Columnistas

Miércoles 16 de abril del 2014. Actualizado a las 19:45 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa TORMENTA MUDA

El Gran Salto de YPFB

Por Juan José Anaya Giorgis - 3/01/2013


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El gobierno de Gualberto Villarroel (1943-1946) reintegró a la vieja camada fundacional de YPFB a la dirección de la empresa. Jorge T. Lavadenz Flores fue designado como director. Esto dinamizó de inmediato la organización técnica de la gestión y planificación empresarial, como también las iniciativas de exploración y explotación, cuya ejecución había sido interferida u obstaculizada durante los gobiernos de Quintanilla y Peñaranda, a pesar de no contravenir los objetivos maestros aprobados por la Corporación Boliviana de Fomento para YPFB en el marco del plan Bohan hacia 1940.

No sólo el compromiso moral por el emprendimiento estatista y la pericia del viejo personal marcaron la diferencia, sino también, y quizá más importante, la motivación inmanente a la correspondencia político-ideológica entre la gente de YPFB y el nuevo gobierno.

Jorge Lavadenz además de militar en el MNR era uno de sus fundadores. Durante Villarroel las pericias del personal sobre la aplicación de métodos científicos en lo concerniente a las cuatro fases de exploración hidrocarburífera dieron un salto importante (reconocimiento topográfico preliminar, reconocimiento geológico detallado, determinación detallada de las estructuras, apreciación de reservas y tectónica interna de los yacimientos después de los sondajes de prueba), acortando distancias entre la situación de YPFB y los niveles aceptables en la industria de su tiempo; a pesar de las restricciones en las instalaciones y equipos especializados, las operaciones se organizaron conforme a protocolos metodológicos rigurosos. Además comenzaron a editarse las primeras publicaciones estrictamente técnicas sobre el desarrollo de la industria en Bolivia y sus problemas anexos de geología, transporte, mercados internos y externos.

Las pericias cognitivas prosperaron sobre la base de las teorías e hipótesis geológicas de la franja surdandina y la llanura chaqueña sur elaboradas por los especialistas de la Standard Oil y posteriormente adquiridos por YPFB (los estudios de Harrington y Weaks jugaron un rol distinguido). No obstante varios interrogantes como las características de la migración del petróleo desde la roca madre hacia los depósitos de acumulación, o la posibilidad de hallazgos en “estructuras horizontales”, prosiguieron sin solución satisfactoria.

Estos hechos denotan la madurez y capacidad de YPFB en la planeación y ejecución de sus operaciones emergentes durante el gobierno villarroelista; sin afectar este desarrollo constitutivo del sistema burocrático institucional y el compromiso del personal hacia la causa económica estatista, consecuente con su visión ideológica nacionalista enraizada en las experiencias del socialismo militar y luchas de la Unión de Defensores del Petróleo en 1940.

Como conclusión sobre la cuestión del desarrollo de la economía petrolera boliviana en esta etapa vale la pena recuperar la opinión del ingeniero Enrique Mariaca vertida en su obra “Mitos y Realidad del petróleo en Bolivia”: El gobierno del presidente Villarroel no sólo defendió el control del Estado sobre el petróleo nacional, sino lo consolidó mediante el plan de gran alcance del año 1946… Este plan sirvió de patrón maestro para el desarrollo futuro de YPFB por los siguientes 20 años y sentó las bases para el abastecimiento completo del mercado interno a partir de 1954.

Semejante impulso logrado hace más de 60 años está muy lejos de ser alcanzado por la política hidrocarburífera de Evo, tristemente denominada como la “década de la industrialización” por el propio Gobierno.

El autor es economista

llamadecristal@hotmail.com

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias

En Vídeo