Columnistas

Martes 22 de julio del 2014. Actualizado a las 18h26 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

La planta de tratamiento de aguas servidas de Sacaba

Por Guido Espinoza Terán - 4/01/2013


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La Empresa Municipal de Agua Potable y Alcantarillado Sanitario de Sacaba (Emapas) en junio del 2008 dio en contrato a la Consultora Mendizábal y Asociados la formulación y diseño final de la Planta de Tratamiento de Aguas Servidas denominada “Pukara”, con la ubicación impuesta por las autoridades y organizaciones sociales de Sacaba en la comunidad de Esmeralda Sud. A ningún vecino de esta comunidad se consultó en la fase de formulación del proyecto, mucho menos a las OTB y urbanizaciones vecinas de Esmeralda Sud, Norte y Chacacollo. Ese fue el pecado capital, el origen de su deslegitimación social, pues de acuerdo a nuestra Constitución Política del Estado Plurinacional, la comunidad debe ejercer el control social de los programas y proyectos que se planifican, formulan, financian y ejecutan en su propio beneficio.

El rechazo a la construcción de esta planta por las OTB y comunidades vecinas de Esmeralda Sud que ha provocado muchos enfrentamientos y bloqueos de la avenida Villazón tiene que ver con la decisión política vertical tomada por las autoridades de Sacaba de no cambiar de lugar la instalación de esta planta a pesar del compromiso escrito acordado el pasado año durante otro bloqueo.

El proyecto elaborado por la Consultora Mendizábal y Asociados tomó como modelo las lagunas de estabilización de Albarrancho que se encuentran al sud de la ciudad de Cochabamba; este modelo se eligió en base a tres elementos principales: costo de inversión, costo de operación y costo de mantenimiento, que, según su proyectista, serían más bajos que los costos de otras plantas más modernas. El estudio tenía muchos vacíos técnicos, socio-económicos y ambientales, por eso no era financiable por organismos internacionales; pero tampoco satisfacía las expectativas de las comunidades donde se pretende emplazar esta planta, por ser una repetición del modelo Albarrancho que no goza de ninguna popularidad por los vecinos de esta comunidad al ser altamente contaminante.

El pasado año, la Alcaldía de Sacaba contrató los servicios de la Consultora Marcube para llenar algunas de las observaciones realizadas, incorporando las geomembranas flotantes con soldadura de extrusión y la instalación de flotadores; además un sistema de tuberías de extracción de gases y un quemador con la instalación de una chimenea para la eliminación de gases. Con estos dispositivos se pretende quitar los malos olores de las lagunas de estabilización y quemar los gases en la chimenea como lo hace Saguapac en Santa Cruz en una de sus plantas de tratamiento de aguas servidas. Sin embargo, el problema de fondo, que es la localización del proyecto subsiste y la Consultora Marcube cuestiona su ubicación en Esmeralda Sud en los siguientes términos: “El terreno presentado por Emapas para el emplazamiento de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales no cumple con las características de acuerdo a las exigencias de la normativa boliviana”.

Lamentablemente, ni la Alcaldía de Sacaba ni Emapas presentaron otras alternativas de localización pese a que estaban obligadas a hacerlo, tratándose de un proyecto altamente sensible para las poblaciones afectadas. En consecuencia, técnicamente no es recomendable construir una planta de tratamiento de aguas servidas, como establece la normativa boliviana, en un área poblada como es Esmeralda Sud y vecinas, ocupando además una parte de la franja de seguridad del río Rocha o Maylanco y afectando terrenos agrícolas altamente productivos. El municipio de Sacaba requiere por lo menos tres plantas modernas de tratamiento de aguas servidas y para ello deben realizarse rigurosos estudios técnicos.

El autor es economista

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias