Columnistas

Miércoles 01 de octubre del 2014. Actualizado a las 15:49 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

La Iglesia y los no pensantes

Por Carlos Cordero Carrafa - 3/01/2013


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La gestión gubernamental terminó el año 2012 severamente golpeada en su credibilidad gracias al escándalo de corrupción en los patios internos del gabinete y de la justicia. Pero también repartió golpes en su caída. La institución que despertó el malestar gubernamental en las postrimerías del año viejo fue nada menos que nuestra Iglesia Católica, gracias a un informe sobre el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), elaborado de manera conjunta entre comisiones de la Iglesia con organizaciones nacionales e internacionales que promueven la defensa de los derechos humanos.

Las críticas gubernamentales no apuntaron al contenido del informe, como debería haber ocurrido, sino que se ensañaron con el mensajero que tuvo la tarea más irrelevante como fue leer y hacer público los alcances de la evaluación sobre la forma en que se realizó la consulta gubernamental, tanto sobre la intangibilidad del Tipnis como por donde construir la controversial carretera para vincular a los departamentos de Cochabamba y Beni. El tiempo y trabajo que desplegaron la Iglesia y las organizaciones de derechos humanos, sin disponer de los extraordinarios recursos estatales, para indagar y exponer una perspectiva distinta del proceso de consulta, fue totalmente ignorado y acudió al gastado mecanismo de la descalificación y la agresión verbal a las personas e instituciones. La inferencia o conclusión a la cual arribó el presidente Morales, a partir del informe sobre el estado de situación de la consulta en el Tipnis, fue que algunos obispos —en consecuencia, la Iglesia Católica— “hacen política”. No conforme con expresar su conocida como equivocada opinión sobre la separación entre asuntos estatales, Iglesia y política, el Mandatario llevó su malestar a los escenarios internacionales. En la reunión de embajadores de Bolivia en el mundo, para efectuar una evaluación sobre la gestión diplomática que cumplen —reunión donde el propio Presidente calificó a sus colaboradores como no pensantes— los exhortó a realizar las representaciones que fueran necesarias ante el Vaticano y en cualquier foro internacional, para denunciar con sonoridad la inaceptable intromisión de los católicos bolivianos en la política. Una vez más, y cuantas veces se necesite, los católicos bolivianos le decimos al señor Presidente, con respeto y firmeza, que todos los asuntos de la sociedad y del Estado son de nuestro interés e incumbencia. La política no sólo concierne a los iluminados y a los no pensantes, sino a todos los bolivianos. Los berrinches que intentan amedrentar a los católicos, para no pensar y no actuar en los problemas de la sociedad, lo único que hacen es ratificar nuestra voluntad para continuar observando, acompañando y denunciando las actitudes y acciones autoritarias que atenten contra los derechos humanos y las libertades ciudadanas.

El autor es politólogo

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias