Columnistas

Domingo 23 de noviembre del 2014. Actualizado a las 11:15 (Gmt -4)

Buscar en lostiempos.com

Ed. Impresa OJO DE VIDRIO

La vida y la muerte

Por Ramón Rocha Monroy - 23/03/2013


Si hay una constante en las vainas que escribo es la proximidad entre la vida y la muerte, un tema muy presente en “El run run de la calavera”. En “Doña Flor y sus dos maridos”, hay una imagen festiva de esa proximidad tan delgada como un papel celofán; en “Pedro Páramo”, uno no sabe quiénes están vivos y quiénes muertos; y en la obra de Elena Garro, la primera esposa de Octavio Paz, hay una confusión de edades en la tumba, pues una tía tatarabuela pudo haber muerto a sus tres años y tener tataranietos ancianos. Esto para mencionar tan sólo tres ejemplos ilustres.

Pues bien, Agruco-UMSS invitó a un grupo extenso de investigadores de varios continentes a los mast’akus que se celebran en el municipio de Tarata el 1° y el 2 de noviembre, y el resultado es el libro “Diálogo intercultural sobre la vida y la muerte”, editado por Freddy Delgado B., director de la Institución y Dennis Ricaldi. Y en él hay abundantes testimonios sobre las diferencias pequeñas y la constante mayor entre las experiencias contadas por los investigadores. Esta última se refiere a la comprobación de que todo diálogo entre la vida y la muerte se da en una cultura comunitaria, pues el nacimiento, el matrimonio, el parto y la muerte son acontecimientos que afectan a toda la comunidad.

El Dr. José Antonio Rocha, decano de la Facultad de Sociología, felicitó a Agruco-UMSS por esta iniciativa que ahora abarca a otras unidades académicas, como la mencionada, y relievó, entre otras reflexiones el contenido político de los saberes indígenas, que no es inocente, sino que tiende a la construcción de una sociedad más justa, menos discriminativa y más asentada en conceptos originarios, como es el caso del Vivir Bien. Una parte sustancial de su intervención fue pronunciada en quechua.

Fui invitado como Cronista de la Ciudad y me tocó observar que todos los testimonios parten de experiencias comunitarias; y que, según el boliviano Walter Montenegro, cada sociedad tiene tres pilares: la Comunidad, el Estado y el Individuo, y que el arte de gobernar radicaría en equilibrar los derechos de esos tres pilares. Sin embargo, los dos primeros son construcciones naturales de la sociedad, pues existe comunidad y conducción incluso en las manadas de animales, es decir, existen los pilares Comunidad y Estado; en cambio el concepto de Individuo es una abstracción occidental típica del capitalismo, que lleva a la sacralización del egoísmo, de la competencia, de la apropiación y el enriquecimiento al margen de la comunidad, contra ella o contra el Estado. Incluso el mercado es una construcción natural de la comunidad y el Estado, pero viene el individuo y se opone a los tres, es decir, impone su voluntad en los tres.

José Antonio Rocha se refirió a un concepto comunitario que orienta la acción de las comunidades estudiadas: Kauwayninman jina ruwasqani: Como fuimos siempre, como somos siempre, así actuamos. No se entendería este principio en una cultura individualista, como no se entiende el concepto de ama sua, ama llulla y ama khella, que sólo puede corresponder a una cultura basada en la comunidad, en el estar en el espacio antes que en el ser o el tiempo.

Al mismo tiempo se presentó el libro “Desarrollo Endógeno y Transdisciplinariedad en la Educación Superior: “Cambios para el diálogo intercientífico entre el conocimiento eurocéntrico y el conocimiento endógeno”, y ayer Agruco dio a conocer el libro “Hacia el diálogo intercientífico”, que reseñaremos en breve.

El autor es cronista de la ciudad


Últimas noticias

En Vídeo