas de Casa Mineras a mediados de los años 70 del siglo pasado, demostraron algo que ha sido una constante en la historia de Bolivia, el compromiso indeclinable de sus mujeres por la vida, basado en la fortaleza de sus cuerpos y sus almas insobornables, desde la pobreza, desde la conciencia de clase, desde la certeza de que sobrevivir es una dolorosa pero intensa tarea de todos los días.

Domitila no hizo retórica, hizo de su acción una virtud creadora. Dejó de ser esposa (nunca dejó de ser madre), y cuando los hombres estaban o presos o exiliados, ella —y tantas otras mujeres— tomó por asalto su propio destino y el de todos. Enfrentó a un enemigo gigantesco, y hombro a hombro con un pueblo combatiente, le plantó cara. La dictadura se estremeció, tuvo que cambiar su lógica, su “democracia controlada”, sus “candidatos a medida” y abrir, como diría Octavio Paz, las puertas al campo.

Domitila se reveló en un libro extraordinario, “Si me permiten hablar…” de Noema Viezzer, en el que contó su vida. Ese fue su heroísmo, ser ella misma, pelear por ser y estar, por el hoy y por el mañana. Fue ama de casa y dirigente combatiente. ¿Es simple ser ama de casa? No, es lo más difícil. La raíz heroica de la mujer boliviana es ser el centro, el verdadero eje, la conciencia de la responsabilidad personal y colectiva, la celadora del futuro, la seguridad del presente.

No fue una huelga, fue una vida entera. Domitila apareció por primera vez en la emblemática película “El Coraje del Pueblo” que hizo Jorge Sanjinés sobre la masacre de San Juan. No era una actuación, era el testimonio de un circuito abrumador de las minas como zona militar, como perímetro clausurado, en 1967 y en 1971 y en 1976 y en 1980…

De ese tiempo intenso, una fotografía se metió en nuestra memoria para siempre. Domitila en un extremo, echada y cubierta por un poncho gris de lana. En la otra punta de la imagen, al lado de varios huelguistas, con una chompa adornada por dibujos de alpacas y una barba incipiente, Luis Espinal. Es diciembre de 1977 en el edificio de Presencia. Espinal y Chungara están allí juntos, pasando la experiencia de la huelga, del hambre, del sacrificio. Ambos, inmortalizados en ese trance, estaban destinados a convertirse en signos, símbolos, mitos.

Domitila vivió para ver el cambio, el fin de la dictadura. Vivió para desgarrarse con la muerte de Espinal en la antesala de García Meza. Vivió la ilusión del 82 y el desencanto de la democracia pactada. Vivió la esperanza del Presidente indígena. Como parte del pueblo fue consistente como persona, como mujer, como madre, como revolucionaria.

A Domitila quisieron mantenerla en silencio, pero habló. Su voz fue la huelga. Fueron los años en que desde el viento de las calles desoladas del centro minero, peleó siempre. En su caso el pueblo dejó de ser una entelequia y se encarnó en una persona.
Le contestó en voz alta al dictador y le ganó la batalla de la historia.

 
El autor fue Presidente de la República
http://carlosdmesa.com/


Últimas noticias

En Vídeo