Columnistas

26 de julio del 2014. Actualizado a las 17:35 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa

Día de Cochabamba

Por J. Rodriguez Flores - 12/01/2013


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La avenida 14 de enero se extendía por tres cuadras, de este a oeste, desde la plaza Guzmán Quitón, corazonistas, hasta el puente sobre el río Rocha que comunica la ciudad de Cochabamba con Quillacollo; a consecuencia de una ampliación de la calle Perú, que atravesaba la ciudad de oeste a este, desde la mencionada plaza hasta la calle Oquendo, ambas vías desaparecieron para dar paso a la avenida de Las Heroínas de la Coronilla que va desde el cerro de San Pedro hasta el puente hacia Quillacollo; la calle Perú fue reubicada en Villa Galindo quedando, al parecer, solamente el puente con la denominación de 14 de enero.

¿Qué importancia tiene esta fecha en el calendario histórico de Cochabamba del periodo revolucionario de 1810 a 1825?

Durante la guerra por la Independencia, los pobladores de la Villa de Oropesa hoy Cochabamba y en general de toda la Intendencia, o Provincia, de Cochabamba, participaron en 71 acciones bélicas en diferentes distritos de esta intendencia y aun en las otras dos: La Paz  y Potosí y en el territorio de la Presidencia de Charcas que formaban parte del Alto Perú.

La presencia cochabambina en todas estas acciones se debe a que luego del primer levantamiento armado y toma del cuartel de Cochabamba el 14 de septiembre de 1810 y la batalla de Aroma el 14 de noviembre de 1810, que se convirtió en el primer triunfo altoperuano, la Primera Junta de Buenos Aires el 21 de noviembre , mediante decreto, creo el Regimiento Nº 7 de Infantería “Cochabamba” que estuvo formado por 12 compañías de 100 soldados cada una, siendo su jefe natural el Gobernador-Intendente de Cochabamba, todo esto debido a que en 1776 la Audiencia de Charcas o Alto Perú pasó a formar parte del recién creado Virreinato del Río de La Plata.

Este ejército estuvo activo en varios distritos altoperuanos hasta la batalla de Viloma (Cochabamba) donde el 29 de noviembre de 1815 las fuerzas españolas al mando de Pedro Antonio de Olañeta, tío de Casimiro Olañeta, derrotan a los patriotas dando paso a una más franca lucha de guerrillas y la creación de las llamadas republiquetas.

En la Intendencia de Cochabamba, restituida y reorganizada por el Rey Carlos III desde 1783, durante el periodo que va de 1810 a 1825 se suscitaron según algunos historiadores cuatro, cinco y hasta seis revoluciones, siendo la primera la del 14 de septiembre de 1810 que nombró como gobernador-intendente a Francisco del Rivero, la segunda el 29 de octubre de 1811, siendo nominado gobernador Joaquín Mariano Antezana (1811-1812), la tercera el 11 de marzo de 1813, la cuarta el 18 de junio de 1813 actuando como gobernador Juan Antonio Álvarez de Arenales militar español que abrazó la causa americana, la quinta en agosto  de 1817, asumiendo nuevamente Álvarez de Arenales y la sexta y última el 14 de enero de 1825, recayendo el título de gobernador en  el Dr. Mariano Guzmán siendo sustituido más tarde por el coronel Antonio S. Sánchez.

Esta última revolución se produjo casi un mes después del triunfo del ejército libertador que venía del norte y que bajo el mando del general Antonio José de Sucre derrotó al ejército español comandado por el virrey La Serna en Quinua pampa o Quinua pata en Ayacucho el 9 de diciembre de 1824.

Daría la impresión de que la última revolución cochabambina del 14 de enero de 1825 fue como un grito de libertad que estuvo sofocado durante más de 15 años, pero al parecer tenía una connotación estratégica y política más profunda; por una parte, evitar la reorganización del ejército español que pese a la Capitulación de Ayacucho, en la que estaba empeñado el general Olañeta, quien con un remanente del derrotado ejército español cruzó el Desaguadero y se instaló en La Paz intentando tomar contacto con un contingente mayor que estaba en Potosí y otros lugares de la Villa de Oropesa y de La Plata (Sucre) y por otro lado, esta revolución pretendía la independencia del Alto Perú sin ninguna subordinación ni dependencia de Lima o de Buenos Aires, bajo la tesis política de la instauración de un Estado Federal.

Al conocerse en Cochabamba la noticia del triunfo del ejército patriota en Ayacucho, gracias a José Manuel Chinchilla (el menor) quien trajo a Cochabamba el parte oficial de la capitulación, al toque de campanas el pueblo en general se reunió en la plaza de San Sebastián, tomó la guarnición ubicada en esta plaza y derrocaron al gobernador Pedro Antonio de Asúa proclamando la independencia del Alto Perú; se formó una Junta de Guerra que resolvió enviar contingentes armados a las provincias de la intendencia de Cochabamba, también a La Paz, La Plata, Potosí, a Oruro, donde enfrentaron el 19 de enero a los españoles en la localidad de Sepulturas, a Chayanta, a Ayopaya; el 29 es tomada La Paz por José Miguel Lanza, el 12 de febrero es tomada  Vallegrande por el Coronel Antonio S. Sánchez, lugar donde detienen al implacable Aguilera, que es enviado preso a La Paz, el 14 se suma Santa Cruz de la Sierra, el 22 La Plata (Sucre), convirtiéndose de esta manera la última revolución cochabambina en el grito de libertad de todo el Alto Perú.

Comandó este movimiento el coronel Antonio Saturnino Sánchez junto al coronel Casimiro Bellot, a Bartolomé Guzmán, sobreviviente del 14 de septiembre, a Pedro Arraya, a Manuel Moncada, quien desde Punata el 15 de enero envió una proclama a los pueblos de Mizque, Vallegrande, Aiquile, Pasorapa y Santa Cruz de la Sierra. Este movimiento revolucionario culmina con la muerte del general Olañeta en Tumusla (Potosí) victima del motín del regimiento de chicheños comandado por el coronel Carlos Medinaceli.

El 12 de enero de 1925, días antes de conmemorarse el centenario de la última revolución cochabambina, el Concejo Municipal de Cochabamba, entre otras consideraciones, “acuerda denominar el 14 de enero como el Día de Cochabamba” y que la avenida que se forme al margen del río Rocha al oeste de la ciudad entre la calle Perú (Heroínas) y la avenida Aroma ( Huayna Kjapaj) se denominará avenida 14 de Enero, ordenanza que se cumplió a medias y que finalmente quedó archivada fruto de todos los cambios políticos e improvisaciones a las que ha estado sujeta la Gran Intendencia de Cochabamba hoy departamento de Cochabamba.

¿Podremos restaurar esta fecha cívica ya no como el día de Cochabamba sino como el Día de la Cochabambinidad, y nominar 14 de Enero la avenida entre el puente Huayna Kjapaj  y el puente a Quillacollo como se propuso originalmente en homenaje a todos aquellos que ofrendaron sus vidas y su patrimonio en pos de una ilusión  difícil de alcanzar “la Libertad”?

El autor es historiador

¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias