No se encontró noticias con ¿violación
¿Violación?
Columnistas

Viernes 19 de diciembre del 2014. Actualizado a las 16h20 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa LA CURVA RECTA

¿Violación?

Por Agustín Echalar Ascarrunz - 20/01/2013


  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

La semana pasada ha sido realmente picante. La publicación en varios medios de una filmación hecha por cámaras de seguridad en un par de ambientes de la Asamblea Legislativa Departamental de Chuquisaca ha mostrado una serie de grotescas escenas protagonizadas por  asambleístas del MAS y por algunos funcionarios de la institución completamente alcoholizados. 

Una de estas escenas muestra a una pareja teniendo sexo nada menos que en la sala de reuniones de ese órgano legislativo.  La prensa, algunas  autoridades y por supuesto la oposición han querido ver en esa filmación nada menos que una violación, algunos cautelosos se han referido a la misma como una “presunta” violación.

Personalmente lo que yo vi no fue más que una colosal y grosera borrachera, que devino en triste orgía con ropa, comportamiento que dicho sea de paso es ancestral, y está plenamente aceptado en los entornos populares de nuestro país, y me preocupa el rumbo que han tomado las cosas porque creo que se está camino de cometer una gran injusticia, de hecho ya se han cometido algunas injusticias que no son menores.

Vayamos por pasos. Se puede entender el celo de quienes sospechando de una violación se entreguen alma y vida para lograr un castigo para el culpable, sobre todo si es una autoridad, y la supuesta violada una empleada de bajo rango de la institución. Pero… ¿si no es así?, ¿si se trató de un acto consensuado? Es terrible imaginar que alguien sea primero estigmatizado como violador, y luego eventualmente condenado por violación, siendo inocente.  

Seamos claros: armar o participar de una orgía en el palacio de gobierno de Sucre es de mal gusto, es penoso, es indecoroso, y debería costarles la pega a todos los que estuvieron presentes, ante todo porque está claramente prohibido consumir alcohol en oficinas del Estado, pero por favor, no merecen ni un segundo de cárcel.

La ministra Ayllón ha tenido una actuación sensata, hacer investigaciones de oficio en un tema tan privado como la interacción sexual es inaceptable, porque vulnera los derechos sexuales de las personas, y aclaremos, participar, si uno quiere, de una orgía es un derecho inalienable, más allá de que la acción del asambleísta pudiera ser vista como una violación en estado de inconsciencia, y en ese caso una investigación de oficio tendría un sentido.

La prensa, que indudablemente tenía que informar, ha terminado causando un terrible daño, precisamente a la persona que se pretende sería la víctima de un hecho atroz. El sensacionalismo, los oscuros intereses personales dentro del MAS, y los intereses políticos de opositores y oficialistas, están todos atentando contra un manejo correcto del caso, y contra la dignidad de las personas.

Estamos viviendo tiempos de profunda vulgaridad. Ésta se campea precisamente en las altas esferas del Gobierno; tenemos entre otras lindezas un Presidente que les dice a las mujeres del Chapare que no se emocionan cuando él habla de plátanos y unas ministras que aplauden coplas sobre sus calzones. A ese tipo de actitudes corresponde confundir la Navidad con los Carnavales, y fornicar donde le pesque a uno la borrachera. Parece que de tanto llamarse hermanos, algunas de nuestras autoridades terminan cayendo en la tentación del incesto. Eso es parte del proceso de cambio. 

Pero ojo, con cambio o sin él, acusar a alguien de un delito no cometido, y eventualmente condenarlo, es una verdadera perversión. Podemos vivir con autoridades grotescas e ignorantes, a fin de cuentas las alfombras se lavan, pero no podemos permitirnos un inocente en la cárcel.

 

El autor es operador de turismo


¿Cómo califica esta noticia?

Calificación promedio
- puntos.

Últimas noticias