Columnistas

25 de octubre del 2014. Actualizado a las 20h02 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa OJO DE VIDRIO

José Domingo Gandarillas

Por Ramón Rocha Monroy - Columnista - 10/05/2012


En 1812, Juan Eras y Gandarillas era dueño del solar que hoy ocupa la Casona Santiváñez y allí fue tomado preso por su compadre realista, el sanguinario Juan Mendizábal e Imaz, que Goyeneche había dejado como gobernador tras el episodio de La Coronilla. De nada sirvió la intercesión de sus hijos José Domingo, Justo y Manuela, porque fue pasado por las armas.

Los dos jóvenes levantaron a los colonos de sus fincas de La Maica y José Domingo se internó a la guerrilla de Ayopaya, donde militó hasta 1820, en que fue capturado en Sacaba y conducido a Cochabamba para ajusticiarlo. Su hermana Manuela volvió a enfrentarse al poder real reclamando por él, pero fue duramente tratada por el gobernador de entonces.

Era la misma Manuela Gandarillas, a todas luces una mujer joven, bella seguramente y con el sentido de la vista; distinta al personaje literario de la anciana ciega que comandó a las mujeres cochabambinas en La Coronilla, a la cual Nataniel Aguirre le dio el mismo nombre. Que yo sepa, no existen otros datos sobre el asunto, salvo el anuncio que hizo Adolfo de Morales de haber encontrado el testamento de doña Manuela bastante posterior al episodio de la Coronilla; lo cual no resta ningún mérito a la brava familia Gandarillas, familia de patriotas. Salvo que la esposa de Juan Eras y Gandarillas haya sido la anciana ciega de la novela Juan de la Rosa.

El Diario del Tambor Vargas dice que José Domingo Gandarillas fue nombrado Comandante de partidas ligeras en 1813, por Juan Antonio Álvarez de Arenales, del ejército de Belgrano, y que murió fusilado en Cochabamba en 1820. Éste es el relato de su caída.

“Don José Domingo Gandarillas, comandante de partidas ligeras, vecino de la ciudad de Cochabamba, hijo de un doctor Gandarillas que fue fusilado por don José Manuel Goyeneche (primer general del ejército del rey) juntamente con el señor gobernador intendente don Mariano Antezana, natural y vecino de la misma ciudad de Cochabamba (que fueron primeros mártires cuatro personas en dicho Cochabamba por la libertad americana), este hombre andaba molestando del modo que podía a las tropas del rey: él se entraba a los pueblos más inmediatos a sorprender a algunos que eran muy opuestos a la causa de la Patria, siempre procuraba molestarlos de todos modos con sus correrías, se entraba varias veces a los pueblos Tarata, Toco, Clisa, Sacaba y otros pueblos cercanos a la capital casi continuamente para solamente molestarlos y tenerlos cuidadosos. En una vez hizo una represa en el alto de Cochabamba: una laguna atajó que bajaba el agua por un río muy cerca a la ciudad de Cochabamba, soltó, y él se entró al frente a la Recoleta mientras corra la avenida que no daba paso alguno a la banda; luego de que pasó la tormenta de la avenida se salía por el alto.

Ello es que él estaba pensando en su imaginación ver cómo molestarlos y perjudicar a las tropas del rey. Un día (por el mes de agosto me parece) se entró al pueblo de Sacaba tres leguas distante de Cochabamba a sorprender al gobernador subdelegado de aquel partido. No logró, menos al alcalde pedáneo de aquel pueblo (capital del partido) don F. Rodríguez, mas sí pudo pescarla a la mujer.

Como fuese muy gorda no podía brincar una pared, fue pillada y llevada en clase de presa, y fue Gandarillas a hacer noche al alto y trecho de Llantapallana. Por supuesto salió una partida (de 150 hombres) con el mismo gobernador subdelegado un don F. Terrazas, los agarraron en el trecho ése del alto de Sacaba a 37 hombres más, entre ellos a don José Domingo Gandarillas a quien después de pocos días lo fusilaron.

La misma suerte que tuvo su padre tuvo y muy conforme dicen que salió al patíbulo con mucha energía dando gracias a Dios por haber permitido la misma suerte que de su padre, y que decía que por la libertad de su Patria, de su nación y del hemisferio americano derramaba su sangre; que él dejaba hijos varones para que sigan con la demanda y que muy gustoso darán su vida por su Patria, de forma que dejó un ejemplo para los americanos y defensores suyos”. Así acabó su existencia.

El autor es cronista de la ciudad


Últimas noticias

En Vídeo

24 Octubre 2014 Internacional

Bombardeos sobre Kobane

>> Ver más videos